EMPRENDEDORES

El coworking de Urban Station se amplía en la región

La mayor red de espacios de trabajo colaborativo en América Latina ve «interesante» el mercado uruguayo

Faivich. Fue una de las oradoras en la MegaExperiencia Endeavor. Foto: Gentileza Endeavor.
Faivich. Fue una de las oradoras en la MegaExperiencia Endeavor. Foto: Gentileza Endeavor.
Buenos Aires. Urban Station está en Microcentro, Hollywood, San Telmo, Soho y Pilar.
Buenos Aires. Urban Station está en Microcentro, Hollywood, San Telmo, Soho y Pilar.
Chile. El el diseño contemporáneo buscan hacer el espacio más confortable.
Chile. El el diseño contemporáneo buscan hacer el espacio más confortable.
Bogotá. Espacios dan facilidades para trabajar pero con ambiente de hogar.
Bogotá. Espacios dan facilidades para trabajar pero con ambiente de hogar.
Servicios. Los coworkers acceden a espacios flexibles, lockers y conserjería.
Servicios. Los coworkers acceden a espacios flexibles, lockers y conserjería.

Para 2020, el 40% de la fuerza laboral va a trabajar en alguna tarea independiente en EE.UU., según la revista especializada Desk Mag. Este pronóstico propició un crecimiento exponencial de los espacios de coworking en las ciudades.

«Todavía no hay datos súper fidedignos, pero empieza a haber referencias. Para el año 2018 se estima que habrá 12.000 espacios de coworking con más de 1 millón de miembros a nivel mundial», indicó Florencia Faivich, una de las cofundadoras de Urban Station, la red más grande de coworking en América Latina.

El negocio surgió en 2009 y se internacionalizó con éxito. Bajo un régimen flexible, alquila espacios individuales en zonas comunes, escritorios, oficinas privadas, salas de reunión y hasta de directorio. Además, se potencia el networking entre usuarios. Sobre estos temas habló Faivich con El Empresario tras exponer el jueves 14 en la MegaExperiencia Endeavor.

—Urban Station plantó bandera en Argentina, Chile, Colombia y México. ¿Qué analizan de un mercado antes de ingresar?

—Miramos el desarrollo de las actividades comerciales, los índices de población, las tasas de crecimiento, qué organizaciones de emprendedorismo hay... Tenemos un mapa de lugares adonde nos parece que puede ser interesante desembarcar. A partir de ahí hacemos gestiones, algunas proactivas y otras reactivas (cuando nos han llamado). El mapa sigue la tendencia de evolución de las grandes ciudades. En Colombia estamos en Bogotá, estamos mirando a Medellín y Cartagena. En Chile estamos en Santiago y viendo otras regiones para desembarcos puntuales. Pero esta forma de trabajar no pasa solo en las grandes capitales, sino que se tiene que dar la estructura para que esto suceda también en otras zonas.

—¿Dónde piensan continuar con su expansión?, ¿Uruguay está en su mapa?

—Estamos en conversaciones avanzadas en Argentina y Chile. Y también en otros mercados. El mercado uruguayo nos parece interesante también.

¿Ven limitantes para el número de espacios de coworking por habitante?

—Todavía no está el techo. Los miembros por espacio siguen creciendo. También algunos espacios se están cerrando, porque el mercado se va autorregulando. Perdurar depende de cuán competitivo seas. No es poner tres mesas, una persona que te atiende y listo. Tiene que ver con generar para la gente que esta ahí actividades de networking, servicios, dar atención, flexibilidad, y el diseño del espacio.

Su modelo es flexible en tarifas, espacio y uso. ¿Qué modalidades de alquiler ofrecen?

—Ese es nuestro diferencial. Los diferentes espacios de coworking tienen tarifas mensuales, con lo cual ser tan flexibles nos da un punto distintivo en el mercado. Aceptamos gente que puede llegar a venir por una hora. Hay un mix y depende mucho por sucursal. Diría que un 50% se maneja en forma flexible y un 40% en forma mensual.

—¿El coworking resulta rentable como inversión inmobiliaria?, ¿cómo financian sus proyectos?

—Nosotros tenemos franquicias. Somos los dueños de algunos locales (del de Palermo en Argentina, por ejemplo), y tenemos participación en algún negocio, pero son franquicias, entonces no crecimos con financiamiento propio, aunque no lo descartamos a futuro. Algunos de los franquiciados son dueños de la propiedad y otros alquilan.

¿Podría nombrar algún caso emblemático de dos coworkers que terminaron generando un negocio en conjunto?

—Hay muchos ejemplos de gente que se ha transformado en socio de algún proyecto de otro, o que le colabora. Si alguien está desarrollando una app, se une a algún otro para que lo asesore en marketing o con alguien de prensa. Groupon comenzó a reunirse en Urban Station y terminaron siendo miles de personas hasta que los compraron y demás. Como esa hay varias otras empresas también. Entre los coworkers se comparten muchas referencias, datos, se arma como una bolsa de información colectiva, por eso el compartir es súper importante. Se crea un círculo virtuoso, se potencian los negocios, las vinculaciones y las ganas de hacer cosas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)