MARKETING

Del camión con pantalla trasera al dron de iluminación portátil

Ruta para innovar. Expertos dicen que la clave no es crear algo de cero sino entender la experiencia del usuario.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Samsung. Su prototipo de camión da más visibilidad a conductores en la ruta. (Foto: Archivo El País)

El punto de partida para hacer un producto innovador es entender dónde están las necesidades humanas, y para ello es necesario estudiar y adecuarse al contexto.

«Una buena idea de producto no necesita ser vendida, sino que sea conocida»

La afirmación es de Paola Aldaz, vicepresidenta de mercadeo de Mastercard para Colombia y Ecuador, quien disertó el viernes pasado en el congreso Marketers. La frase alude al nuevo escenario que afrontan las marcas, donde la velocidad y el volumen de cambios sobrepasa la capacidad de los consumidores de asimilarlos.

«Las oportunidades ya no están en la empresa, hoy el contexto determina la estrategia y éstas deben estudiarlo para entender la tendencia en experiencia del consumidor», indicó. Para Aldaz a futuro la innovación no irá por crear algo nuevo de cero sino por «combinar cosas que ya existen» que «brinden una mejora en la vida a las personas».

A modo de ejemplo, Aldaz citó un producto muy reciente, nacido hace seis meses en Londres: drones con luces para uso exterior, que se utilizan como iluminación ciudadana. «Esa compañía hace electricidad móvil y cambia el modelo de consumo, cada uno paga solo por el tiempo que lo usa. Incluso es capaz de conectarse con la policía si es necesario en alguna zona peligrosa. Esto va a cambiar la dinámica de la categoría», adelantó.

Más que palabras

Diego Luque, socio fundador de la agencia Picnic (Argentina) fue en la misma línea. En su exposición, explicó que ante el gran volumen de marcas, diferenciarse ya no dependerá del mensaje sino del propio producto. «Ya no sirve comunicar, sino que hay que conectar con los usuarios», puntualizó.

Para ello, la clave radica en generar productos con valor para atraer a un usuario más informado, que conoce mejor a las marcas y es más crítico. En consecuencia, aquellos productos que no sean útiles, en el mediano y largo plazo van a desaparecer. En cambio, si el producto es bueno, las propias personas se encargarán de comunicarlo. «Una buena idea de producto no necesita ser vendida, sino que sea conocida. La gente pocas veces recomienda comerciales, pero sí productos o servicios sí son buenos», argumentó.

Para Luque, esto explica en parte el éxito de las startups, dado que los emprendedores poseen una gran capacidad de visualizar qué necesita la gente.

De esta manera, si las marcas crean productos que sean útiles, generarán conversaciones que al final se podrán utilizar en publicidad para ampliar esa conversación. «Un ejemplo de esto es el prototipo del camión de Samsung que tiene una pantalla detrás que proyecta lo que pasa adelante. Está pensado para hacer bien a la gente y eso es positivo», concluyó el experto.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Edinson Cavani festejando su gol número 151 con la camiseta del PSG

Cavani no quiere hablar del récord de Zlatan

Max caracteres: 600 (pendientes: 600)