EMPRESAS

Los Brooklyn Nets atraen los millones del cofundador del gigante Alibaba

El multimillonario Joseph Tsai habría adquirido un 49% del equipo de la NBA, aseguran fuentes

Tsai. El abogado taiwanés conoció a Jack Ma en 1999.
Tsai. El abogado taiwanés conoció a Jack Ma en 1999.

El dinero en la NBA está fluyendo como nunca antes en la historia; a los megamillonarios acuerdos de la liga de básquetbol más famosa del mundo con las cadenas de televisión, se está sumando el poder de chequera de los empresarios que están ingresando en la dirección de varias franquicias.

Ahora parece ser el turno de uno de los cofundadores del Grupo Alibaba, el multimillonario Joseph C. Tsai, quien aceptó en principio comprar una participación del 49% en los Brooklyn Nets, según dijeron personas informadas sobre el acuerdo.

La transacción entre Tsai y el propietario mayoritario del equipo, el magnate ruso Mikhail D. Prokhorov, valora a la franquicia en alrededor de US$ 2.300 millones, incluida su deuda existente, según indicaron las fuentes.

La venta no incluye el Barclays Center, el estadio de US$ 1.000 millones en el que juegan los Nets y que Prokhorov conservará.

Aún así, la transacción —reportada anteriormente por Reuters y ESPN—, destaca el magnetismo que genera el hecho de ser dueño de un equipo deportivo a los multimillonarios, así como los precios en alza en que los equipos prominentes se pueden cotizar.

Hace tres años, Steve Ballmer pagó una cifra inédita de ?US$ 2.000 millones para tomar el control de Los Angeles Clippers.

Los precios han subido desde entonces. El mes pasado, el multimillonario Tilman J. Fertitta pagó US$ 2.200 millones por los Houston Rockets, que establecieron el récord de precio para una organización de la NBA.

Este año, Forbes valoró a los Nets en alrededor de US$ 1.800 millones, por lo que es la séptima franquicia de la liga en términos de valor de mercado.

Los Nets han tenido altibajos desde que son propiedad de Prokhorov: alcanzaron las semifinales de la Conferencia Este hace tres años, pero se han desmoronado desde entonces, a causa de una serie de traspasos poco eficaces.

De conformidad con los términos del acuerdo, en principio, Tsai no tendrá ningún rol en el área deportiva o de negocios de los Nets. Sin embargo, tendrá la opción, pero no la obligación, de comprarle su parte a Prokhorov en algún momento en el futuro.

Tsai está comprando la participación de los Nets con su dinero, y continuará como vicepresidente ejecutivo de Alibaba, dijo una fuente al tanto de la operación.

La compañía declinó hacer comentarios sobre este tema.

En la cancha grande

De concretarse el negocio, sería el trofeo más notable conseguido hasta ahora por Tsai, un abogado taiwanés que se mudó a EE.UU. para asistir a la escuela secundaria, antes de estudiar en Yale. Se convirtió en abogado corporativo y luego en ejecutivo de capital privado. Pero fue una reunión en 1999 con Jack Ma, un exprofesor de inglés convertido en emprendedor que tenía la idea de crear una empresa de e-commerce, lo que lo puso en camino hacia la riqueza.

Tsai ayudó a convertir a Alibaba en un titán de la comunidad de Internet de China, creando una compañía que tuvo US$ 6.300 millones en ganancias y ?US$ 23.000 millones en ventas en su año fiscal más reciente. Su oferta pública inicial de US$ 25.000 millones en 2014 fue el debut bursátil más grande de la historia.

Ese éxito ha impulsado la riqueza de Tsai: Forbes estima que hoy asciende a US$ 9.000 millones.

Tsai ya ha gastado parte de su riqueza en deportes, un interés que se remonta a su época como jugador de lacrosse en Yale. En agosto, compró el equipo de San Diego de la naciente Liga Nacional de Lacrosse por unos US$ 5 millones, según Bloomberg.

Esta operación es el último ejemplo de un ejecutivo asiático que gasta fuertemente para comprar una participación en una franquicia deportiva. La tendencia incluye a clubes del fútbol europeo, pero también patrocinios de la FIFA y compañías con derechos de emisión de eventos. Con una población de 1.300 millones de personas y una clase media en ascenso, China se considera un mercado lucrativo y en gran parte inexplorado para el consumo y la participación en deportes.

Pero los acuerdos como la compra de la competencia Ironman por US$ 650 millones por parte del grupo Dalian Wanda, así como la inyección de muchos millones en toda clase de deportes —desde el cricket profesional hasta los torneos de snooker (billar inglés)— son cuestionados por los analistas.

En marzo, el gobierno chino reconoció que sus compañías gastaron en 2016 unos US$ 225.000 millones en la compra de franquicias deportivas. El ministro de Comercio, Zhong Shan, prometió desacelerar lo que llamó una «inversión ciega e irracional». (En base a The New York Times)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)