NEGOCIOS

En Brasil el mercado del lujo pierde parte de su brillo: varias marcas se van

El sector cerró el año con una suba de 5% en ventas, la mitad de lo que crecía en la última década

El eterno femenino de una imaginativa pintora
De Francia. Los famosos macarrones dejaron Brasil.

Los pequeños lujos cotidianos quedaron un poco más lejos de los brasileños. Para probar un macarrón de Ladurée o usar una bermuda de playa de Vilebrequin, los vecinos del norte tendrán que comprar un pasaje a Francia o a algún país donde estas marcas estén presentes. Tras dos años consecutivos de recesión en Brasil, las marcas de lujo internacional que desembarcaron allí cuando la economía estaba en expansión, comenzaron a hacer sus valijas y a buscar mercados más rentables.

Entre los íconos locales de este segmento, el naufragio de Daslú, que cerró su tienda en San Pablo por deuda de alquileres, es el movimiento más emblemático de la magnitud de la crisis.

Si hasta hace poco el segmento parecía inmune a la recesión, el desempeño de 2016 mostró que el sector perdió un poco de brillo. Datos de Euromonitor indican que las ventas del segmento de lujo crecerán 5% este año, ante un promedio de 9% en la última década (en 2013 se alcanzó un 11%).

Los automóviles de lujo fueron uno de los sectores que registraron el movimiento más intenso. Luego de tres años consecutivos de expansión, Jaguar, Land Rover, BMW, Mercedes y Audi acumularon una caída de 27,3% en las ventas hasta noviembre, según números de Anfavea, la asociación que nuclea a las empreasas.

Guilherme Machado, analista de investigación de Euromonitor Internacional, explicó que el escenario inestable también perjudica la confianza del consumidor más rico, que pasa a cuidar sus gastos.

«Hasta el patrón de compra de los consumidores de alto poder adquisitivo es más conservador», señaló Machado.

Por su parte, Bruno Pamplona, consultor especializado en el mercado de lujo, percibe los cambios diariamente. En su empresa atiende familias millonarias y las asesora en la compra de bienes de alto valor, como barcos, aviones, inmuebles y autos. Según explicó desde el año pasado predomina el recelo en cuanto al futuro. La aprensión no solo afecta al volumen de gastos, sino que hace que el consumidor concentre sus compras en marcas más reconocidas, como Louis Vuitton y Chanel.

Otro movimiento que perdió impulso, según el experto, fue la importación de barcos y aviones, que era fuerte dos años atrás. «El cambio encareció demasiado las transacciones. Además es imposible prever cuál será la cotización dentro de una semana. El público prefiere comprar artículos usados que ya están en el país», señaló.

Brasil es el 19º mayor mercado de consumo de lujo en el mundo. Euromonitor concluye que las ventas del segmento cerrarán el año con una contracción del 3%. Menor demanda, altos impuestos y tipo de cambio son los factores que impactaron en las actividades de las marcas extranjeras que decidieron dejar Brasil. Ladurée, por ejemplo, vendía cada macarrón por US$ 1, el mismo valor que pagaban por importar cada dulce. Otra que concluyó sus actividades fue la fábrica de chocolates española CacaoSampaka y la estadounidense Red Lobster, famosa por sus langostas.

El informe elaborado por Millward Brown coincide con Euromonitor: las 10 marcas más poderosas del ramo perdieron US$ 5.000 millones a lo largo de 2016, una reducción de 5%. En 2015, la consultoría había registrado el primer descenso en ventas, un 6% de US$ 7.000 millones. Según Millward, el menor consumo brasileño es una de las razones de las pérdidas.

«El crecimiento más lento en Brasil, Rusia y China impactó los valores de ciertas marcas. La fuerza del dólar en EE.UU. también afectó negativamente las ventas de marcas americanas ofrecidas en el exterior o compradas por visitantes de ese país», agrega el informe.

De acuerdo a las previsiones de Euromonitor la recuperación comenzará en 2018 y aún así, los valores estarán lejos de los dos dígitos por lo menos durante cinco años. Otro indicador de que el mercado brasileño perdió el encanto es que las grifas internacionales de lujo no han demostrado demasiado interés por ingresar al país. «Prevemos el ingreso de pocas marcas a Brasil. Y las que se mantengan deberán disputarse intensamente la preferencia de cada consumidor», concluye el informe de Euromonitor.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)