MARKETING DEPORTIVO

Los bohemios conquistan corazones de la Vinotinto

Wanderers captó más de 100 venezolanos a su hinchada mediante una campaña de marketing y de socios con eco en redes sociales.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Pasión. "Es más fácil darle contenido a la marca 'vacía'", destacó Ham.

Uruguay y Venezue la tienen ahora un inesperado punto en común: Wanderers, club que encontró una oportunidad de sumar hinchas... y de comunicar, por añadidura.

Jorge Nin es presidente de los bohemios desde hace un año. Uno de los objetivos principales de su gestión es hacer crecer la hinchada. «Cree firmemente que es posible convertir hinchas de otros equipos decepcionados en simpatizantes bohemios», contó Carlos Ham, uno de los miembros de la directiva del club. «Siempre le digo que eso es casi una misión imposible, pues es muy difícil abandonar una pasión. Pero me quedé con esa idea picando», agregó quien además es encargado de la Comisión de Marketing y Tecnología de la institución.

«Pensando en conceptos básicos de branding, donde es mucho más fácil darle contenido a una marca ‘vacía’ que a una con connotaciones negativas, empezó a dar vueltas en mi cabeza que nuestro público objetivo tenía que ser gente que no tuviera aún una pasión por un club», dijo.

Paralelamente, el directivo observó que cada vez había más venezolanos trabajando en Uruguay. Gente relativamente joven, educada y en general con estudios terciarios. Investigó y se llevó la enorme sorpresa de que en los últimos años habían llegado más de 6.000 venezolanos al país. «Ahí me hizo el clic de que éste era un grupo ideal para acercar a Wanderers, pues cumplían con que no tenían una pasión previa por un equipo uruguayo».

El estudio de mercado fue a pura casuística. «Consulté con algunos chicos venezolanos que me cruzaba en distintos ámbitos si les parecía una buena idea y, si bien el fútbol no es su deporte principal (allí manda el béisbol), todos veían con buenos ojos integrarse más a la sociedad uruguaya y participar de actividades recreativas», abundó Ham.

Así, el club difundió en sus redes sociales la siguiente propuesta: «Wanderers le da la bienvenida a los venezolanos residentes en Uruguay. Los invitamos a ser socios sin cargo por un año de un club con más de 115 años de historia. Podrán ir a los partidos que jugamos de local gratis y disfrutar junto a una hinchada que ve al fútbol como lo que es: el deporte más lindo del mundo».

«Esperábamos que fuera una propuesta que quedara entre ellos, pero rápidamente se viralizó y fue trending topic en Twitter el día de lanzamiento», recordó Ham. Lo más inesperado fue la cantidad de historias que emergieron detrás de esta simple propuesta: infinidad de mails agradeciendo, gente que contaba lo sola que se sentía y cómo esto era una oportunidad de integración, y algunos solo agradecían ver la bandera de su país en una invitación hecha por un club.

¿Resultado? En poco más de un mes se hicieron socios más de 100 venezolanos y hay cientos de mails de consulta. Para que la estrategia brille aún más, y mostrar que no se trata de un plan de futuros ingresos y sí de hermandad, Nin, el presidente bohemio agregó: «Como una buena parte de los nuevos socios venezolanos de Wanderers están en una situación económica complicada, en el entretiempo el club les prepara una merienda para que vengan a ver al equipo y lo disfruten completo».

Ham adelantó que para el próximo campeonato se prevé «acciones buscando que el boca a boca arrime más personas» al club para que se convierta realmente en el cuadro de los venezolanos en Uruguay. «Inclusive estamos planificando una sorpresa para la indumentaria 2018», deslizó el marketinero. Por el momento, en el Parque Viera un corazón bohemio se tiñó de vinotinto.

* Periodista especializado en empresas y marketing deportivo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)