Finanzas

BlackRock apunta a "la herejía de Wall Street": ver más allá del trimestre

El fondo inversor más grande del mundo exhortó a 500 empresas a poner foco en el largo plazo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Objetivos. Fink pide a las compañías que muestren sus metas de largo plazo. (Foto: Shutterstock)

La mayoría de los administradores de dinero quieren compañías que ofrezcan orientación detallada sobre su próximo trimestre, hasta el último centavo, pero no es el caso del inversor más grande del mundo. Laurence D. Fink, fundador y director general de BlackRock, fondo con más de US$ 4.600 millones en bienes administrados, envió una carta a 500 directores generales, para exhortarlos a dejar de presentar sus cálculos trimestrales de ganancias. "La cultura de hoy en día es de histeria por las ganancias trimestrales y es totalmente contraria a la estrategia de largo plazo que necesitamos", asegura Fink.

La propuesta es una recomendación provocativa del influyente ejecutivo de Wall Street y está dirigida a frenar el interés cortoplacista de las empresas en los resultados trimestrales.

"Para ser claros, sí pensamos que las empresas deben de seguir reportando sus resultados trimestrales; la visión a largo plazo no debe de ser sustituto de la transparencia", advirtió. "Pero los directores generales deben estar más enfocados en que esos reportes demuestren avances en sus planes estratégicos que en una desviación de un centavo con respecto de su objetivo de ganancia por acción o los cálculos de consenso de analistas".

Fink también está haciendo una solicitud que quizá sea más controvertida al pedirles a los directores ejecutivos y las juntas directivas que establezcan "un marco de trabajo estratégico para la creación de valor a largo plazo" que pudiera extenderse por muchos años.

Si la administración no presenta el mapa para los siguientes años, agrega, "algunos inversores de corto plazo (y analistas) ofrecen visiones más atractivas que las compañías mismas, lo que permite que esas perspectivas llenen el vacío y creen apoyo para acciones que posiblemente fueran desestabilizadoras".

Los inversores cada vez presionan más a las empresas para que devuelvan dinero a los accionistas o recompren sus propias acciones. Hasta el final del tercer trimestre de 2015, según Fink, la recompra de acciones se disparó 27% frente al año anterior, cuando ya había sido alta. Esto reduce el monto de las acciones que las firmas tienen pendientes, lo que puede incrementar las ganancias y los intereses.

La llamada de Fink se produce en momentos en que crece el debate entre grandes inversores y empresarios para fomentar que las compañías y los inversores se concentren menos en los esfuerzos para elevar las ganancias de corto plazo. Los críticos de la recompra de acciones cuestionan si esa política es una forma productiva de usar las ganancias, en lugar de invertirlas en el negocio y crear empleos.

BlackRock, junto con otros gigantes de los fondos mutuales como Fidelity Investments y T. Rowe Price, recientemente organizó una reunión con Warren E. Buffett a invitación del director general de JPMorgan Chase, Jamie Dimon, para discurrir una serie de normas voluntarias que las empresas habrían de adoptar, según fuentes allegadas a la reunión. Está planeada otra reunión para el próximo mes. La discusión del cortoplacismo en Wall Street también llegó a las campañas presidenciales. El año pasado, Hillary Clinton dio un discurso en el que endosó muchas de las ideas de Fink.

En una entrevista, Fink aseguró que escribió la carta ahora para adelantarse a la temporada de reuniones anuales, cuando muchas empresas votan resoluciones de accionistas. Su carta presiona a las juntas directivas a apoyar públicamente el plan a largo plazo del director general. Con mucha frecuencia hay una desconexión entre ambas partes, sobre todo cuando las cosas andan mal.

Una empresa puede querer modificar los objetivos de largo plazo si cambian la economía o el mercado. Según Fink, "dado el contexto apropiado, los accionistas de largo plazo entenderán, e incluso esperarán, que se necesiten cambios en respuesta a los cambios en el ambiente en que estén navegando".

Fink también está instando a las compañías a considerar temas ambientales, sociales y de gobernación "que van desde el cambio climático y la diversidad hasta la efectividad de la junta directiva". Estas cuestiones estuvieron en segundo plano por mucho tiempo para las empresas, y en particular para los inversores, que solo buscan las empresas que les den mayores dividendos. (The New York Times)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)