INFORME

Las bicis se impusieron y varias iniciativas pedalean a su lado

Los negocios que giran en torno a este medio de transporte se expanden año a año; aparecieron marcas locales, explotó la modalidad de alquiler y hasta existen aplicaciones para smartphones.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
En auge. El crecimiento del uso de estos vehículos impulsó varios negocios alternativos. (Foto: Shutterstock)

Desde el jueves 20, la Intendencia de Montevideo fiscaliza la existencia de lugares de estacionamiento para bicicletas en distintos espacios públicos y privados de la ciudad. Esto responde a un crecimiento del parque de bicicletas y de uso urbano en los últimos años.

De acuerdo a datos de Uruguay XXI, la importación de bicicletas registró un ritmo creciente hasta 2013, cuando representó US$ 18,5 millones en valor. En 2016 la cifra fue US$ 12,2 millones. En unidades, la cifra de importación pasó de 19.265 en 2003 a 152.006 en 2015, con un pico de 193.883 en 2013, según datos de Unibici (iniciativa universitaria para promover el uso de bicicletas) en base a información de la Unidad Nacional de Seguridad Vial (Unasev).

Diferentes emprendedores uruguayos encontraron en este fenómeno un terreno fértil para desarrollar proyectos que utilizan estos vehículos como base.

Entre las propuestas, destacan la comercialización de bicicletas con marca nacional, el negocio de alquiler de estos vehículos para turistas (y locales) y hasta desarrollos tecnológicos. En este último punto destacan una app con información útil para los usuarios (que incluye mapa con indicaciones de rutas, ubicación de cliclovías, bicisendas y talleres de reparación, entre otros datos) y una plataforma -al estilo Uber- que buscará unir a empresas o personas que necesitan enviar un paquete o carta con aquellos que desean brindar el servicio de cadetería.

La ciudad también se adaptó. En 2014 la Intendencia de Montevideo creó Movete, un sistema público de alquiler de bicicletas que cuenta con ocho estaciones en la Ciudad Vieja y unas 80 unidades disponibles. Al presente, quienes se mueven con estos vehículos tienen unos 35 kilómetros de sendas exclusivas.

La Universidad de la República (UdelaR) también tomó la posta en 2013 al crear el programa Unibici, para difundir el uso de la bicicleta entre los universitarios de todo el país, mejorar la infraestructura y servicios específicos así como realizar campañas de información y sensibilización sobre el uso de este medio de transporte a nivel general. «Trabajamos en conjunto con organismos públicos como la Intendencia de Montevideo y la Unasev para mejorar la circulación. Por ejemplo, estamos desarrollando el manual del ciclista -con Unasev- que se incluirá en todas las bicicletas que se venderán desde el segundo semestre de este año. También se creó una asignatura opcional ‘Bicicletas y Ciudad: Interferencias Recíprocas y Cambio Cultural’ de Facultad de Arquitectura desde donde surgen planes para colocar infraestructura para ciclistas en determinadas calles y se logró una ‘beca bicicleta’ para estudiantes de la UdelaR para que adquieran una bicicleta, si es su transporte diario, entre otros logros», dijo Adrián Santos, uno de los voceros del proyecto.

App de ciclismo urbano

La aplicación Mibiela (disponible solo para Android) surgió en 2016 de la mano de dos usuarias de bicicletas, Carla Rapetti y Noel Clérico. La app colaborativa de ciclismo urbano surge en paralelo a lo que ya hacen con Bici Pub Crawl Montevideo, un proyecto creado junto con Enzo Melani y Felipe Lasida que incentiva a recorrer distintos puntos de Montevideo en bicicleta (circuitos culturales, históricos) y finalizar en algún pub capitalino.

El proyecto tecnológico fue incubado en Sinergia y contó con el apoyo de la Agencia Nacional de Investigación e Innovación (ANII). La herramienta permite medir la distancia recorrida, averiguar cómo llegar de un lugar a otro de la ciudad, ubicar ciclovías, bicisendas y puntos de WiFi gratis, conformar un perfil de usuario con datos de la bicicleta (útil en casos de robo) y así calcular el uso y el ahorro tanto en boletos como en emisión de CO2.

También a modo de red, se puede buscar amigos que utilizan la app o sugerir recorridos. Las emprendedoras están en busca de nueva financiación que les permita incluir nuevas funcionalidades y hacer autosustentable el proyecto.

Marcas locales

Bicijuan, Ecomoving y Vindrais son tres marcas de bicicletas que comparten una característica: son uruguayas.

Bicijuan nació en marzo de 2014 y ofrece ocho modelos distintos de bicicletas (para niños y adultos) adaptadas a la vida urbana, que van de los US$ 149 a US$ 599, indicó Rodolfo Panfilo, fundador de la firma. De sus bicicletas, que se fabrican en China, en 2016 se comercializaron unas 4.000 unidades y el objetivo es llegar a las 20.000 en 2020. Posee unos 40 puntos de venta en Uruguay -tres de los cuales son locales propios- y en agosto del año pasado abrió su filial en Bogotá (Colombia). Ecomoving, en tanto, explora el mercado de bicicletas con pedaleo asistido.

A mediados de 2016 firmó un acuerdo con Legend, multinacional fabricante de bicicletas, mediante el cual se transformó en representante de esa marca para América Latina. La empresa, que está a punto de inaugurar su local en Maldonado, vendió principalmente con el «boca a boca» sus tres modelos plegables para ciudad a precios que van de US$ 800 a US$ 1.500.

El jugador más joven es Vindrais. Creada por los hermanos Diego y Joaquín Lorieto, el proyecto surgió para crear una bicicleta eléctrica, recordó Diego, pero en 2016 comenzaron a vender bicicletas clásicas (italianas) y tras una buena temporada (a partir de ocubre del año pasado) la empresa apostó a este modelo de negocio. Ya comercializaron más de 90 unidades con un precio promedio de US$ 560 y este año ampliarán los modelos y saldrán al exterior, mientras buscarán financiación para desarrollar su modelo eléctrico.

Alquiler

Orange Bike hizo del alquiler de estos vehículos un negocio creciente. Comenzó hace ocho años con tan solo cuatro bicicletas de paseo que llevaban a hostales a demanda y llegó a tener en 2016 un local propio en Ciudad Vieja y 88 vehículos (una tándem para dos personas, dos eléctricas, 35 modelos urbanas y 50 de montaña). Con un negocio basado un 90% en turistas extranjeros y 10% uruguayos, la empresa familiar estima seguir creciendo este año -en enero facturó 40% más con respecto al mismo mes de 2016-, por lo que incorporará otras 20 bicicletas, dijo Bethania Velazco, de Orange Bike. El alquiler diario representa un 65% de los ingresos y la firma buscará incrementar su negocio con hoteles. Para ello, ahora además de entregarles bicicletas a pedido, hace dos meses hicieron acuerdos con 12 hoteles a los que les deja entre dos y cuatro bicicletas para alquilar a sus huéspedes. También lanzará la venta de bicicletas para estudiantes de intercambio a US$ 400, con la «promesa» de recomprarlas a mitad de precio una vez que terminen sus estudios.

Otro jugador en este negocio es la startup Urubike, de Gregorio Sanz y Sebastián Palmentiere. Creada en la primavera de 2016, está ubicada en Ciudad Vieja y cuenta con 45 bicicletas. Además del alquiler, ofrece servicios de tours guiados en español, inglés y portugués. Sanz indicó que el principal negocio llega de la mano del alquiler diario de turistas argentinos y brasileños y para uruguayos se ofrece una tarifa diferenciada. Al igual que Orange Bike, cuenta con un servicio de delivery de bicicletas para hoteles y hostales.

Cadetería

Pablo Bianchi creó hace un año y medio BiciEntrega.uy, un servicio de cadetería con «bicimensajeros». Comenzó como un emprendimiento personal y a fines de 2016 llegaron a ser cinco los mensajeros. En total ya han hecho más de 1.500 entregas entre empresas y usuarios particulares. El costo promedio de envío es $ 170 y pueden llevar hasta 10 kilos, indicó Bianchi. Comenzaron con particulares (cargador de celulares, viandas de comida, sobres), pero rápidamente empresas solicitaron sus servicios para envíos de documentos, trámites, servicios de contrafirma, entre otros. Ahora Bianchi trabaja en un próximo paso, Oxend, una plataforma tecnológica que une a empresas con bicimensajeros. «Luego de un año y medio de pedalear entendí que esto debía evolucionar en una plataforma. BiciEntrega me sirvió de validación del negocio», dijo. Hace seis meses está incubado en Da Vinci Labs y estima que estará lista en junio con 15 mensajeros. Al estilo de Uber, brindará la posibilidad de tracking en tiempo real del envío y ver el perfil y valoración de cada mensajero. «Además cada uno tendrá una capacitación previa y deberá abrir una empresa, para lo cual contarán con equipo asesor de Oxend», aclaró Bianchi.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)