NEGOCIOS

«Bancos no son protagonistas de la revolución digital financiera»

Ramón Heredia Jerez, director de Digital Bank Latam presentó su visión del sector en el «Dream Digital» de GeneXus.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Tenencia. La colaboración entre bancos y starthup crece y ya es tendencia. (Foto: Fernando Ponzetto)

Apps de pago, plataformas para préstamos entre personas, sitios donde se permite invertir desde US$ 30. La revolución digital en la industria financiera la están gestando protagonistas que están por fuera el sector y los bancos ya no son los protagonistas. Así de categórico fue Ramón Heredia Jerez, director de Digital Bank Latam, quién aseguró que startups o gigantes del mundo tecnológico están marcando el nuevo rumbo.

¿La causa? El cambio de hábito en esta revolución digital no es un tema tecnológico sino cultural. «Las nuevas empresas son las que lo entienden mejor y están dispuestas y preparadas para probar, equivocarse y hacer muchas versiones. En esto, los bancos perdieron la batalla porque tienen miedo a equivocarse», remarcó al exponer esta semana en el evento GeneXus «Dream Digital».

Para Heredia, las personas hoy tienen más información y se comportan de otra forma. «Están donde quieren y nadie puede obligarlos a utilizar una aplicación. Los bancos creen que pueden hacerlo, pero no es así, lo que hacen es que los usuarios vayan a sus plataformas por obligación. Claro, si alguien llega y ofrece algo parecido seguro cambian», alertó.

Sin embargo, en lo que son buenos los bancos es en manejar confianza y dinero. De esta manera, el experto plantea que la «revolución digital» se hará en un ámbito de «colaboración» entre startups e intituciones financieras, que pasarán a ser «la plataforma pero no protagonistas directos».

«La innovación va a llegar desde cualquier parte y los bancos deben proveer las conexiones necesarias para que todo funcione. Por ejemplo, si voy a un restaurante o una tienda, debo poder comprar por una aplicación o solución tecnológica en forma rápida y segura», explicó. Tal es el caso del Grupo Aval (el principal grupo financiero de Colombia) que apoyó a la startup colombiana Vlip a crear una aplicación para pagar la cuenta en restaurantes. «Tiene el plus de poder separar la cuenta y que cada uno pague lo suyo desde el celular. La aplicación identifica a los usuarios de la mesa sin que nadie tenga que sacar la billetera o tarjeta de crédito. Se usa con todos los bancos del grupo y ya se está instalando en Chile».

Heredia entiende que agregar valor es otro plus que puede aportar el sector bancario al nuevo escenario. Por ejemplo, ofrecer seguros de ahorro a conductores de Uber, es decir, que mediante un simple botón en la app el conductor pueda pasar dinero de la cuenta donde está cobrando a otra de ahorro en el banco. El protagonista es Uber y los bancos son la plataforma, explicó.

El principal de Digital Bank destacó además que los bancos pueden aprovechar la información de sus clientes para crear valor. «Ellos son como una gran red social privada. Pueden poner a disposición de sus clientes microempresas otros clientes compradores y transformarse así en el corazón de e-commerce», dijo. Un caso de éxito es la «asociación» entre la startup colombiana Miedificio.com que creó una aplicación para administrar edificios y condominios y luego se asoció con el tercer banco más importante de Colombia.

«El banco ‘pintó’ la plataforma Miedificio.com con sus colores y en solo dos meses logró un producto que entrega a los microempresarios clientes del banco que administran edificios. En reciprocidad, les pide que abran una cuenta en el banco y mantengan un saldo promedio mínimo para que no le cobren comisión. Con ello dieron acceso a la plataforma digital a personas que no lo tenían y el banco conectó sus medios de pago. Pero eso no es todo, ahora cuenta con una ‘red social’ a la que puede entregar una serie de servicios como seguros para condominios, para edificios, departamentos, etcétera».

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)