Negocios

El ángel guardián: el servicio VIP para los empresarios que bebieron de más

Firma ofrece choferes que llevan a casa a quienes se pasan de copas; empresas elevan la demanda

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Tendencia. Más conscientes del riesgo del alcohol y menos prejuiciosas, las mujeres son las que piden más el servicio. (Foto: Google Images)

Los abogados Víctor Varone y Gabriel Lezzi, dedicados hacía más de 20 años al asesoramiento penal de empresas, habían reunido una gran experiencia en accidentes de tránsito. Teniendo en cuenta que uno de los motivos más frecuentes de los accidentes era el exceso de alcohol entre los conductores, decidieron buscarle la vuelta para hacer un aporte a la sociedad y, al mismo tiempo, ganar dinero. Investigaron los distintos sistemas públicos y privados que existían en el mundo, controles y test de alcoholemia, y tras ese relevamiento crearon en 2001 una empresa que ofrece el servicio de un chofer cuando alguien está borracho, a la que denominaron El ángel guardián. «El nombre representa la idea del servicio: alguien que te cuida o protege a vos y a los demás», dijo Varone.

El servicio consiste en proporcionar un chofer profesional que conduce el vehículo del cliente que no está en condiciones de manejar por la ingesta de alcohol en exceso o, en el menor de los casos, por haber tomado algún medicamento que le provoque somnolencia.

«El traslado es en el auto propio, mucho más cómodo que en un taxi, sin molestias, ni traslados», promocionó el abogado. La característica que fue asumiendo el servicio es focalizarse en empresarios como sus principales usuarios: en los últimos años la demanda en este segmento se triplicó.

La contratación no se da tanto de modo individual sino por parte de las compañías. «Trabajamos mucho con eventos sociales y empresariales; también hay empresas que lo piden como servicio para clientes o beneficio para empleados», agregó.

La asistencia que se presta a empresas es la siguiente: después de una fiesta se realiza un test de alcoholemia a los clientes y si alguien supera el límite de alcohol permitido se lo lleva a su domicilio, se lo deja en su casa o donde indique y luego el chofer es recogido por un auto de El ángel guardián. Así se evitan, por ejemplo, accidentes después de celebraciones empresariales.

«Cuando nos contratan para eventos la ventaja es cuantitativa y el costo lo absorbe el anfitrión», dijo Varone. En ese caso, cobran abonos fijos por una cantidad de servicios, o pasan presupuestos puntuales para eventos y el costo depende del número de asistentes. «Hay empresas que ya lo incluyen como parte de la Responsabilidad Social Empresaria», indicó el emprendedor.

Para las firmas que sacan un abono básico prepago por este servicio tiene un costo de entre 300 y 500 pesos (argentinos, entre 600 y 1.000 pesos uruguayos) por viaje.

Según Varone, las mujeres usan más el servicio que los varones porque «son menos prejuiciosas y más conscientes del riesgo».

La demanda viene creciendo acorde con la toma de consciencia respecto del consumo de alcohol.

«Cuando comenzamos nadie tenía en cuenta que el 37% de los jóvenes se exceden en la ingesta de alcohol los fines de semana, que la primera causa de muerte de menores de 35 años en hechos de tránsito es el consumo de alcohol, que el 50% de la gente no conoce cuánto es el límite de alcohol permitido y el otro 50 % no sabe qué deben tomar para llegar a 0,50 gramos por litro», enumeró Varone.

Desde que hay más controles, campañas de concientización, y debate por una ley de alcohol cero las conductas empiezan a cambiar lentamente y servicios como éste, antes impensado, cada vez tienen más adeptos. (La Nación / GDA)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)