NEGOCIOS

Abre Hotel Salinas de Almirón, único con piscinas termales de agua salada

Con una inversión de US$ 7 millones, buscará captar público regional y de Buenos Aires

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Calidez. El lobby del hotel busca reproducir el clima cálido del hogar familiar. Foto: Gentileza Sacramento Management.

A partir de junio, Uruguay tendrá el primer hotel con piscinas termales de agua salada. Se trata del Hotel Salinas de Almirón, ubicado en la zona de Guichón, Paysandú, que abrirá sus puertas en la primera semana de ese mes.

«Un 95% de las 35 personas que trabajan en el hotel son de Guichón»

Tras una inversión que superó los US$ 7 millones, provenientes de capitales uruguayos, se concretó así la propuesta que gestiona Sacramento Management, de llevar adelante «un hotel adaptable al huésped», informó Álvaro Mandressi, gerente del hotel.

Las dos piscinas termales de agua salada serán las «vedettes». Una es exterior, de 21 metros por 7 metros y otra interior, de 18 metros por 4,3 metros. Esta última tiene un sistema in-out, es decir, que una parte está en el exterior y se accede desde la misma piscina por debajo del agua. «El agua salada es de un yacimiento marino que no es parte del acuífero guaraní, y posee propiedades muy importantes por sus altos componentes en hierro y sulfato», remarcó.

El crecimiento turístico de la región convenció a los inversores de instalar el hotel en Paysandú. «El destino termas crece y este es el punto más cercano al público al que apuntamos. Está a 400 kilómetros de Montevideo y de Buenos Aires, desde donde llega un 85% de los usuarios de termas», destacó Mandressi.

Ubicado sobre Ruta N° 90, kilómetro 82.300, a 7 kilómetros de Guichón y 70 kilómetros de Paysandú, el hotel está inserto en un entorno natural de unos 4.000 metros cuadrados. Cuenta con 60 habitaciones (23 para familias, con espacio para 4 personas), repartidas en tres pisos. El lobby tiene dos niveles. «El inferior es como un living con una estufa a leña que le da un toque hogareño», dijo el gerente. «El fuego tiene un lugar privilegiado en la propuesta. Incorporamos un fogón exterior que se utilizará cuando sea posible», agregó. El régimen de comidas es all meals (incluye desayuno, almuerzo y cena) adaptable a los usuarios, con «un toque regional y aspectos gourmet».

En materia de recreación, ofrece un espacio con mesas de pool, ping pong, consolas de juegos electrónicos, televisores, WiFi en todo el hotel, entre otros servicios. Para el público más pequeño se instaló un Kids Club con juegos y personal preparado. Un gimnasio de 40 metros cuadrados ofrece varios aparatos y fue incluido porque «hacer ejercicio es una de las opciones más pedidas y una tendencia que crece», dijo Mandressi.

Además, el hotel ofrece una sala multiuso para eventos empresariales y sociales, que admite a 80 personas y se adapta a almuerzos o incluso como sala de cine.

Apuesta local

Una de las apuestas será potenciar la economía local y regional. Por eso, además de contar con múltiples servicios de proveedores nacionales, se buscará sumar a los locales. De hecho, un 95% de las 35 personas que trabajarán en el hotel son de Guichón, destacó Mandressi. En paralelo, se está negociando para que productores locales provean al hotel con productos naturales, como quesos y verduras orgánicas.

A su vez, en conjunto con el grupo Guías de Guichón avalado por el Ministerio de Turismo (que promueve el turismo ecológico y circuitos históricos en la zona), se ofrecen 13 paseos entre visitas a ruinas indígenas, avistamiento de aves y canotaje por el Río Cuareim, entre otros. «Ya está incluido el paseo por los palmares los sábados», ejemplificó Mandressi.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)