MUNDO

El abogado de Trump ganó «prestigio»

Su estudio jurídico trepó al ranking de los 100 más distinguidos de EE.UU., según Vault.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Kasowitz. El banco paraestatal más grande de Rusia es también su cliente. (Foto: Reuters)

Ser el viejo abogado del hombre que preside EE.UU. puede tener un dividendo inesperado, según una clasificación recientemente publicada de los bufetes de abogados de la nación.

Kasowitz Benson Torre, la firma fundada por Marc E. Kasowitz, el abogado personal del presidente Donald Trump, entró este año a la lista de la consultora Vault de los 100 bufetes de abogados más prestigiosos del país, en el número 99.

La clasificación se obtiene de una encuesta entre 18.000 asociados que califican firmas que no sean la suya según lo prestigiosas que sean en la industria legal. No se define al prestigio, según Matt Modody, el editor senior de Vault que supervisa la encuesta. «Los bufetes que aparecen en las noticias o que tienen grandes contratos o grandes casos a menudo avanzan en la lista», dice Moody.

Sin embargo, la encuesta fue realizada en primavera boreal, señala, antes que Kasowitz fuese nombrado abogado personal del presidente. Kasowitz ha representado anteriormente a Trump en cuestiones de negocios durante casi 15 años.

En una de las industrias más obsesionadas con el prestigio, la posición N° 1 fue ocupada (por segundo año consecutivo) por Cravath, Swaine & Moore. La venerable firma había tumbado del pedestal a su rival Wachtell, Lipton, Rosen & Katz, y la había mandado al puesto N°2.

Asociados del bufete Kasowitz le subieron el pulgar a la firma por su «compensación», «prestigio» y gente «abierta y amigable». Las desventajas, dicen, fueron la «falta de transparencia», «altas horas facturables» y «Trump».

Kasowitz ha aconsejado a los asesores de la Casa Blanca que hablen lo menos posible sobre la indagatoria de la interferencia de Rusia en las elecciones del año pasado, dijeron dos personas involucradas.

Este no es el primer abogado privado que representa a un mandatario que enfrenta problemas legales (sin ir más lejos, está el caso de Bill Clinton ante demandas por acoso sexual). La línea entre abogados gubernamentales que representan al gobierno y privados que representan al presidente siempre ha sido vaga. Sin embargo, una diferencia importante era que las conversaciones del mandatario con los abogados privados estaban protegidas por el secreto profesional entre ellos y sus clientes, mientras que las que sostenían con los de la Casa Blanca no lo estaban.

Para muchos empleados en Washington, Kasowitz, de 64 años —quien representó a Trump durante sus problemas financieros en un casino de Atlantic City— parece una opción inverosímil para la misión. Si bien es ampliamente respetado como un abogado fiero y exitoso, tiene poca experiencia en casos penales de gran perfil o las investigaciones políticas de Washington.

Dos de los otros clientes de Kasowitz —Sberbank, el banco paraestatal más grande de Rusia, al que el gobierno de Obama impuso sanciones, y Oleg Deripaska, un magnate ruso cercano al presidente Vladimir Putin y quien tuvo negocios con Paul Manafort—, el coordinador de la campaña electoral de Trump, también provocan desaprobación.
(En base a The New York Times)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)