ECOS
Humberto Fraga
Montevideo

Traslado de escolares

(|Vemos por TV programas que hablan sobre cómo deben viajar los niños en las camionetas escolares, con los respectivos cinturones de seguridad; lo mismo en los autos particulares que deben viajar en la parte trasera y siempre con cinturón. Estamos totalmente de acuerdo. Pero de lo que no se habla es de los niños clase “C” o entenados, los que viajan todos los días en ómnibus y que son la gran mayoría. Viajan parados y por supuesto no hay cinturones de seguridad. Sin duda se le debería exigir al transporte colectivo que implementara estas medidas: los niños deben viajar sentados y con cinturón de seguridad. También está el caso de los niños que viajan en las cajas de las camionetas particulares; es totalmente inseguro. Otro tema son los carteles en la calle que anuncian que hay una escuela. En zona urbana debe haber dos, uno colocado 50 metros antes y otro 50 metros después de la escuela. Y los niños deben, por supuesto, cruzar en la esquina. En las rutas se deben colocar 200 metros antes el primero y 200 metros después de la escuela el segundo, además de ir anunciando con anterioridad que próximo al lugar hay una escuela.

Carlos Pouso
Montevideo

De contenedores

@|Hace alrededor de un año, tras demoler una vieja casona de la calle Luis B. Cavia esquina Pimienta, la cadena Frog inauguró un supermercado. Frente al novel supermercado, y desde que se inició el sistema de contenedores de residuos domiciliarios, se ubicaba un contenedor que recibía los residuos de los edificios de la calle Luis Cavia y los de Paulino Pimienta. Coincidiendo con la inauguración del nuevo local, los servicios municipales trasladaron dicho contenedor frente a mi domicilio, en Cavia 3074, alejándolo de los edificios mencionados y también del “comercio de proximidad”, como ahora llaman a los supermercados. Los resultados fueron nefastos: la inconducta de porteros y vecinos, así como la irregularidad de la recolección constituyeron un lamentable basural endémico. La calle Luis B. Cavia, desde el 3070 al 3080, sin lugar a dudas puede postularse al trofeo de “los 25 metros más sucios del barrio”. Poseo imágenes ilustrativas. Lo más curioso es que en este espacio de la calle Luis Cavia se encuentra la Comisión Especial Permanente-Consejo Auxiliar de los Pocitos, dependiente de la Unidad de Protección del Patrimonio de la Intendencia de Montevideo. Recurro a vuestro espacio tras haber agotado todos los medios posibles con las autoridades responsables. Ojalá esta comunicación los sensibilice y vuelvan el contenedor a su lugar de origen.

@
Hoy, las víctimas del terrorismo vuelven a ser londinenses. No es la primera vez que civiles ingleses son atacados, asesinados y heridos por los mercaderes de la muerte y el odio. Hace un año fue en Bélgica y en Uruguay. En los últimos dos años se repitió y replicó en París, Jerusalem. La lista es larga porque los perpetradores no tienen ni límites ni valores. Escuchan a sus mentores, que desde la comodidad de sus escondites los lanzan a suicidarse para seguir esparciendo el terror mientras pretenden que los pueblos crean que su impunidad será permanente. La comunidad internacional no ha sabido hasta ahora enfrentar y derrotar a los mercaderes de la muerte. Las víctimas reclaman a viva voz, con la angustia de quienes no se pueden defender, que aquellos que tienen la responsabilidad de proteger la seguridad de sus ciudadanos actúen sin retórica de por medio. Al terrorismo se le enfrenta, no hay nada que discutir con quienes ensalzan la muerte y celebran - a la vista de quien quiera verlos - sus crímenes. Es la hora de la tristeza, pero también de reclamar seriedad y compromiso. Todo movimiento terrorista es enemigo de todos los derechos humanos. Entonces, es tiempo de defender los derechos humanos de todos y hablar menos detrás de podios que no iluminan ni dan esperanzas. B´nai B´rith expresa su profunda solidaridad con las familias de las víctimas de la barbarie terrorista cometida en Londres, y con los ciudadanos de todo el país.

B´nai B´rith ante el atentado terrorista en Londres

Pulse aquí para volver a la versión mobile.