ECOS
Giselle Paulette Gurascier Casal
Montevideo

Bicicletas en veredas

@|Existe una prohibición para quienes circulan en bicicletas, contenida en el art. 693 de las normas municipales de Montevideo, que les impide hacerlo sobre las veredas de la ciudad. La razón para ello no es otra que proteger a los peatones, especialmente a los niños y adultos mayores. Sin embargo la situación actual en la rambla, fuera de las bicisendas, es caótica, ya que los ciclistas andan a toda velocidad sobre las veredas, sin mayor preocupación por quienes por allí caminan. Parece claro que muchos de ellos desconocen la existencia de esa prohibición.

Hemos hecho gestiones ante la Intendencia, pero la gente de tránsito afirma, por escrito, que, si bien tenemos razón y la norma está vigente, nada pueden hacer ya que -y cito- “se trata de vehículos de tracción a sangre”. ¿El intendente Martínez, tan afecto a este medio de transporte, conocerá esta situación y la actitud de la oficina bajo su autoridad?

Ojalá que esto se resuelva antes de que ocurra un accidente grave.

La IMM puede y debe hacer cumplir las normas de circulación y de sentido común. Puede y debe realizar una campaña informativa en la vía pública, con especial énfasis en los lugares donde terminan las ciclovías y comienzan las ramblas y veredas. Se evitaría así una clara responsabilidad por omisión.

Eduardo Zeballos
Montevideo

Situación desesperante por violencia y escasez

@| Los venezolanos desde hace años vienen siendo exterminados por sus propios dirigentes.

Si consideramos que la tasa de homicidios y muertes violentas es una de las más elevadas del mundo y según el Observatorio Venezolano de Violencia, mueren más venezolanos víctimas de la violencia por bandas que, en su momento, el propio gobierno armó y ahora están descontroladas. 2015 cerró con casi 30.000 homicidios.

La falta de medicamentos ha alcanzado niveles increíbles: 70 a 90% de escasez, pacientes con enfermedades como el cáncer esperan la muerte en los destartalados hospitales por falta de medicación, pacientes cardiológicos o simplemente hipertensos o diabéticos que no pueden recibir tratamiento regularmente, con las nefastas consecuencias que esto supone.

La falta de agua actual por no haber realizado el mantenimiento adecuado de las reservas, así como el colapso de la energía eléctrica que, hasta el año pasado, acusaban a la oposición de atentar contra las plantas (hoy ya nadie les cree ese argumento pueril) simplemente no se sabe el destino que se dio al dinero o no se hizo el mantenimiento por desidia.

Las colas que, promedialmente, realizan por 6 horas o más para conseguir los elementos básicos de higiene y alimentación.

1.400 industrias expropiadas por el régimen que dejaron de producir así como cientos de miles de hectáreas expropiadas que tampoco producen, condenando al país a depender de proveedores externos.

La inflación más elevada del mundo, que se calcula ya alcanzó el 270% y se prevé supere el 700% este año.

El encarcelamiento de los opositores bajo el pretexto de ser responsables de violentas protestas que, según el propio fiscal actuante, confeso manipulación de pruebas y huyó a Miami.

Ausencia de información por parte del Banco Central de Venezuela que además ha sido censurado y la información categorizada como secreto de estado.

Más de un millón de ciudadanos que decidieron emigrar por no soportar la situación y son acusados de apátridas por el gobierno, la manipulación de la imagen del libertador Simón Bolívar “amulatandolo” con sospechosa similitud a la imagen de Chávez.

El manejo de los poderes como la Justicia y el poder Electoral absolutamente funcionales al régimen.

La desaparición casi total de la libertad de expresión y de medios de comunicación independientes.

En definitiva un régimen más que fracasado, que insulta la inteligencia de quienes escuchamos las ridículas propuestas para revertir una situación que está exterminando a su pueblo.

Un establishment político que solo escucha a sus asesores cubanos y no a las personas con el conocimiento para sacar al país del infierno en que está sumergido y no quiere salirse de su “revolución”.

La única razón es que las mayoría de sus driiegentes temen lo que podría ocurrir si se hace una investiagción.

El 6D el pueblo votó abrumadoramente en contra del régimen, pero en vez de recibir el mensaje del electorado, impugnaron la elección de tres diputados del estado Amazonas utilizando una grabación ilegal de una conversación del gobernador donde hablaba de “comprar votos” y le quitan a la oposición la mayoría calificada de dos tercios que legalmente habían conquistado y les permitían realizar reformas de calado.

Creo que en breve si el gobierno no da un giro importante, seremos testigos de tremendos estallidos sociales. Esperemos que no.

Lucas A. Fraga
Montevideo

Consejo de ancianos

@|La cartera del interior ha incorporado nuevas tecnologías en la lucha contra la delincuencia. La sociedad piensa que eso es muy útil pero siente que no está alcanzando. No basta con intentar desalentar a la delincuencia, el problema es mucho más profundo. Ya se ha instalado la modalidad del “ajuste de cuentas” y por la forma de encararlo parece que nos vamos a tener que acostumbrar a este tipo de delito por el hecho de “que pasa en otros lados” o “que es un problema mundial”, y todos esos argumentos que suelen emplear las autoridades para justificar su impotencia. “No somos una isla suelen decir”. Pero tampoco estamos en el lejano oeste, ni vivimos en un campo abierto, los daños colaterales convierten en víctima a cualquiera, desde bebés hasta ancianos. Las armas son de alto poder, si seguimos así dentro de poco van a tener misiles y para liquidar a uno van a matar a diez.

No existe mejor forma para desalentar a los maleantes que el endurecimiento de las penas, a pesar del “cantito” de los tecnócratas que dicen que esto no soluciona nada, (y todavía nos lo dicen poniendo como ejemplos a países que se sabe son mucho más seguros). Decir eso es una excusa para que el legislador no revise nuestro Código Penal. La acción policial es estéril si los infractores (menores o mayores) salen en poco tiempo, o ni siquiera entran. Y esto vale para todo tipo de delito incluyendo por supuesto a la violencia de género. Pagando los mejores abogados (o quizá no tan caros) que se hacen un festín con un código vetusto pensado para otra época. Se necesitan leyes lo más explícitas posibles que dejen poco margen para la interpretación más benigna. Está bien que se apunte a la recuperación del infractor pero esta es lenta, se requiere que estén adentro mucho más tiempo.

En cuanto a que es un problema educacional, chocolate por la noticia, no nos subestimen más, todos lo sabemos, es un argumento más para tirar la pelota hacia adelante. Después de eso viene la clásica: “va a llevar mucho tiempo revertirlo”. Es lo mismo que decir “esperen sentados”.

Creo que más que en la gestión dónde más le erra el ministro o sus voceros es dar explicaciones que son reiterativas u otras que irritan sobremanera al decir, por ejemeplo, que no se pudo contactar con los familiares de la última víctima inocente. Hubiera sido preferible decir “nos olvidamos” y aceptar los palos por la omisión que recurrir a ese absurdo que menoscaba la inteligencia ciudadana.

El presidente convocó a los ex presidentes para hablar sobre política petrolera, un consejo de ancianos como lo calificó un participante. ¿No tendría que hacer lo mismo en cuanto a la seguridad nacional?, ¿no puede ser política de estado también? Lo del petróleo es hipotético, esto es presente y acuciante.

El ministro del Interior precisa ayuda de todos los actores políticos. No creo que sea tan soberbio como para desdeñarla.

Pulse aquí para volver a la versión mobile.