ECOS
Luis Cabral
Montevideo

Tránsito y cámaras

@|La Intendencia está colocando cámaras en distintos semáforos de la ciudad. El objetivo según ellos es mejorar y controlar el tránsito. No habla de agilizar y sí de fiscalizar y recaudar.

Sin duda que es importante controlar el exceso de velocidad y el cruzar con luz roja. Pero ya que gasta la Intendencia, ¿por qué no pone semáforos inteligentes como en la ruta Interbalnearia?

La mayoría de estas cámaras están en la Rambla, Avenida Italia, Bulevar, Rivera y 8 de Octubre. Justo se elige para fiscalizar las vías más cargadas de tránsito, velocidad y pasar con luz roja. El fin de esto es la recaudación en estas vías, cuando debería ser agilizar la circulación, tal como sucede en países vecinos sin irnos tan lejos.

Con el semáforo inteligente la luz roja no se prende hasta que el vehículo termina de pasar. Claro, esta solución no recauda y por lo tanto no les sirve...

¿Por qué no se apunta a otras zonas o cruces peligrosos?

Mejorar sí, complicar no. Pero para la Intendencia siempre hay que recaudar, a toda costa.

Intendente: actúe pensando en su gente, por algo lo eligieron.

Federico Prestinari
Montevideo

Previsible

@| Alas U solicito 6 millones de dólares par a llegar a fin de año, final previsible después de todos los hechos sucedidos desde el remate fallido con la participación del caballero de la derecha de apellidos entreverados.

Los 20 millones de dólares que costaría este emprendimiento parecen poco con los 800 millones de Ancap. pero es mucho con la destrucción de parte de la ciudad de Dolores, la tercera parte de la ciudad que costaría 100 millones de dólares.

En mi opinión se perdió el valor del dinero, en este caso de los dólares.

Gustavo Ribero
Montevideo

Necesaria reestructura

@| Toda empresa debe tener un objeto que será de ahí en más el corazón de su negocio. En el caso de Ancap, su cor business es la gestión de combustibles, la cual va desde la importación del crudo, el refinado, la logística y la elaboración de subproductos, pero... a esto le sobra el Pórtland... ¿Puede alguien imaginarse que el Pórtland tenga algo que ver con la gestión de combustibles? Realmente ninguna, primera incongruencia histórica de la principal empresa pública uruguaya.

Pero veamos la gestión de combustibles. Los países refinadores de petróleo son los del primer mundo, se citan entre ellos a Alemania, Inglaterra, España, Italia, Francia y México, entre otros, los que tienen en común ser países industrializados, mientras que los países importadores de petróleo son justamente los del tercer mundo o bien los países sumergidos, tales como los africanos, asiáticos e incluso Australia. Ahora bien, Uruguay es un país tercermundista que por alguna caprichosa veleidad cree o quiere pertenecer al primer mundo aun cuando se flagela declarándose como paisito. Entonces, si es un paisito, ¿qué hace refinando petróleo como si fuera una potencia industrial? A un paisito le cabe solamente importar petróleo y gestionar subproductos químicos tales como las naftas, fuel oil, alcoholes, disán, bencenos, solventes, etc., y dedicarse a su importación, almacenamiento, conservación, elaboración y distribución, todo lo cual es infinitamente más barato. El refinado es un proceso complejo de muy alto costo que incide directamente en el precio alcista final de todos los subproductos, o al menos una gran parte de ellos.

Por otro lado, las canteras de Pórtland nada tienen que ver con la producción de energía, así que debería pasar a ser gestionadas por empresas privadas y el Estado quitarse de encima este pesado costo que a todas luces genera pérdidas por donde se le mire.

Sin dudas que los históricos altos costos innecesarios de refinería y producción de Pórtland han incidido permanentemente en el precio de las naftas uruguayas que fueron y son las más caras del mundo. Pero es la estructura y procesos de Ancap lo que realmente pesa en el precio final, independientemente de las oscilaciones del precio del barril de petróleo. Rediseñar Ancap renunciando a la refinería de La Teja y pasando el Pórtland al sector privado, haría que la empresa fuera más horizontal, más liviana, con un presupuesto más eficiente, con lo cual bajarían los precios de los combustibles redundando en una disminución de los costos de la matriz productiva del país.

Disminuir sensiblemente el precio del fuel oil para volver al histórico fuel oil productivo hará que caigan los precios de la gran mayoría de los productos de la canasta básica al disminuir los costos del transporte. Llama poderosamente la atención que desde la fundación de Ancap ningún directorio, gerencia, sistema político, sistema sindical y consultores incluidos hayan hecho alguna observación acerca del objeto de Ancap, donde rompe los ojos que el Pórtland no es un producto derivado del crudo, ni del alcohol, ni de sus subproductos… y donde el refinado es cosa de países industrializados y no cosa de un paisito de servicios. Cuando los empresarios importadores y exportadores piden dólar alto o dólar bajo, respectivamente, para poder competir, la barrera real que tienen no es el dólar sino la forma de gestionar los combustibles en el Uruguay, el costo de producción país que tiene el Uruguay.

Con la advertencia de nuevos fenómenos naturales que nos coloca en el corredor de los tornados, serán esperables nuevos desastres para los cuales el Uruguay con su terreno suavemente ondulado no está preparado.

Para que el país pueda generar fondos de reserva suficientes para financiar futuras necesidades, deberá comenzar un proceso de reestructura de Ancap de cuya eficiencia surja el beneficio para todo el país.

Pulse aquí para volver a la versión mobile.