ECOS
Pedro Gaudiano
Montevideo

A favor

@|En la tapa de la National Geographic de diciembre de 2015, aparece una imagen del rostro de la Virgen María, con el título: “María, la mujer más poderosa del mundo”.

En Uruguay ha surgido un enfrentamiento entre quienes están a favor y quienes están en contra de colocar en la Rambla Armenia, frente al Puerto del Buceo, en la Aduana de Oribe, una imagen de la Virgen.

Pienso que en el mundo de hoy tenemos que acostumbrarnos a pensar todos los temas, también este, de una manera global.

En el mundo hay unos 2.000 millones de cristianos (entre católicos y no católicos) que conciben a María como una judía virgen que fue la madre de Jesús. En la Biblia está el texto de la Anunciación (Lucas 1,26-38).

En el mundo hay unos 1.600 millones de musulmanes que conciben a María, virgen, como la mujer más pura de la creación, que fue la madre de Jesús, el Mesías, el máximo profeta anterior a Mahoma. En el Corán hay un texto muy cercano a la Anunciación (sura 3,42-47).

En el mundo hay unos 14 millones de judíos, quienes aceptan que María fue una mujer judía, madre de Jesús, quien en su tiempo fue un rabino. Los profetas de Israel anunciaron que el Mesías nacería de una virgen (Isaías 7,14) en Belén de Judá (Miqueas 5,2).

En otras palabras, la mitad de la humanidad considera que la Virgen María es una mujer poderosa, “la más poderosa del mundo”, según la National Geographic. Por tanto, desde el punto de visto cultural, parecería bien razonable instalar en nuestro país un monumento en homenaje a la Virgen María, madre de Jesucristo, el fundador del cristianismo.

Considero que todos los uruguayos deberíamos desprendernos de viejas discusiones del milenio pasado que nos anclan en una mirada “local”, para poder avanzar en esta temática con una mirada más amplia, más “global”.

Desde esta perspectiva, considero que sería un signo de madurez acorde con el siglo XXI, apoyar un reconocimiento objetivo para quien es, sin duda, la mujer más famosa en la historia de la humanidad.

Guillermo Asi Méndez
Montevideo

En contra

@|Todos tenemos la inclinación a defender nuestras creencias y para ello utilizamos argumentos con los que ya estamos de acuerdo, yo también, por lo tanto lo que sigue es mi opinión, no la verdad.

Me considero agnóstico, dudo, no creo en divinidades pero no tengo prueba de su existencia, o de su no existencia; al mismo tiempo creo que tanto los creyentes como los ateos, ambos son creyentes: si unos creen en la existencia de dioses y los otros si creen en la no existencia, niegan la existencia de los mismos, ambos carecen de pruebas, por lo tanto en mi opinión son creyentes.

Una vez dicho esto, deseo referirme al tema tan discutido en los medios del permiso municipal a la instalación de una estatua de la Virgen en espacio público.

En lo personal no me molesta la mentada estatua, pero entiendo que por eso de “la igualdad ante las leyes” y la “libertad de cultos” correspondería el mismo derecho a todas las religiones, cultos, sectas y demás creencias, sean las que estas sean. Yendo al absurdo, se admitirán estatuas de cultos satánicos y vampirismo, que los hay los hay, entonces abriremos una puerta por la que a priori no tenemos la menor idea de cuántos y cuáles absurdos pasarían. Por ello pienso, y puedo equivocarme, que deberíamos proteger los espacios públicos y reservar sí los privados para esas manifestaciones de creencias variopintas.

Juan Pueblo
Montevideo

¿Quién manda en Uruguay?

@|Lamentablemente seguimos con este dilema; y sería vergonzoso que se confirmara y se hiciera realidad la noticia de que el sindicato de Ancap logró el compromiso del Poder Ejecutivo de congelar la reestructura de la división cemento de la empresa pública y la eliminación del servicio médico del ente que estaba prevista por decreto para el 30 de junio.

Seguimos con ciudadanos de primera y de segunda; siendo los empleados públicos y de entes los más privilegiados. ¿Por qué seguir con unas cementeras a pérdidas? ¿Por qué no pasan al Fonasa como pasaron muchos uruguayos, hasta de manera compulsiva, a este invento frenteamplista? Y no se inmutan...

Triste muy triste nuestro Poder Ejecutivo de “todos los uruguayos”.

Pulse aquí para volver a la versión mobile.