C 27.65
V 29.05
C 32.10
V 35.10
C 1.30
V 1.90
C 8.20
V 9.20

EL PASADO Y LOS RETOS

¿Todo tiempo pasado fue mejor para la economía?

Según Oddone los números muestran que no; quejas a nivel global vienen de sectores medios.

Oddone comparó el descontento en Uruguay con otros casos en el mundo. Foto: M. Bonjour

  •  
06 abr 2017

La economía uruguaya tuvo "más luces que sombras" en los últimos 30 años y "no se puede hablar de un fracaso de la gestión macroeconómica" de los gobiernos posdictadura, sostuvo y ejemplificó con cifras el economista y socio de CPA Ferrere, Gabriel Oddone. Pese a esto, señaló que "hay mucha gente que dice que el país estaba mejor hace 40 años", un descontento que comparó con casos internacionales como el triunfo de Donald Trump en Estados Unidos y el Brexit (salida de Gran Bretaña de la Unión Europea).

Este tema fue analizado ayer por Oddone en una presentación en un evento de la Cámara de Comercio Francesa. Para dimensionar la situación de Uruguay, explicó que el Producto Interno Bruto (PIB) creció 3,7 veces más en el período 1985-2016 que entre 1953 y 1984; también fue menor la inflación: 31,7% contra 53,2%.

Oddone agregó que los indicadores sociales marcan que en las últimas tres décadas se ha reducido la pobreza y bajado la desigualdad.

La misma comparación a nivel internacional, entre la etapa previa y posterior a la globalización, marca que aunque disminuyó el ritmo de crecimiento se logró "que la pobreza caiga de forma sustancial" y mejoró la distribución del ingreso.

Luego de este análisis surge la pregunta de por qué el descontento. Según el economista, los sectores de ingresos medios “se beneficiaron relativamente menos” durante las últimas décadas. En el mundo, en especial cuando se excluye a China, entre 1988 y 1998 los cuatro deciles medios “declinaron su participación” en el total de ingresos mientras que las capas más ricas y más pobres de la sociedad la aumentaron.

A su vez, mencionó que los perjudicados son sectores sociales "que tienen un alto poder de manifestación" ya sea de manera pública y organizada, en las redes sociales o mediante el voto (en los países como Estados Unidos donde no es obligatorio). Agregó como un factor relevante el temor de las personas de calificación media por la automatización, que se estima suprimirá unos 7 millones de puestos laborales en el mundo.

Oddone planteó que los cambios políticos ocurridos y que se avecinan en el mundo por este descontento con la globalización, plantean un escenario de enfrentamiento contra ideas que hasta hace unos años generaban consenso: una Europa cooperante versus el Brexit, Estados Unidos líder global opuesto al "America First" ("América Primero" eslogan de Trump), el multilateralismo frente al proteccionismo y la alternancia en el poder de partidos con tendencias de centro contra los populismos con liderazgos fuertes. Hacia el futuro, Oddone precisó algunos retos que debe enfrentar Uruguay: consolidar la estabilidad macroeconómica y el anca fiscal (se necesita un superávit primario de 1,5% del PIB y hoy es déficit de 0,5%), reducir más la vulnerabilidad financiera del sector público, revisar la estrategia de inserción internacional —"hay que pensar por fuera del Mercosur pero sin romper" con el bloque porque hay industrias que dependen del comercio regional, dijo— y revertir las falencias en educación.

Uruguay y el mundo.

Luis Mosca, exministro de Economía (1995-2000), analizó la coyuntura financiera global y sostuvo que la suba de tasas de interés en Estados Unidos "será gradual y no afectará demasiado a la región". Con un dólar que continuará apreciándose "en forma marginal se mantendrá la liquidez en el mundo y los flujos de capital seguirán viniendo a la región", subrayó.

Respecto a la situación interna, Mosca señaló que el crecimiento del PIB del último año (+1,5%) fue impulsado "por sectores de escaso valor agregado y poco dinamismo a nivel del empleo" como las telecomunicaciones y la energía eólica. Anticipó que el PIB crecerá en torno al 2,5% este año: "por 0,4% de la temporada turística récord más un efecto arrastre de 1,5% (del dato del año pasado) y una buena cosecha agrícola".

El evento lo cerró el exministro de Economía (1992-1995) Ignacio de Posadas, que analizó el descontento a nivel mundial con la democracia y los retos que esto presenta. También dijo que "hay que ir hacia organismos por fuera del sistema que fijen mojones en materia de presupuesto" porque la dinámica actual de una Ley de Presupuesto quinquenal y Rendición de Cuentas cada año no sirve.


(La nota original publicada en la edición impresa fue modificada en su versión web debido a un error en la misma)

Pulse aquí para volver a la versión mobile.