En 12 meses a julio acumuló 8,75%, pero fue por factores puntuales

Analistas prevén que inflación ceda para terminar el año en torno a 8%

La inflación en los 12 meses cerrados en julio fue de 8,75%, pero los economistas sostienen que se debió a factores puntuales y que el ritmo en que suben los precios al consumidor se moderará para cerrar el año más próximo a 8%.

La salud fue el rubro que más incidió en la suba de precios en julio. Foto: Archivo El País

Marcela Dobal

El Índice de Precios del Consumo (IPC) aumentó 0,77% en julio frente al mes anterior, lo que resultó en una aceleración del registro acumulado en 12 meses de 8,21% a 8,75%, según datos divulgados ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE). En el período enero-julio, el IPC subió 5,65%, el incremento más fuerte en los primeros siete meses del año desde 2008, cuando había sido de 5,91%. Además, la suba de precios de julio es la mayor desde febrero, cuando fue de 0,99%, y lo mismo ocurrió con el registro acumulado en 12 meses, que había sido de 8,89%.

Esto continuó alejando la inflación del rango meta del gobierno (entre 4% y 6%).

Pero los datos recientes no generan alarma entre los analistas consultados por El País. Uno de los factores que pesó mucho en julio para que la medición anualizada aumentara fue que este año no se repitió la promoción "Tu ahorro vale doble", que implicó en julio y agosto del año pasado importantes descuentos de la estatal UTE en las tarifas de electricidad. Al comparar con valores muy bajos de 2012, los precios pegaron un salto artificial.

De hecho, la inflación subyacente -que deja de lado los componentes más volátiles de la canasta, como carne, frutas y hortalizas y tarifas públicas- se ubicó en 0,84% en julio respecto a junio, repitiendo lo que se vio el mes anterior, según cálculos realizados por El País. Y, si se consideran los últimos 12 meses, la subyacente se ubicó en 8,46%.

El economista Javier de Haedo dijo a El País que el dato de julio "es relativamente bueno", ya que fue menor a lo esperado por los economistas consultados por la encuesta del Banco Central (cuyas respuestas arrojaban una mediana de 0,9% para el mes).

"Ahora vienen tres meses con variaciones (que habían sido) del orden de 1% mensual en 2012, por lo que solo cabe esperar buenas noticias de aquí en más", indicó De Haedo, quien sostuvo que la inflación no superará el 9% anual.

A su juicio, "el gobierno se siente cómodo con la inflación en el eje del 8%".

"En la medida de lo posible, si seguimos importando deflación, va a ir dejando subir el tipo de cambio para mantenerse en ese entorno", estimó.

Mercedes Comas, gerente de PwC, dijo a El País que el incremento de julio está explicado en parte "por algunos rubros que característicamente presentan mayores subas por factores estacionales" como ocurre con la carne (que suele encarecerse en invierno) a lo que se sumó la suba de la cuota mutual (ver recuadro). "Era previsible un mayor aumento en estos meses", afirmó.

Por tanto, Comas espera que más hacia el cierre del año se produzca "una moderación en la suba de precios". A esto sumó la "desaceleración en la demanda, el menor crecimiento de salarios reales y la baja que se está dando en algunos precios internacionales" que "contribuirían a moderar la inflación".

Esto lleva a PwC a mantener su previsión de inflación de 8,2% para el cierre de año. No obstante, la economista señaló que hay factores que presionan en sentido contrario. Advirtió por el aumento del dólar (que encarece en pesos los bienes importados) y señaló a la reciente suba del precio internacional del petróleo como "un factor de riesgo".

Por su parte, la gerente de Deloitte Florencia Carriquiry afirmó que el dato mensual fue algo menor a lo que esperaba la consultora (0,9%). "Que la inflación 12 meses haya subido a 8,75% no creemos que sea un elemento de alarma, porque el aumento era esperado y responde esencialmente a factores transitorios", dijo.

Deloitte mantiene su proyección de que "pasando esta suba transitoria en la medición 12 meses en julio-agosto", la inflación "volvería al eje de 7,5%-8%", dijo Carriquiry a El País.

La analista señaló que la "baja notoria" de las tasas de interés en las últimas semanas en un marco de aceleración de la base monetaria refleja "una significativa flexibilización de la política monetaria que puede generar mayores riesgos inflacionarios".

Aun así, dijo que la desaceleración de la economía juega en sentido contrario y por eso Deloitte tiende a esperar "una inflación alta pero relativamente estable en torno a 8%".

El socio de Vixion Consultores, Aldo Lema, sostuvo que la inflación de julio fue ligeramente menor a lo esperado por "la atípica caída registrada por legumbres y hortalizas" (-3,1%), un rubro que suele subir en ese mes. "No cambian las proyecciones para el cierre de este año, ni del próximo, ambas siguen en un rango de 8% a 8,5%, más cerca del techo que del piso", dijo el economista a El País.

Las cifras

8,4%

Fue en los 12 meses cerrados en julio la inflación subyacente, que deja de lado los componentes más volátiles de la canasta.

0,90%

Era la inflación que esperaban para julio los economistas que contestan la encuesta de expectativas del Banco Central.

Salud: el factor de más peso

La división del IPC que más pesó en la suba de julio fue "salud", que tuvo un aumento en sus precios de 3,28% en relación al mes anterior y explicó 0,25 puntos del aumento del índice, que fue de 0,77%. Esto se debió al aumento de la cuota mutual (7,58%) y la emergencia móvil (3,45%). En segundo término, incidió la suba de 0,51% de "alimentos y bebidas no alcohólicas" -principalmente por la suba de la carne, de 1,91%- y el aumento de 0,81% en "vivienda". Contrariamente, "prendas de vestir y calzado" y "comunicaciones" fueron los únicos sectores con bajas en sus precios (0,75% y 0,09% respectivamente).

Comentarios
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)
user-photo
Si no puedes leer la imagen de validación haz clic aquí
Pulse aquí para volver a la versión mobile.