EL Cambio Se dio en el primer mes del régimen; analistas prevén se modere

Nueva política monetaria hizo subir al dólar y desplomar tasas de interés

En el primer mes del cambio de instrumento de política monetaria, las tasas de interés se desplomaron, pero los analistas creen que tenderán a fortalecerse las próximas semanas. El dólar subió, aunque también influido por factores externos.

Marcela Dobal / Diego Guichón

El cambio implicó que el Banco Central (BCU) dejó de dar señales a través de la Tasa de Política Monetaria (TPM) -precio del dinero- como hacía desde septiembre de 2007 y empezó a expresarla con objetivos en base a agregados monetarios (cantidad del dinero en circulación). La TPM dejó de existir para el mercado el 1° de julio.

El Central comunicó que su nueva meta sería llevar el crecimiento del dinero en circulación desde 12,5%-13% en septiembre de 2013 a 8% en 2015. Para eso, tomó como referencia el "M1 ampliado", la suma de la emisión de dinero en poder del público, los depósitos a la vista y las cajas de ahorro del público en el sistema bancario.

Gráfica

En el primer mes, el dólar subió 3,8%, pese a que se dio la mayor ausencia del BCU en el mercado cambiario desde agosto del año pasado. Incidieron una suba del billete verde en Brasil de 2,19% (y llegó al mayor nivel en cuatro años: 2,28 reales), así como los indicios de recuperación en Estados Unidos, que hacen pensar en una moderación de su expansión monetaria.

Otro factor que incidió en el alza de la moneda estadounidense está relacionado con la nueva política monetaria y es que los títulos en pesos sufrieron enormes caídas en sus rendimientos. Eso les quitó atractivo y ayuda a que los inversores se cambien de moneda.

Ese fue el caso de las Letras de Regulación Monetaria (LRM) del BCU, como reflejó el índice Itlup de la Bolsa Electrónica de Valores (ver gráfico). Pero, en los últimos días han ajustado al alza sus tasas.

Un factor que ayudó a esa recuperación de las tasas es que ahora el Central emite mayores montos de LRM, con la intención de quitar pesos del mercado (para intentar moderar la inflación), pero los inversores le exigen mayor rendimiento.

Incluso la autoridad monetaria comenzó a divulgar el calendario de emisiones para las siguientes cinco semanas, mientras antes lo hacía para la siguiente semana solamente.

La fuerte incertidumbre por el cambio de régimen, también llevó a que la tasa call (a la que se prestan los bancos entre sí a un día de plazo y a la que los bancos colocaban en el Central) se desplomara en pocos días: del entorno a 9% a tocar un mínimo de 2,41%, para luego, fluctuar en torno a 3%. Además, el BCU dejó de tomar pesos, ya que no tiene que mantener más la TPM. Sin embargo, en las últimas sesiones se movió al alza (ver gráfico).

Aldo Lema, socio de Vixion Consultores, dijo a El País que si bien el BCU dijo que buscaba dar una "clara señal contractiva" al anunciar su meta de agregados monetarios, la política "ha sido notoriamente más expansiva", según sugiere el "altísimo crecimiento de la base monetaria en junio 2012-junio 2013, la caída de la tasa call a menos de 3% y el empinamiento de la curva nominal".

Además, se produjo "una mayor opacidad en el manejo monetario, debido al rezago de dos meses para conocer la evolución de instrumento que se controla", dijo Lema.

El economista Pablo Rosselli, socio de Deloitte, coincidió en que el cambio "trajo consigo una tónica monetaria notoriamente más expansiva". El analista dijo a El País que la reducción de las tasas de interés "es consistente con una expansión de la base monetaria, que en la segunda quincena de julio presenta un aumento interanual del orden de 30%". Señaló que "la abundante liquidez" que resultó de esa política "jugó probablemente un papel importante en la suba del dólar".

Los analistas consultados coinciden en que las tasas de interés podrían seguir al alza. Mercedes Comas, de PwC, dijo que "quizás podamos ver cierto repunte luego del primer impacto", ya que el BCU está elevando los montos operados.

Lema dijo que en el corto plazo "dependerá de cuánto mayor impulso monetario valide el Central". "El alto crecimiento del dinero y las bajas tasas cortas podrían llevarlo a revertir la excesiva expansión respecto a las metas. Esto condiciona alzas adicionales del dólar, aunque a la larga seguirá mayoritariamente determinado por el ciclo de refortalecimiento global y regional", añadió. Rosselli, en tanto, tiende a pensar que "estos valores tan bajos de tasas interbancarias deberá moderarse en las próximas semanas", si el BCU apunta a cumplir su meta de agregados.

La cifra

3,8%

Fue la suba del dólar interbancario en julio, sin que el Banco Central realizara compras para sostenerlo.

Dólar en $ 21,328

El dólar se operó ayer en el mismo nivel del lunes, con un mercado muy tranquilo que contó con compras de algunos bancos privados que contrarrestaron la presión vendedora. El dólar interbancario fondo se promedió a $ 21,328 y mantuvo así el avance acumulado en julio de 3,8% y de 9,94% en el año. El Banco República no modificó la pizarra y la ubicó al cierre en $ 21,05 (compra) y $ 21,65 (venta). Los montos operados a través de las pantallas de Bevsa alcanzaron los US$ 14,5 millones.

Comentarios
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)
user-photo
Si no puedes leer la imagen de validación haz clic aquí
Pulse aquí para volver a la versión mobile.