Argentina pendiente de las elecciones; ni se piensa en devaluar el peso

Subsidios y ayudas para compensar tipo de cambio

Todo en Argentina vive pendiente de las elecciones del 25 de octubre. También la economía. El gobierno ha dejado claro que, pese la presión internacional, no piensa devaluar antes de las elecciones porque tendría un enorme coste político y haría sufrir a los trabajadores.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
soja

Si alguien tiene que hacerlo, será el que llegue después. En un país exportador de comida, históricamente uno de los graneros del mundo, esta decisión política, sumada a la caída mundial del precio de las materias primas, está teniendo un coste enorme. La respuesta oficial ha sido resistir mediante la entrega de subsidios y la promoción del consumo.

El campo, que salvó a Argentina de la durísima crisis de 2001 y le permitió recuperarse con las exportaciones especialmente de soja a una pujante China, sufre ahora una situación que no hunde del todo la economía —Argentina sigue creciendo aunque muy moderadamente—, pero sí está debilitando a varias provincias. Los productores de azúcar, de limones, de soja, de trigo, de vino, de leche y de frutas, varios de ellos líderes en el mundo, están desesperados, pero el mensaje que es que hay que esperar.

El Gobierno compensa todo lo que puede con subsidios y ayudas. Todo parece suspendido a la espera de que un nuevo Gobierno dé un giro, no se sabe hacia dónde ni en qué grado. Las exportaciones han descendido un 18% este año, y en sectores como la leche llega al 34% de caída.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)