LUCILA ARBOLEYA

Salto pendiente para el turismo

Volver a Uruguay en las fiestas no sólo tiene de bueno ver a la familia, comer asados y escapar del frío de Washington D.C., sino también rememorar la rambla, la peatonal Sarandí con los murales de Torres García (que hoy se exponen en el MOMA en Nueva York), el río Uruguay, Rocha y Maldonado.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Punta del Este. Foto: Ricardo Figueredo

Estar en Uruguay de visitante y guía turística a la vez me obligó a ver el país desde afuera e investigar los números del sector. Esta nota presenta dichas cifras e ideas de cómo Uruguay puede revitalizar el sector siguiendo experiencias internacionales

¿Cómo se mide el turismo? Los economistas medimos el sector turismo en la subsección Viajes dentro de las exportaciones de Servicios de la Balanza de pagos. Esta última mide las transacciones que un país tiene con el resto del mundo (bienes y servicios y flujos de capital). La balanza de pagos se divide en dos grandes cuentas: (i) la cuenta corriente (incluye exportaciones netas de bienes y servicios, renta neta y transferencias netas) y (ii) la cuenta capital (mayoritariamente inversiones); más una cuenta de ajuste. Los gastos del turismo de no residentes en Uruguay se contabilizan en la cuenta corriente como exportaciones (viajes exportados) y el turismo de los residentes uruguayos en el exterior se contabiliza como importaciones (viajes importados).

Desde 2011, se observa un descenso en el gasto de turistas internacionales en el país y un aumento del gasto de turistas uruguayos en el extranjero. El resultado ha empeorado. Según datos del Banco Central, en 2011 ingresaron cerca de 3 millones de turistas que gastaron US$ 2.203 millones, mientras que el gasto de uruguayos de turismo en el exterior fue de US$ 644 millones (US$ 1.559 millones netos). En 2014, ingresaron alrededor de 2,8 millones de turistas que gastaron US$ 1.757 millones, mientras que en el exterior los uruguayos gastaron US$ 1.356 millones por concepto de viajes (US$ 401 millones netos, 25% del nivel en 2011). La caída neta se debió a que (i) el turismo emisor creció consistentemente (más uruguayos viajando y gastando afuera), (ii) un menor número de turistas (en su mayoría argentinos) y (iii) un menor gasto promedio por turista. Entre 2011 y 2014 la contribución al PBI del sector turismo pasó de 3,3% a 0,7%.

El sector turismo en Uruguay tiene 3 características importantes: (1) no diversificado y muy dependiente de Argentina; (2) un tercio de los turistas y la mitad de los ingresos se generan en los primeros tres meses del año; y (3) la estadía promedio de los turistas es muy baja.

Primero, la reducción en el número de turistas entre 2011 y 2014 fue básicamente la baja de turistas desde Argentina. Es decir, nuestro turismo no sólo muestra una fuerte dependencia con el país vecino sino también una incapacidad para atraer turistas de otras partes del mundo. Segundo, estamos fuertemente enfocados en los primeros tres meses del año. En promedio el 50% del gasto se genera entre los meses de enero y marzo (sin incluir diciembre). Tercero, un 35% del número de turistas llega en el primer trimestre, y se quedan en promedio 8 días, comparado con 5 días promedio en los otros tres trimestres.

¿Cómo pegar el salto? Para recuperar los ingresos del sector, Uruguay puede repensar su estrategia turística en varios aspectos: generar nichos para aumentar la diversidad de turistas de fuera de la región (renacer el turismo rural, turismo de alta gama, turismo para jubilados, etc.), ofrecer paquetes para incrementar el turismo en los dos trimestres de menores ingresos e incentivar al turismo interno.

Así como hemos diversificado nuestras exportaciones de bienes a otros mercados, debemos atraer turistas de otros países. Nueva Zelanda —una isla de 4,5 millones de habitantes lejana de los grandes mercados turísticos— comenzó en el 2000 una exitosa campaña de marketing bajo el logo "100% puro Nueva Zelanda" y hoy la contribución del sector turismo alcanza el 4% de PIB. Nueva Zelanda también recibió en 2014 2,8 millones de habitantes, pero mientras que en Uruguay la estadía media fue de 5,6 días, los turistas que llegaron a Nueva Zelanda se quedan en promedio 20 días. La estrategia neozelandesa es diversificada: turismo premium (para personas de altos ingresos) turismo de cruceros, turismo deportivo (opciones de caminatas, ciclismo amateur y hiking), turismo senior (atrae jubilados jóvenes de clase media), entre otros. Así, el país atrae diferentes edades y grupos económicos durante todo el año. Otro país que también fue exitoso en aumentar el turismo de baja temporada fue España. Para utilizar la infraestructura de "temporada alta" que queda vacía durante los meses de invierno, las localidades junto al sector privado promueven actividades para los jubilados para moverse al sur. Nueva Zelanda y España son ambos países de destacada belleza, pero también lo es Uruguay y por eso lo único que nos separa es una estrategia más sólida y buena coordinación entre el sector público y privado.

Cada vez más se empieza a escuchar en conversaciones de extranjeros o en la prensa mundial sobre nuestras costas, sobre Colonia y a veces Montevideo, pero todavía nos falta dirección y claridad sobre qué tipo de turismo queremos y qué tipo de turismo ofrecemos. Uruguay tiene gran potencial turístico pero debemos fortalecer nuestra estrategia país para pegar el salto.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)