JUAN SÁNCHEZ

Entre rémoras del pasado y otros adefesios

En 12 años, hemos intentando dar una visión diferente sobre aspectos subestimados de la economía y la sociedad uruguaya, que a su vez inciden directa o indirectamente en la dinámica de crecimiento.

En la tarde el tránsito se tranca en dirección hacia el Este. Foto: Marcelo Bonjour.
Foto: Marcelo Bonjour

Esto ha sido destacado por algunos estudios de organismos (como el BID, o la OCDE) que se han interesado por los factores distorsivos de las capacidades de desarrollo y cobran cada vez más relevancia.

Errando al Foco.

En Uruguay y la región, la mejora de bienestar no sólo fue aumento de renta per cápita. Como contrapartida de la expansión del gasto y la demanda interna, también debemos decir que se constataron mejoras sociales (1). La pobreza extrema se redujo al 50%, mientras la mortalidad infantil bajó un 65% (2), la esperanza de vida aumentó ocho años, la asistencia escolar es casi universal, y dos tercios de las mujeres participan en el mercado laboral.

La capacidad para converger a los niveles de desarrollo y renta per cápita de las economías desarrolladas, es otra historia. En 1960-2010, la brecha de renta per cápita con EE.UU. aumentó más de un 8% (3). El fracaso de la convergencia identifica como crítico el bajo crecimiento de la productividad total de los factores (4).

Uruguay, asociado a un clúster de desempeño medio, cuenta con una probabilidad muy baja de saltar al siguiente clúster. Debería aumentar su infraestructura al doble (en términos del percentil del indicador), sus estándares de salud en un 50% y dinamizar sus mercados de capitales (25%).

Hemos resistido al intento fútil de ver gasto y déficit público como los problemas más críticos. Son factores a considerar, pero, lo que condiciona las perspectivas para proyectarse al futuro, son la calidad y naturaleza de ese gasto.

A su vez, claves son los condicionamientos culturales y el funcionamiento y relacionamiento de actores y mercados que imponen limitantes al desarrollo para llegar a lo que aspiramos.

Zonas Oscuras.

Nuestra sociedad destaca frente a otras, pero presenta zonas oscuras. El transporte no es la excepción. La lógica corporativa se impone y el diseño del sistema muestra resabios que deben corregirse.

Otro sector que se muestra como una "caricatura" es el fútbol, y tiene como protagonistas a algunos de los referentes más retrógrados de nuestra sociedad. En pocas semanas se vienen las elecciones de Peñarol, un espectáculo para gourmets. El club que desde los 80 perdió o expulsó valiosos referentes, pero conserva personajes funestos, que imponen intereses personales por encima de lo colectivo. Gente honesta igual acompaña de buena fe.

Ejemplos de este tipo se repiten en otros sectores. Aplica aquí la figura del "corruptente"(5), no corrompen ni son corrompidos, pero presencian y callan. Esta cultura facilitó la responsabilidad compartida de dirigentes y delincuentes y afectó la convivencia.

Anti-ejemplos. Manuel Sánchez era Director de Tránsito de Montevideo cuando Uruguay era la Suiza de América. En una colisión con otro vehículo, ese tránsito le tomó la vida en un instante. El interés en el sector se me impone por realidad familiar y porque en este ámbito se muestran las facetas más intrincadas de nuestra cultura donde, resisten abroquelados personajes inefables, sindicatos, corporaciones y entes reguladores que no están a la altura.

Por alguna razón, tuve el extraño "privilegio" de ser objeto de la aplicación de una serie de multas sin sentido, cuatro, por supuestos excesos de velocidad en días distintos y a lo largo de varios meses. Los registros estaban clavados en 79 km/hora en todos los casos, algo mágico. En el mismo lugar y en un área habilitada para 75 km/h. Seguramente irresponsables, más allá de no cerciorarse del correcto funcionamiento de esa cámara, tampoco tomaron los recaudos para coordinar dicho aparato con el cartel que le precedía en la ruta y no con el siguiente que rezaba "60 km/hora" (6). La desproporción de formas, errores y montos de multas merecen la consideración pública y no cumple con buenas prácticas de la prédica del intendente. Una notificación oportuna hubiera evitado todo, pero hay excusas. Pagamos USD 1.000 para luego apelar..

El Sistema de Movilidad más la fiscalización se convirtió en una máquina de recaudar, ¿en beneficio de quién?; no cumple con el efecto persuasivo, parece diseñado para emboscar a lo "cuatrero". Un abuso desproporcionado merecía su inclusión en este relato.

Más estudios.

Hoy está clara la inteligencia que se aplica a la movilidad. BID, CAF y Banco Mundial se están haciendo cargo de lo crítico que resulta la explosión de las ciudades, las congestiones de circulación y la necesidad de integración e inclusión. Sus aportes permiten aprender de las experiencias en el mundo.

Hace un año, so-pretexto de una reestructura que no se concretó y tras la alentadora designación del Dr. Ramón Méndez en el Gabinete Municipal (IM), señalábamos nuestro asombro por la designación de un nuevo Director de Movilidad (sustituyendo a la Ing. Beatriz Tabacco); un Director político, que ya había ocupado cargos en Unasev y que fue desde 1993 Inspector de Tránsito y en 2001 Presidente de Adeom.

Esta función requiere de formación y capacidad de análisis, iniciativa e independencia de las corporaciones. Nos resistimos a creer que fue una decisión de Martínez, a quién conocimos como Ministro de Industria y en el ámbito privado, y lo teníamos por defensor a ultranza del profesionalismo y la innovación.

Nos podemos equivocar, el tiempo dirá, por ahora no se ven cambios. Ojalá nos equivoquemos, por el bien de todos.

(1) Realidades y Perspectivas: Pulso Social de América Latina y el Caribe, Dpto.Social-BID, 2016.

(2) Datos CEPAL y BM 2016, para Pobreza Extrema y Mortalidad Infantilrespectivamente.

(3) Ver Informe Fenández Arias-BID, 2014

(4) Impulsando la Productividad y el Crecimiento Inclusivo en Latinoamérica, BID, OCDE, Global Forumon Productivity, 2016

(5) La autoría del concepto no es mía

(6) La probabilidad de que esa coincidencia se verifique es técnicamente cero , el número es 0,0000012, si se adopta el cociente que resulta de dividir 1 sobre el rango de velocidad más probable, tomando una variación de 30km/h a la potencia de 4, resulta un evento materialmente imposible.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)