PAUL KRUGMAN

Publicidad no es política

Allá en diciembre, el presidente electo Donald Trump anunció, triunfalmente, que había llegado a un acuerdo con el fabricante de aires acondicionados Carrier para conservar 1.100 empleos en Estados Unidos, en lugar de llevárselos a México. Y los medios pasaron días celebrando el logro.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Trump justificó que el ataques es "vital para la seguridad nacional". Foto: Reuters

De hecho, la cantidad de empleos involucrada era más bien de unos 700, ¿pero quién lleva la cuenta? Se suspende o se despide a alrededor de 75.000 trabajadores estadounidenses cada día laboral, así es que unos cuantos cientos aquí o allá, apenas si importan en el panorama general.

Sea lo que sea lo que haya logrado o no haya logrado Trump con Carrier, la pregunta real era si tomaría medidas para marcar una diferencia duradera.

Hasta ahora, no lo ha hecho; ni siquiera hay un lineamiento vago de una verdadera política de empleo. Y las corporaciones e inversores parecen haber decidido que el acuerdo con Carrier fue puro espectáculo, nada de fundamento, que con toda su retórica proteccionista, Trump es, en la práctica, un tigre de papel.

Tras una breve pausa, se ha reanudado la mudanza en curso de las manufacturas a México, en tanto que el peso mexicano, cuyo valor es un barómetro de la esperada política comercial estadounidense, se ha recuperado de casi todas sus pérdidas posteriores a noviembre.

En otras palabras, las acciones llamativas, que se ganan uno o dos ciclos noticiosos, no son ningún sustituto de las políticas reales y coherentes. Cierto, su principal efecto duradero puede ser el de dilapidar la credibilidad de un gobierno. Lo que nos trae al ataque con misiles contra Siria hace más de una semana.

El ataque transformó instantáneamente la cobertura informativa del gobierno de Trump. De pronto, a las notas sobre las luchas internas y disfunciones, las reemplazaron titulares chillones sobre la rudeza del presidente y los lanzamientos de los Tomahawk.

Sin embargo, aparte de su efecto en el ciclo noticioso, ¿qué tanto, realmente, se logró con el ataque? Unas horas después, aviones de combate sirios estaban despegando de la misma base aérea y se habían reanudado los ataques aéreos contra el pueblo donde el haber usado gas venenoso, provocó la acción de Trump. No hay duda de que las fuerzas de Asad tuvieron algunas pérdidas, pero no hay ninguna razón para creer que un sola acción tendrá algún efecto en el curso de la guerra civil de Siria.

De hecho, si la acción reciente fue el fin de la historia, el efecto final bien puede ser el fortalecimiento del régimen de Asad y debilitar la credibilidad estadounidense. Para lograr cualquier resultado perdurable, Trump tendría que involucrarse en Siria en forma sostenida.

¿Hacer qué?, se preguntarán. Bueno, esa es la gran interrogante; y la falta de buenas respuestas a esa pregunta es la razón por la que el ex presidente Barack Obama decidió no empezar algo que nadie sabía cómo terminaría.

Es fácil ordenarle al Ejército estadounidense que dispare algunos misiles. Hacerlo en una forma que de verdad sirva a los intereses estadounidenses, es una parte difícil, y no hemos visto, en absoluto, ningún indicio de que Trump y sus asesores hayan resuelto esa parte.

De hecho, lo que sabemos del proceso de toma de decisiones es todo menos tranquilizador. Justo unos días antes del ataque, el gobierno de Trump parecía estar enviando las señales de una falta de interés en un cambio de régimen en Siria.

¿Qué pasó? Las imágenes de las víctimas del gas venenoso eran horribles, pero Siria ha sido una increíble historia de horror durante años. ¿Trump está tomando decisiones de vida y muerte sobre la seguridad nacional basadas en la cobertura televisiva?

Algo sí es seguro: la reacción de los medios al ataque contra Siria mostró que muchos entendidos y agencias de noticias no han aprendido nada de los fracasos del pasado.

A Trump le puede gustar decir que los medios están prejuiciados en su contra, pero la verdad es que han retrocedido al inclinarse a su favor. Quieren parecer equilibrados, aun cuando no hay equilibrio; han estado desesperados por las excusas para ignorar las dudosas circunstancias de su elección y su comportamiento errático en el cargo, y empezar a tratarlo como a un presidente normal.

Estados Unidos disparó unos misiles y, una vez más, Trump "se hizo presidente". Aparte de todo lo demás, hay que pensar en los incentivos que esto crea. El gobierno de Trump sabe ahora que siempre puede minimizar la información sobre sus escándalos y fracasos si bombardea a alguien.

La verdadera dirigencia significa concebir y llevar a cabo políticas sostenidas que hagan del mundo un lugar mejor. Las maniobras publicitarias pueden generar unos cuantos días de cobertura mediática favorable, pero terminan debilitando a Estados Unidos, no fortaleciéndolo, porque le muestran al mundo un gobierno que no puede concluir nada.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)