GUILLERMO DUTRA

Productividad y Erhalten von Wissen

El Uruguay siguiendo tendencias de países europeos —Alemania entre ellos— atraviesa un proceso de envejecimiento poblacional, que continuará en los próximos años.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Jubilados

En América Latina es quien inició en forma más temprana esa transición demográfica que además conlleva reducción de la fecundidad.

Según un estudio de 2016 del Banco Mundial, nuestra tasa de crecimiento es de alrededor del 0,45%, y se espera que la población alcance su tamaño máximo en 2050; luego iría progresivamente declinando.

Será en este período que, estando la mayor parte de la población en edad de trabajar, se podría aprovechar los beneficios de contar con un "bono demográfico" a nuestro favor, en términos de mayor ahorro e inversión en aras de mantener un crecimiento económico sostenido.

Tragos de bier mediante, vale considerar que esa transición implicará retos crecientes para el desarrollo económico y el bienestar de toda la población.

Impactará en nuestra matriz de protección social; específicamente en seguridad social, servicios de salud, educación y empleo.

En este último punto, el mismo estudio destaca que en las últimas décadas el aumento en las tasas de actividad laboral se debió a la progresiva inserción de las mujeres y a una postergación en el retiro de los trabajadores.

Tales proyecciones irremediablemente obligan a prever reducciones no sólo de la población en edad de trabajar, sino también de aquella asistida en la educación escolar y liceal.

Podrían entonces en este rubro final quedar recursos disponibles para reforzar la formación continua de los adultos.

Si estamos de acuerdo en apostar al crecimiento sostenido en tal contexto, mejorar la productividad mediante el desarrollo del capital humano se transforma en prioridad más que estratégica.

En consecuencia, nos preguntamos: ¿cómo podemos asegurarnos que la población laboralmente activa cuente con las calificaciones según estándares de productividad que prevemos más exigentes en el marco de la economía digital?

Desde la perspectiva de la "educación a lo largo de toda la vida", significaría atender no sólo el segmento —en disminución— de los ingresantes al mercado laboral sino fundamentalmente el de los trabajadores activos y también los cesantes.

Lo que habría que cuidar durante su retiro es cómo salvar conocimiento y experiencia acumulados para facilitar su transferencia donde sean productivamente mejor aprovechados.

En idioma alemán esto se expresa "Erhalten von Wissen" y en español "Rescatar Conocimiento".

Ejemplo concreto de ello es la cooperación que se desarrolla a través del "Senior Experten Service (SES)" y que en Uruguay gestiona la Cámara de Comercio e Industria Uruguayo-Alemana.

SES es una fundación con sede en Bonn que surgió en 1983 para apoyar la transferencia de conocimiento y experiencia a nivel mundial.

Con reconocido impacto internacional, esta asistencia técnica se organiza a través de expertos y ejecutivos alemanes que, sin cobrar honorarios a cambio y habiendo cesado su vida laboral activa, están dispuestos a apoyar tanto trabajadores como empresarios de Pymes en más de 50 áreas productivas diferentes.

Son en este momento casi 11.000 los Expertos Senior disponibles con un promedio de edad que ronda los 70 años —siendo 67 la edad de retiro en Alemania—.

Estas misiones técnicas puedan durar entre 4 y 6 semanas; el SES coopera en la selección del experto, potencialmente con su traslado y el beneficiario asume los costos de su estadía.

Este programa es el más importante en el ámbito del voluntariado en Alemania; ha realizado más de 25.000 misiones en 160 países, de las cuales en 2015 en América Latina fueron 216 para trabajar principalmente en Desarrollo Económico, Educación, Salud Pública, Desarrollo Urbano y Rural, Energías Renovables y Protección del Medioambiente.

En Uruguay se han instrumentado ya más de 40 consultorías a empresas privadas e instituciones públicas tanto de Montevideo como del Interior en sectores de: metalúrgica, forestación, energías renovables, industria plástica, logística, investigación, seguridad deportiva, salvamento marítimo, biomedicina, turismo, transporte e industria alimentaria.

Convengamos que cuando de trabajo se trata y hay alemanes de por medio, los latinoamericanos debemos agachar la cabeza.

Al menos tres son las lecciones que nos deja este esfuerzo proveniente —según la BBC— de la economía más sólida del mundo: a) el período laboralmente activo de las personas puede ir bastante más allá de los 60 años; b) la posibilidad de rescatar estratégicamente conocimiento desde ese segmento está más que validada en términos de mejora de la productividad y desarrollo de calificaciones y c) aún siendo rico se puede ser desinteresadamente generoso.

Con base en los desafíos demográficos presentes en Uruguay, vale preguntarse ¿podemos seguir viendo con indiferencia cómo excelentes profesionales, gerentes, maestros, profesores y obreros calificados se retiran con plena capacidad intelectual y se nos diluyen conocimientos, competencias y habilidades productivas valiosas y pasibles de ser transferidas?

Sin dejar de respetar libertades individuales y el descanso ganado luego de varios años, ¿no cabría instrumentar mecanismos propios de "Erhalten von Wissen"?

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)