GONZALO RAMÍREZ

Prensa, república y gobierno

La libertad de expresión y la existencia de prensa independiente, libre y plural es tan importante para el sistema republicano como la separación de poderes.

Diario. Foto: Pixabay
Foto: Pixabay

No en vano se llama a la prensa "el cuarto poder del Estado". Y es sabido que esos poderes, junto a los de las empresas y las personas, son realmente independientes cuando cuentan con una verdadera independencia económica. Sin embargo, en la última década se han aprobado leyes que afectaron la autonomía económica, tanto del Poder Judicial (PJ) como de la prensa escrita. No quiero atribuir intencionalidad a los legisladores oficialistas, pero es un hecho que se han utilizado las mayorías parlamentarias para aprobar leyes en perjuicio de los recursos económicos, tanto del PJ como de la prensa y esto es, o un castigo o una presión indirecta. No es casual que la prensa y el PJ fueron los que ejercieron el control más efectivo sobre los desbordes de poder, declarando inconstitucionales leyes que así lo eran e investigando y denunciando cuando correspondía, pues ese es su rol. En ese sentido, el partido de gobierno cambió un Ministro del Tribunal de Cuentas que había votado en contra de la compra del avión presidencial y al poco tiempo el ministro sustituto, votó a favor de la legalidad del gasto. Son hechos graves que sucedieron en los últimos años y que pasaron desapercibidos para la mayoría de la población, salvo, para quienes leen la prensa, la que sin importar su orientación política, ha sido fiel al informar estos hechos y aguda en la crítica.

Las normas.

En 2010, a través de la Ley de Presupuesto se incrementaron los sueldos de los ministros y demás cargos de particular confianza, sin advertir que esto implicaba aumentar automáticamente los sueldos de los Ministros de la SCJ, y de los demás funcionarios del PJ. La historia de las sucesivas leyes inconstitucionales que se sancionaron para tratar de perjudicar a los funcionarios judiciales es conocida por todos. Por otra parte, en 2007, justo cuando a nivel mundial se agudizaba la crisis estructural de la prensa, se aprobó la ley de reforma tributaria y se derogaron las exoneraciones que beneficiaban a las empresas periodísticas. Esta decisión fue realmente inexplicable, porque luego vinieron varios años de bonanza económica y el Estado dispuso de dineros públicos para promover y subsidiar las más diversas actividades, mientras que a la prensa, se le había dado un innecesario golpe de gracia.

La víctima es el pueblo.

Cualquiera podría pensar que estoy defendiendo los intereses económicos del medio en el que escribo, cuando estoy pensando únicamente en la libertad de expresión y el derecho de las personas a estar informadas. Como señalé en esta columna el 26/01/15, para el ciudadano común es tan importante el conocimiento de la opinión ajena o la información de que disponen otros, como el derecho a difundir la propia. Y para ello, se requiere una prensa independiente y al mismo tiempo una pluralidad de medios de prensa que representen distintas corrientes de pensamiento desde el punto de vista, ideológico, político y socioeconómico. Por esa razón, cuando a consecuencia de problemas económicos van desapareciendo medios, se reduce la oferta de información y se afecta el derecho a conocer la diversidad y pluralidad de opiniones, lo que repercute directamente en la calidad de la democracia y por ende, afecta a la ciudadanía.

Fuga publicitaria.

La crisis de la prensa en el mundo es la consecuencia de dos gigantes de las comunicaciones como son Google y Facebook, que se llevan la mayor parte de la publicidad comercial que antes iba a la prensa tradicional, lo que ha generado la quiebra de cientos de medios en el mundo y la pérdida de miles de puestos de trabajos calificados. Google y Facebook ya tienen el 60% del mercado publicitario digital en EE.UU. y la tendencia es a seguir creciendo. Por esa razón, en muchos países el Estado entendió que tenía el deber de garantizarle a los ciudadanos la subsistencia de una prensa plural, vigorosa y crítica; solo de esta forma cada ciudadano puede elegir cómo y cuándo informarse en base a una elección libre y no acotada al menú reducido a un pequeño número de medios, dependientes económicamente de sus anunciantes o peor aún, de la publicidad oficial.

Paradójicamente y a contracorriente de lo que sucede en el mundo desarrollado, en nuestro país la reforma tributaria eliminó las exoneraciones fiscales a los medios, lo que aceleró el deterioro de la prensa nacional y con ello, de la libertad de expresión y del derecho a estar informados. Para demostrar que la salud e independencia económica de los medios de prensa hace al ADN de la democracia y de la república, nos permitimos transcribir un extracto de las palabras que pronunció José Pedro Varela ante un Jurado, para defenderse en un proceso penal que se le había iniciado por publicar un editorial crítico ante los desmanes del gobierno: "El primordial de los derechos de la prensa es el de discutir los actos del poder público; más aún, el de discutir la persona de los mandatarios". Más adelante agrega: "¿por qué es tan fecunda en resultados, tan provechosa para el progreso, la organización republicana? Por qué la democracia es el asilo de la felicidad, el engrandecimiento, de la prosperidad de los pueblos. Porque la República es el gobierno de todos y la democracia la igualdad de todos: todos gobernamos, todos somos iguales; todos tenemos el derecho de llevar el concurso de nuestras ideas y de nuestro esfuerzo al gobierno de nuestras sociedades y todos… Todos… Respondemos de nuestras acciones…. Elegidos o electores,… La responsabilidad personal, compañera inseparable de la libertad, va siempre con nosotros; y, como un derecho inalienable, como una facultad de la que nadie puede despojarnos, está entre nosotros el derecho de proclamar nuestras ideas, y combatir lo que juzguemos nocivo y de ensalzar lo que nos parece provechoso." Finalmente concluyó: "Es esa la República, es esa la democracia y ese su fundamento, la libertad. Y de todas las libertades, la más fecunda es la libertad de prensa ".

José Pedro Varela fue absueltopor el jurado y continuó con su labor periodística criticando al Gobierno, lo que un año más tarde le valió el exilio.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)