PAUL KRUGMAN

El planeta en juego

El brazo político el Consejo en Defensa de los Recursos Naturales, uno de los grupos ambientalistas más influyentes de Estados Unidos, hizo su primera adhesión presidencial en la historia, dándole el asentimiento a Hillary Clinton.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: NASA.

Salta a la vista que el Fondo de Acción NRDC está impaciente por seguir con la elección general. Y no es difícil ver por qué: en este punto, la personalidad de Donald Trump pone en peligro a todo el planeta.

Estamos en un peculiar momento en que llega al ambiente; un momento tanto de temor como de esperanza. Si continúan las políticas actuales, la perspectiva para el cambio climático nunca se ha visto peor, pero las perspectivas para alejarse de la senda a la destrucción nunca se han visto mejor. Todo depende de quién termine ocupando la Casa Blanca durante los próximos años.

Con respecto al clima: ¿recuerdan alegatos de negadores del clima en el sentido de que el calentamiento global había hecho una pausa, que las temperaturas no habían subido desde 1998? Ese siempre fue un argumento estúpido pero, en cualquier caso, ahora ya fue disipado por una serie de nuevos récord de temperatura y una proliferación de otros indicadores que, tomados en conjunto, cuentan una aterradora historia de inminente desastre.

Pero, al mismo tiempo, el acelerado progreso tecnológico en energía renovable está convirtiendo en tonterías —o quizá debería decir, más tonterías— otro mal argumento en contra de la acción climática, el alegato de que nada puede hacerse con respecto a emisiones de gases de invernadero sin paralizar la economía. La energía solar y eólica se están volviendo más baratas cada año, y creciendo rápidamente incluso sin gran cosa en la forma de incentivos para alejarse de combustibles fósiles. Si se proveen esos incentivos, una revolución energética estaría justo a la vuelta de la esquina.

Así que estamos en un estado en el que hay cosas terribles en perspectiva, pero se pueden evitar con medidas relativamente modestas, políticamente factibles. Quizá usted quiera una revolución, pero no necesitamos una para salvar al planeta. Justo ahora, todo lo que haría falta es que Estados Unidos ponga en marcha el Plan de energía limpia de la administración Obama y otras acciones —que ni siquiera requieren de nueva legislación, solo de una Suprema Corte que no se interponga en su camino— para dejar que Estados Unidos siga con el papel que tomó en el acuerdo de París del año pasado, guiando al mundo de manera integral hacia marcadas reducciones de emisiones.

¿Pero, qué pasa si el próximo presidente es un hombre que no cree en la ciencia del clima, o efectivamente en hechos inconvenientes de cualquier tipo?

La hostilidad republicana a la ciencia del clima y la acción climática suele atribuirse a ideología y el poder de intereses especiales, y ambos seguramente desempeñan papeles de importancia.

Los fundamentalistas de libre mercado prefieren rechazar la ciencia a reconocer que hay alguna vez casos en que es necesaria la regulación gubernamental. En el ínterin, comprar políticos es una inversión de negocios bastante buena para magnates del combustible fósil como los hermanos Koch.

Sin embargo, yo siempre había tenido la sensación de que había un tercer factor, que es esencialmente sicológico. Hay algunos hombres —casi siempre son hombres— que se enfurecen ante cualquier sugerencia de que deben renunciar a algo que quieren por el bien común. Con frecuencia, la ira es desproporcionada al sacrificio; por ejemplo, conservadores prominentes sugiriendo violencia en contra de funcionarios gubernamentales porque no les gusta el desempeño del detergente exento de fosfato. Sin embargo, la ira de contaminadores no gira en torno al pensamiento racional.

Lo cual nos lleva al probable candidato republicano a la presidencia, quien encarna el perfil conservador de tiempos modernos en su forma más desnuda, despojado de los disfraces que los políticos suelen usar para ocultar sus prejuicios y hacerlos parecer respetables.

Sin duda Donald Trump odia la protección ambiental, en parte, por las razones usuales. Sin embargo, hay una capa adicional de veneno en sus posturas a favor de la contaminación que es tanto personal como alucinantemente mezquina.

Por ejemplo, él ha denunciado repetidamente restricciones enfocadas a proteger la capa de ozono —una de las grandes historias de éxito de la política global para el ambiente— porque, alega, son la razón de que su aerosol para el cabello no funcione tan bien como solía. No estoy inventando esto.

¿Puede realmente el planeta estar en peligro debido a que un tipo rico se preocupa por su peinado? Sin embargo, los republicanos se están formando alrededor de este tipo justamente como si él fuera un candidato normal. Y si los demócratas no se reúnen de la misma forma, él quizá pudiera llegar a la Casa Blanca.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)