el surgimiento de Trump no constituye una sorpresa, pero sí una amenaza

La muerte del liberalismo

El liberalismo ha muerto. O al menos está contra las cuerdas. Triunfante hace un cuarto de siglo, cuando parecía que la democracia liberal había prevalecido definitivamente sobre las utopías totalitarias que cobraron tan alta cuota en sangre, ahora parece estar bajo asedio, tanto desde adentro como desde afuera.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Donald Trump. Foto: AFP.

El nacionalismo y el autoritarismo, reforzados por la tecnología, se han aliado para ejercer nuevas formas de control y manipulación sobre los seres humanos, cuya susceptibilidad a la codicia, los prejuicios, la ignorancia, la dominación, la sumisión y el miedo, después de todo, no fue eliminada por la caída del muro de Berlín.

Cuando se desmoronó el comunismo, cuando las sociedades cerradas se tuvieron que abrir a fuerza, cuando surgió la era de la rápida globalización y Estados Unidos se ganó el mote de "híper potencia", parecía razonable creer, como sostuvo Francis Fukuyama en 1989, que "el triunfo de Occidente, de la idea occidental, es evidente primero que nada en el agotamiento total de alternativas sistemáticas viables al liberalismo occidental". Por lo tanto, siguiendo a Fukuyama, el punto final de la historia se había alcanzado con "la universalización de la democracia liberal occidental como forma final del gobierno humano".

Este era un argumento racional. Tenía lógica. Se acababa de liberar a cientos de millones de personas esclavizadas dentro de la órbita soviética. Todo el mundo sabía qué sistema funcionaba mejor. El problema es que el dominio de la razón en los asuntos humanos siempre es tenue.

Si echamos una mirada retrospectiva a la historia humana, el experimento democrático liberal —con la creencia surgida en la Ilustración en la capacidad del individuo poseído de ciertos derechos inalienables para moldear su destino en total libertad mediante el ejercicio de su libre albedrío— es apenas un breve interludio. Han sido mucho más duraderas las eras de soberanía infalible, de poder absoluto emanado de Dios, de dominación y servidumbre, y de sujeción a lo que Isaiah Berlin llamaba "las fuerzas de la intolerancia mística anti-racional".

Esas fuerzas anti-racionales se encuentran por todas partes en nuestros días: en los Estados Unidos de Donald Trump, en la Francia de Marine Le Pen, en la Rusia de Vladimir Putin, en gran parte del Medio Oriente y en Corea del Norte.

La libertad, empero, requiere ciertas cosas. El liberalismo exige aceptar nuestras diferencias humanas y la capacidad de mediar entre ellas a través de instituciones democráticas. Exige aceptar múltiples verdades, quizá incompatibles entre ellas.

Berlin señalaba que había "cierta verdad" en la opinión del escritor conservador Joseph de Maistre, que decía que "el deseo de inmolarse, de sufrir, de prosternarse ante la autoridad, efectivamente ante un poder superior, sin importar de dónde proceda, y el deseo de dominar, de ejercer la autoridad, de buscar el poder por el poder mismo" son fuerzas que "históricamente han sido al menos tan fuertes como el deseo de paz, prosperidad, libertad, justicia, felicidad, igualdad".

El gran fracaso de la primavera árabe —el movimiento de liberación más grande desde 1989, el intento de los pueblos árabes por tomar su destino en las manos— tuvo muchas causas, pero una de las principales fue la ausencia de bases liberales en la sociedad, desde Egipto hasta Libia. Ni siquiera un país con una clase media tan grande como de Egipto estuvo dispuesto a aceptar la mediación de múltiples verdades a través de instituciones democráticas. Así, el poder regresó a los generales y los islamistas —incluso los más moderados— fueron condenados a prisión o a penas peores.

En Rusia y en otros países como Hungría y Polonia, así como en China, están en ascenso diversas formas de autoritarismo, mientras que el liberalismo (e incluso modestas reformas liberales) está en retirada. En el Medio Oriente, el Estado Islámico proyecta su larga sombra digitalizada. En las sociedades occidentales agobiadas por la creciente desigualdad (la economía neoliberal también ha socavado las credenciales del liberalismo), el discurso político, el debate en los planteles universitarios y los despotriques en los medios sociales reflejan impaciencia ante las verdades múltiples, la intolerancia y la falta de disposición a hacer los compromisos que permiten que funcione la democracia liberal.

La amenaza para las sociedades occidentales liberales viene de adentro y de afuera. El liberalismo quizá se débil como grito de batalla, pero nada es más importante para la dignidad y la decencia humanas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)