especialistas: se puede elaborar rápidamente un indicador de emergencia

¿Un índice de precios confiable en dos meses?

Si se puede, o no, hacer un índice de precios confiable en solo dos meses es la discusión que se da en este momento después de que se desatara una crisis en el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) tras la remoción de su directora técnica Graciela Bevacqua.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec). Foto: AFP

La técnica cuenta con el triste récord de haber sido desvinculada dos veces del mismo organismo público, la primera después de su intervención en 2007 por no haber adherido a la nueva forma de medir por conveniencia que implementó el gobierno kirchnerista, y la segunda, la semana pasada, por no apurar un índice que considera, dada la destrucción del organismo, llevará unos 8 meses reconstruir.

Así, la polarización no se hizo esperar y se pararon en veredas distintas quienes dicen que Bevacqua es una especie de fundamentalista de la estadística y que el tiempo que pide tomarse para presentar los números es inaceptable, y del otro lado, quienes la defienden a ultranza como símbolo de transparencia y de no adhesión a las conveniencias políticas de turno.

Especialistas consultados por La Nación se afirmaron en una posición intermedia, donde, básicamente, se pueden, y deben, hacer las dos cosas: por un lado, un índice de emergencia que permita tener números que sirvan de base para resolver parte de los problemas cotidianos, como paritarias, negociaciones de contratos, alquileres, etc.

Por el otro, la construcción de una estadística moderna, confiable y transparente, que esté bien vista por expertos nacionales e internacionales.

Un proyecto a mediano y largo plazo, que lleva su tiempo. "Se podría tener una estadística pública confiable de transición que mantenga informada a la población con transparencia metodológica", dice Agustín Salvia, coordinador e investigador jefe del Observatorio de la Deuda Social Argentina (OSDA). "El debate no puede pasar sólo a través de entidades privadas. Paralelamente, se puede proyectar de aquí a un año un plan de desarrollo estadístico que tenga propuestas más elaboradas y a la altura de lo que debe ser el organismo, con la participación de académicos locales y también internacionales".

"Un país no puede estar sin estadísticas por 6 u 8 meses", dice Juan Luis Bour, economista jefe de la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas (Fiel).

"Un organismo público no puede tomarse todo el tiempo del mundo. Ya pasaron dos meses desde la asunción de Macri. No tengo dudas de que en dos meses más, es decir en cuatro meses, se puede dar a conocer cifras que, aunque no sean perfectas, que eviten el black out estadístico", agrega.

Para Víctor Beker, que fue director de estadísticas económicas del Indec fines de los años 80 y que hoy lleva adelante el Centro de Estudios de la Nueva Economía, "el índice se puede hacer mañana mismo, todo depende del nivel de calidad que se pretenda, pero hay que decir que es de emergencia", coincide con los otros especialistas.

"Es inconcebible que se haya aceptado en un momento que el Indec esté mudo por 9 meses", dice, haciendo referencia a la aclaración de Graciela Bevacqua antes de reasumir en el Indec. "Nosotros lo dijimos desde el primer momento".

"Corresponde pensar cómo reconstruir estadísticas. Cuando se intervino el Indec, en 2007, ya había que reformular algunas metodologías que estaban perimidas. En vez de eso, se destruyó al organismo. Yo creo que debería haber una convocatoria a especialistas nacionales e internacionales para discutir la metodología, el enfoque, y acordar lo mejor, lo más serio y confiable", dice Salvia.

"Hay una oportunidad desde diciembre para hacer un cambio sustancial en el organismo de estadísticas. El organismo carece de reputación desde 2007 y para restablecerla, se necesitan a los mejores profesionales, del pasado y también del futuro", cierra Bour.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)