LA RALENTIZACIÓN DE LA ECONOMÍA CHINA NO EXPLICA TODOS LOS PROBLEMAS QUE HOY NOS AMENAZAN

La gran crisis por venir está basada en el endeudamiento

El economista español Lorenzo Dávila entiende que las explicaciones que surgen de la ortodoxia económica sobre la actual coyuntura son erróneas.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Lorenzo Dávila. Foto: Francisco Flores

Califica negativamente la enorme inyección de dinero que se llevó a cabo en Estados unidos y Europa en los últimos años, y vaticina, como consecuencia de ello, una crisis de endeudamiento de aquí a poco tiempo. A continuación, un resumen de la entrevista.

—Usted asegura que el enfoque global que se le da a la situación económica mundial es erróneo…

—Cuando uno trata de ver cómo se explica desde la ortodoxia la marcha de la economía, veremos hoy que uno de los grandes problemas es que estamos inmersos en un fallo de los modelos y por tanto, la economía no explica la realidad. Siempre se le adjudica a China la "culpa" de los problemas de la economía mundial en 2014, China tuvo un crecimiento del 7,2%. Ese año, el barril de petróleo valía más de US$ 100. Al año siguiente, China tuvo un crecimiento menor, 6,9%, y el barril pasó a valer US$ 27. La "ortodoxia económica" culpa a China porque al haber sido menor su crecimiento fue menor su demanda y por esto importó menos petróleo. Pero para ellos, el valor o el precio de las cosas no los define el mercado, y manejan una teoría que se llama el valor-trabajo. Cuando alcanzan el nivel de empleo deseado, en su modelo planificado, levantan el pie del acelerador, no hace falta crecer más. ¿Por qué cae el petróleo? Por culpa de China. ¿Por qué caen los commodities? Por culpa de China. ¿Por qué la economía entra en recesión en Europa? También por culpa de China". Esto es lo que nos dice la ortodoxia económica, las teorías de la oferta y la demanda, la teoría marginalista, una postura con la que no concuerdo.

—¿Qué otra explicación se le puede dar?

—En junio de 2014, que es cuando empieza a caer el petróleo, se aprueba un acta en el Congreso de Estados Unidos que elimina el acta del año 1973, por el cual desde ese año Estados unidos no podía exportar petróleo. Se elimina el acta en junio de 2014 y entraría en vigor en enero de 2015 y finalmente es postergado a enero de 2016, que es cuando entra en vigor. Y una vez que entra en vigor se ha visto su impacto en las exportaciones de Estados Unidos y ha permitido la recuperación del petróleo hasta los 44-45 dólares el barril. Es decir, lo que influyó allí fue un cambio normativo.

Los mercados operan al descuento sobre todo en mercados como los commodities donde es mucho más importante el mercado de derivados que el mercado spot. Esta decisión de los parlamentarios estadounidenses impactó en las economías de todo el mundo y está ligada a una crisis en la que se encuentra esta potencia mundial y otros países desarrollados: una crisis de "sobreendeudamiento".

—Quiere decir que en pocos años vamos a vivir una crisis de deuda…

—Para explicar la gran burbuja de deuda en la que está inmerso Estados Unidos, debemos remontarnos al año en que los líderes mundiales debatieron sobre tomar el dólar —basado en el patrón oro— como patrón mundial. Estados Unidos ganó esta batalla en el año 1948: su economía en ese momento representaba el 75% de la economía mundial. Después de la guerra, el resto de las economías comienza a despegar. Llega un momento en el que las transacciones internacionales se realizan en dólares y, sin embargo, la economía norteamericana no sustenta ese nivel de valor. A esto se suma que no se pueden emitir más dólares que lo que se obtiene de las minas de oro y el dólar empieza a desvalorizarse. A raíz de esto, a finales de los años 60 comienza en Estados Unidos la deslocalización industrial, construyéndose fábricas primero en México, después en Japón, Corea y finalmente China. A su vez, otro factor hace difícil la decisión de mantener el patrón oro: la necesidad de pagar la Guerra de Vietnam. En medio de ese torbellino surge en Estados Unidos a finales de los años 60 el debate entre las posturas de Paul Samuelson, que defiende el patrón oro y un proceso de devaluación para mantenerlo y, del otro lado Milton Friedman, que aboga por la eliminación del patrón oro y promueve el derecho financiero.

—En 1971 se elimina el patrón oro…

—Así es, Nixon toma la decisión y habilita la emisión masiva de dinero. Aunque Friedman promueve esto, advierte que el posible peligro es la inflación. Desarrolla la conocida teoría monetaria que lo lleva a obtener el Premio Nobel de Economía y que en el año 2008 ha quedado demostrado por la crisis, que es una teoría completamente falsa. Según esta teoría, en Estados Unidos y Europa debería haber una inflación de dos dígitos y, sin embargo, ni está ni se la espera. En 2015, Europa cierra con una deflación de 1,2% pese a haber inyectado la mayor cantidad de dinero de toda la historia. Y la explicación de esto es la siguiente: a pesar de que Estados Unidos eleva la oferta monetaria y el nivel de precios, y puede emitir el dinero que quiera para pagar, en el momento en que hay mucho dinero comienzan a subir los precios internos y pierde competitividad con el exterior y por lo tanto conseguimos el efecto perverso que tratábamos de evitar para empezar a producir más dinero.

—El problema de la deuda y la emisión de dinero no es solo de Estados Unidos…

—La filosofía de Friedman todavía está afectando el modelo europeo con la inyección masiva de dinero. Cuando en 2006 Ben Bernanke asumió la presidencia de la Reserva Federal aseguró que "gracias a Friedman" el mundo nunca volvería sufrir una crisis financiera porque sabían la solución: "dinero, dinero, dinero". Menos de dos años después se produce la caída de Lehman Brothers. Y la solución que aplica Bernanke en ese momento es inyectar dinero. Han inundado el sistema de dinero y han provocado la situación actual en la que nos encontramos. ¿Qué sucede con esto? Al inyectar dinero de forma masiva, se produce un efecto artificial a través de los llamados carry trades. Gano dinero simplemente porque compro barato y vendo caro pero compro barato y vendo caro con probabilidad 100 porque soy yo el que está haciendo subir el valor por una cuestión de escala, nada más. La "inyección de dinero" estimulada por los modelos ortodoxos no es algo únicamente propio de Estados Unidos, sino también de muchos países de Europa. Al final, toda esta dinámica está llevando a montar la mayor burbuja de deuda de toda la historia, muy superior en estos momentos a la burbuja que estalló en 2008. Hay estimaciones, pero se cree que puede estar entre 6 y 10 veces por encima.

—¿Para cuándo predice el "estallido" de esa burbuja?

—Cuándo va a estallar, dependerá de cuánto aguante el sistema. Es decir, las empresas norteamericanas tendrán que empezar a emitir deuda, deberán seguir incrementado el modelo de rentabilidad vía deuda, porque la productividad del capital ha disminuido, y ha disminuido porque ahora sí que estamos viviendo la revolución de internet, todo lo de la economía colaborativa y la desintermediación en todos los sectores, que se está viviendo en Europa y en Estados Unidos y se extenderá en todo el mundo; es lo que está provocando el colapso de la productividad tanto del capital, como del trabajo. Nos estamos enfrentando a una nueva era, que viene por la economía de la información, la economía de internet.

—¿De qué magnitud serán los cambios?

—Esta nueva realidad nos llevará a nuestra generación a pasar la parte dura de la transición; al final acabaremos con modelos de renta ciudadana o renta básica, los ciudadanos ganarán y tendrán salario solo por el hecho de serlo y su función será consumir. Esto está hoy en las teorías de renta básica que defienden algunas corrientes más populistas, pero los suizos ya lo han discutido recientemente. Era posible que saliera que no. Pero es cuestión de tiempo, será en 2021 o en 2027, pero hacia allí irán. Porque el peso de la renta del trabajo cada vez disminuye y lo harás más, pero necesitamos el consumo, porque si no las sociedades basadas en inversión, sin consumo no tienen viabilidad. Es muy probable que dentro de algunas décadas, nuestros hijos les toque vivir en una época de renta básica, y trabajen en labores más creativas, que les permitan complementar ese ingreso.

De hecho hay estudios hechos ahora mismo que sostienen que en 2030, del 47% de los puestos de trabajo existentes hoy en el mundo, la mitad desaparecerán.

Otros estudios dicen que el 60% de los puestos de trabajo que existirán en aquella época, hoy aún no existen.

El mundo del trabajo sufrirá cambios profundos en pocos años.

—De acuerdo con su forma de ver las cosas, estaremos pronto frente a un cambio radical en la forma de entender el trabajo.

—Exacto. Figuras hoy todavía son simbólicas pero que se van a ir desarrollando más, como los nómades. Los operarios que trabajan para una compañía van a ir desapareciendo. Serán autónomos que van a ir operando y uniéndose o separándose por proyectos concretos.

—¿Ya hay síntomas de ello en los países desarrollados?

—En Estados Unidos el número de autónomos que trabaja así ha pasado del 7% a casi el 20% y hay estudios que dicen que llegará al 50% en 2025. Muchas cosas van a cambiar, va a modificarse la tenencia patrimonial, cuando uno es un nómade va a estar trabajando tres años en una ciudad y dos en otra, en lugar de viviendas habrá lugares compartidos propiedad de grandes corporaciones, y también probablemente el sistema de pago de impuestos cambie, a lo mejor es como Thomas Piketty dice, que se aplicará el impuesto sobre la riqueza en lugar del impuesto a la renta.

La transición será dura para muchas empresas y se perderán muchos puestos de trabajo hasta que se creen los nuevos. Habrá sectores que crezcan, pero no de mano de obra intensiva.

Tendremos grandes cambios socioculturales, que abarcarán desde la formación de las nuevas generaciones, hasta las edades más avanzadas, porque la edad laboral no culminará a los 60 años.

PERFIL.

Lorenzo Dávila.

Economista, Abogado y Arquitecto español,. Vicepresidente de INED Corp; actualmente es también Director Académico del CIFF, la Escuela de Negocios del Banco Santander y la Universidad de Alcalá.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)