roberto cachanosky | desde buenos aires

El gobierno optó por la recesión

El año 2015 no solo será un período electoral clave, porque dependiendo del resultado puede terminarse esta década infame de avasallamiento de derechos, políticas económicas absurdas, carga tributaria voraz y todos lo que sabemos sobre el populismo K. 

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El "mercado blue" al rojo vivo

Además del año electoral vamos a asistir a la continuidad del conflicto entre la justicia federal y el kirchnerismo como lo estamos viendo en estos días. Cristina Fernández enfrentando a la justicia, denunciada por encubrimiento y con el fiscal que la denunció muerto de un tiro en la cabeza.

En este contexto de alto voltaje político junto con la recesión que está generando más desocupados y caída del salario real, el gobierno tiene que evitar una doble tapa de los diarios con títulos catástrofe. Por un lado necesita evitar que de un lado de los diarios salgan los titulares sobre la muerte de Nisman, el fiscal que acusó a Cristina Fernández de encubrir a quienes perpetraron el atentado a la AMIA y, por otro lado, no puede darse el lujo que junto a esos títulos catástrofe aparezca otro diciendo que el dólar blue o negro llegó a los $ 20 y la inflación se dispara.

Estrategia.

Incluso antes de la sospechosa muerte de Nisman, el gobierno ya había apostado a la recesión y al retraso cambiario para mantener quieto el dólar blue y frenar algo la inflación porque había otro escándalo por el lavado de dinero. Antes de la muerte de Nisman ya se había desatado el enfrentamiento con los jueces y fiscales federales. A eso Cristina Fernández le agregó otro enfrentamiento con los organismos de inteligencia. Demasiados frentes abiertos de conflictos políticos como para darse el lujo de tener el dólar negro volando y la inflación fuera de control.

Sin duda el gobierno está más preocupado porque no se le escape el blue aunque implique que se derrumben las exportaciones y falten insumos críticos por el cepo cambiario.

Como decía antes, a la recesión y la falta de insumos, Capitanich puede desmentirla con total impunidad en sus monólogos matinales. Ahora, que salga en los diarios que el blue vuela a $ 20 genera mucha más incertidumbre y conflictividad que esconder los despidos en las empresas.

Tipo de cambio.

¿Cómo hace el gobierno para pisar el blue? Autorizando cada vez más ventas de dólares tenencia. Como es conocido, la AFIP tiene que autorizar a la gente a poder comprar dólares para ahorrar al tipo de cambio oficial. La estrategia es muy clara. La AFIP autoriza a las personas que tiene un trabajo en blanco a comprar dólares ahorro. Se los vende a $ 10,43 (cotización al momento de redactar esta nota), la gente va al banco compra dólares a $ 10,43 y los vende en el mercado negro o blue a $ 13, es decir, se hace una diferencia del 30% todos los inicios de mes. En efecto, es muy común ver a la gente que al comenzar el mes, cuando cobran su sueldo, van al banco a comprar dólares para luego venderlos en el mercado blue. Cuando estaba Moreno, ese mecanismo se hacía vía "manos amigas", ahora mantienen contenta a la gente dándoles esta opción de un ingreso extra al comienzo del mes. Le venden dólares subsidiados para que inmediatamente los venda a precio de mercado.

Entre octubre y enero de 2015 se autorizaron ventas de dólares para tenencia por US$ 450 millones mensuales promedio aproximadamente. En enero de 2014 la AFIP autorizó ventas para ahorrar por US$ 95 millones. En enero de este año autorizó ventas por US$ 459 millones. Casi 5 veces más. Es ese volumen de dólares que salen de las reservas y se los venden a la gente para que los vuelque al blue lo que mantiene frenado el mercado negro del dólar.

Además están secando la plaza con el BCRA colocando letras (Lebacs) y notas (Nobacs). Es decir, el Central se endeuda en el mercado interno colocando deuda de corto plazo para quitar liquidez del mercado. En 2014 la deuda en Lebacs y Nobacs aumentó el 128% y tomando enero 2015 versus enero 2014, el incremento del stock de deuda es del 141%. Esta deuda paga una tasa de interés que no llega a compensar los mínimos intereses que cobra el BCRA por la colocación de sus reservas. El BCRA tiene quebrantos. Como lo he sostenido en varias oportunidades, el Central está patrimonialmente quebrado.

Es decir, atacaron el mercado de cambios blue por dos flancos. Uno usando las reservas para que la gente venda en el mercado negro y dos, secando la plaza.

Pero obviamente esta estrategia no es gratis. Por un lado optaron por usar las escasas reservas que tienen para que se vuelquen al blue y sacrificaron importaciones. Durante casi dos semanas el BCRA suspendió la venta de divisas para pagar importaciones. Se estima que la deuda comercial impaga (importaciones realizadas y no pagadas en término) está entre los 5.500 y 6.000 millones de dólares. A tal punto llegaron los atrasos que las autoridades económicas y políticas de Brasil visitaron la Argentina para destrabar el problema. Hay empresas autopartistas brasileñas que enviaron autopartes a la Argentina y no están cobrando, con el consiguiente problema financiero que les genera. Pero el gobierno K es así, no le interesa respetar las reglas que imperan en el mundo. Acaba de tener una sanción de la OMC por denuncias de Estados Unidos, la Unión Europea, Japón, Australia y varios países más por las trabas al comercio que implementa el gobierno argentino, y ni se inmutaron. Siguen aislando al país del comercio mundial porque su prioridad es subordinar la economía a sus necesidades políticas.

Otro frente.

El flanco fiscal es otra catástrofe. Quitando las utilidades ficticias del BCRA y la Anses, el resultado del Sector Público Nacional, base caja, fue negativo en $ 46.498 millones en diciembre. Esto significa que el déficit fiscal de 2014 trepó a $ 238.468 millones, con lo cual casi duplicó el déficit fiscal de 2013 que estuvo en los $ 125.528 millones, más precisamente, el déficit fiscal subió el 90% respecto a 2013.

El gasto corriente creció a un ritmo del 43%, superando la tasa de inflación y los ingresos corrientes, incluyendo la contabilidad creativa, subieron el 41,5%. Por contabilidad creativa se entiende que las devaluaciones que hace el BCRA las considera una utilidad y se las transfiere al tesoro, por citar un ejemplo de contabilidad creativa.

Los ingresos corrientes subieron el 41,5% comparando 2014 con 2013, pero si se quita la contabilidad creativa (las utilidades ficticias que el BCRA le transfiere al tesoro) los ingresos corrientes crecieron solo el 36%, lo que explica el fuerte aumento del déficit fiscal cuando se quita estos datos mentirosos.

Tener una idea de qué puede hacer el gobierno en materia fiscal en 2015 y cuáles son sus opciones económicas permite vislumbrar lo que uno puede esperar en la marcha de la economía.

Lo primero a considerar es que si durante 11 años hicieron un desastre fiscal con un fenomenal aumento del gasto público. Cristina Fernández no va a bajar el gasto justo en el último año de su mandato.

El primer dato es que el gasto no bajará. El segundo dato es que la economía no se reactivará. Las exportaciones no empujarán porque seguirán presionadas por el tipo de cambio real en baja. Las inversiones brillarán por su ausencia y el consumo bajará por efecto de la caída del salario real. Con gasto público subiendo e ingresos cayendo, el déficit fiscal crecerá.

¿Opciones del gobierno? Financiar con inflación el déficit fiscal y generar una estampida inflacionaria y fuerte suba del blue o bien que el BCRA siga colocando deuda para restringir la liquidez y evitar una estampida del blue mientras aguanten las reservas. Por ahora, todo parece indicar que el gobierno apuesta a la recesión y concentrarse en las denuncias penales que comienzan a lloverle.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)