Horacio Bafico y gustavo michelin

Exportaciones ajustan a una nueva realidad

Los precios medios de ventas al exterior cayeron 5,4% en promedio del último año.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Comercio exterior: algunos destinos sorprendieron con aumentos en ventas. Foto: A. Colmegna

En los primeros seis meses del año la baja en los precios internacionales de las materias primas y las dificultades de la economía brasileña tuvieron un impacto negativo en las exportaciones uruguayas.

La baja es importante (-13%) pero hay que relativizarla por problemas en la cadencia mensual de exportación en la soja y el arroz que perjudican la comparación interanual. No se puede hablar de crisis pero si de problemas severos para algunos sectores grandes de producción primaria o de alimentos y una generalización de las dificultades competitivas para la industria manufacturera que incorpora sueldos a la producción. Estas dificultades de a poco irán permeando al resto de la economía, que se encuentra en el medio de un proceso de corrección de todas las magnitudes a valores que son significativamente inferiores cuando se miden en dólares. Uruguay todavía está caro en esta moneda, pero comenzó un proceso de "abaratamiento". Esta fase de ajuste comienza en 2013 con la baja en los principales precios de exportación e importación. El enganche este año es por el lado de la suba en el tipo de cambio, que debería corregir el desvío en los precios de bienes y servicios no transables.

La devaluación no necesariamente va a implicar una mejora en la capacidad de competencia del sector exportador. El problema de competitividad persiste y la suba del tipo de cambio es solo contra el dólar de Estados Unidos. El fenómeno que está ocurriendo afecta en igual o mayor magnitud a todos los países que compiten con nuestra oferta exportadora y en los principales compradores de nuestros productos como Brasil, el resto de América Latina, Europa y China.

El impacto a la baja en la cantidad de dólares exportados es leve, tal como se puede ver destacado en el gráfico del total de ventas de bienes al exterior que se adjunta. Para tomar como referencia, el nivel alcanzado en el año terminado en junio de 2015 está todavía 40% por encima de lo observado cinco años atrás.

Si no puede ver los gráficos haga click aquí.

Principales.

Una mirada rápida a las exportaciones de soja, carne, lácteos, arroz y celulosa muestra que los precios a los que el país vende bajaron sensiblemente, y esa es la principal explicación de la evolución descendente en las exportaciones.

En el caso de la soja, la caída de precios internacionales se sintió en pleno en la zafra actual (US$ 350 la tonelada) porque la anterior todavía se pudo realizar a precios medios del orden de US$ 550. La buena noticia es que el precio actual se mantiene estable en un nivel que todavía es atractivo. Esto ocurre en un contexto de producción mundial creciente, por lo tanto es una señal de que la demanda sigue firme y que hay perspectivas de que este producto siga aportando a la renta del país y de todo el Mercosur.

La evolución de la soja es representativa de las ventas al resto del mundo de bienes primarios que presentan en conjunto tasas de variación en dólares decrecientes, tal como se ilustra en el gráfico adjunto.

La exportación de carne bovina también merece un destaque por su importancia en el total. De acuerdo a los datos de Uruguay XXI, la cantidad de toneladas se mantuvo estable en el primer semestre pero hay una reducción del precio promedio del -4%. Los lácteos por su parte atraviesan por una coyuntura adversa muy particular donde los precios promedio de exportación cayeron -44%, ubicando esta actividad en la zona de crisis. El arroz es otro de los productos alimenticios que ingresa en la parte alta del ranking exportador. El precio medio bajó levemente (-6%) de acuerdo a los cálculos de Uruguay XXI. El impacto sobre las cantidades fue muy negativo pero se trata de cifras engañosas para la comparación debido a que la siembra en esta zafra fue más tarde y posterga la comercialización.

El quinto sector es el forestal con sus exportaciones de madera y principalmente con la colocación de las plantas de celulosa. En este caso el acontecimiento extraordinario fue el comienzo de producción a fines de 2014 de Montes del Plata. Los precios bajaron 10%, pero el volumen en toneladas prácticamente se duplicó cuando se compara el primer semestre de los dos últimos años.

Estos sectores explican muy bien la capacidad de generación de dólares por el comercio exterior del país. En el resto se pueden destacar algunas industrias en las que domina la demanda brasileña y argentina como motor exportador.

Las exportaciones al Mercosur cayeron en los últimos años fruto de las dificultades de Argentina y en los dos últimos años al estancamiento de Brasil y la baja de precios en dólares en dicho país. En el gráfico adjunto se observa cómo la estructura cambió en los últimos cinco años y el protagonismo que pierde el Mercosur lo gana China y el resto de Asia.

Precios.

En términos agregados se puede ver el impacto sobre los precios a partir de la estimación que realiza el Banco Central. La variación anual de los precios promedio logrados por las exportaciones en el último año fue negativa. El promedio del año terminado en mayo del 2015 fue 5,4% inferior al del mismo período el año pasado. Ya hay un semestre continuo de tasas de caídas en el precio promedio logrado. Esta realidad es la que se deberá hacer frente en los próximos años.

Si se respetan las capacidades de producción y la economía doméstica procesa el importante cambio de precios relativos que se comienza a observar, es posible que se sostenga el nivel de actividad. El frente externo está poniendo una presión adicional a las empresas en 2015 y en breve, a través de la recaudación se la pondrá al gobierno.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)