Finalmente habrá un ajuste fiscal“leve”, con un objetivo de déficit de 0,25% del PIB para 2015

"Elegir entre seguir vivos o el suicidio"

Atenas y el cuarteto de acreedores (FMI, Comisión europea, BCE y Mecanismo de Estabilidad) cerraron la negociación técnica sobre el tercer rescate, que costará 85.000 millones de euros y durará hasta julio de 2018. Con este nuevo acuerdo, en el que destaca la rebaja de los objetivos presupuestarios, Grecia calcula que se ahorrará unos 20.000 millones en medidas de austeridad.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Tsipras espera que el Eurogrupo apruebe mañana el tercer rescate. Foto: Reuters

EL PAÍS DE MADRID

Una de las mayores concesiones que los acreedores harán a Atenas será la reducción del superávit fiscal en un 11% del PIB durante los próximos tres años, según un documento de trabajo interno. Esto permitirá ahorrar a las arcas griegas unos 20.000 millones en medidas de austeridad. De esta forma, "habrá un ajuste fiscal leve" que se traducirá en un objetivo de déficit del 0,25 % del PIB para 2015, un superávit primario —el resultado de los ingresos públicos por impuestos menos el gasto sin contar con los intereses de la deuda— del 0,5 % para 2016, de 1,75% para 2017 y de 3,5% para 2018, lo que contrasta con los objetivos prácticamente inalcanzables de memorandos anteriores, que oscilaban entre el 3% y el 4,2% del PIB.

A la baja.

Esta caída responde a las dificultades económicas que ha sufrido el país, agravadas por el corralito que decretó el Gobierno tras el referéndum del 5 de julio.

Otro punto clave acordado entre Atenas y el cuarteto consiste en la "recapitalización bancaria inmediata" que contará con 10.000 millones y se completará, según el documento, a finales de este año. Las autoridades helenas consideran este paso "crucial", pues han negociado que serán los acreedores quienes harán frente a parte de la deuda de los bancos, alejando así el temor de los depositarios a sufrir quitas. Grecia lanza así el mensaje de que, en principio, no se recortarán los depósitos de más de 100.000 euros, como ocurrió en el rescate a Chipre en 2013.

Tras el pacto del pasado martes, los acreedores esperaban un compromiso "político" que llegó con la aprobación unánime del Memorándum de Entendimiento (MoU, por sus siglas en inglés) por parte de los 19 ministros de Finanzas de la eurozona.

Parlamento.

Uno de los pasos más duros que quedaban por delante era la votación en el Parlamento heleno del documento acordado y, sobre todo, de las medidas prioritarias —más reformas— para que Grecia tenga acceso al primer tramo del rescate. Finalmente el acuerdo salió adelante con el respaldo de los tres partidos de la oposición (liberales, conservadores y socialistas) ya que en Siryza hubo muchos votos en contra (un tercio de su bancada) y abstenciones. Ahora el gobierno griego se someterá a un voto de confianza en el Parlamento, donde deberá confiar en el respaldo de los suyos o en mantener el apoyo de todos los partidos de la oposición. Esa instancia seguramente será después del 20 de agosto, cuando Grecia debe cumplir un nuevo compromiso con el Banco Central Europeo.

En su discurso a la Cámara antes de la votación, Alex Tsipras defendió su decisión de aceptar un programa cuajado de duras condiciones como subidas de impuestos o recorte de gastos sociales, afirmando que tuvo que elegir "entre seguir vivos o el suicidio". "No lamento la decisión. No estamos exultantes pero tampoco en duelo. Tengo la conciencia limpia porque es lo mejor que pudimos lograr bajo el actual equilibrio de poderes en Europa, bajo las condiciones de asfixia económica y financiera que nos impusieron".

A su vez, el Eurogrupo —la reunión de los 19 ministros de Finanzas de la eurozona— dio finalmente el viernes luz verde al tercer rescate de Grecia desde 2010.

Cronograma.

El primer tramo del programa, de 26.000 millones de euros, se hará efectivo el miércoles 19, después de que los Parlamentos nacionales —especialmente el alemán— y el Mecanismo de Estabilidad aprueben "oficialmente" el tercer rescate. Según avalaron fuentes del BCE, el tramo se dividirá en dos fases. En la primera, los prestamistas desembolsarán 10.000 millones para la recapitalización bancaria. Al día siguiente, cuando Atenas debe afrontar un pago al BCE de 3.500 millones, los acreedores desembolsarán otra línea de 13.000 millones para hacer frente a los vencimientos de Grecia con sus diferentes acreedores. "En setiembre se verá qué hacer con el resto", señaló el Eurogrupo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)