HORACIO BAFICO Y GUSTAVO MICHELIN

Difícil escenario para el sector exportador

Mejora la competitividad extra regional y empeora frente a Brasil.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La actividad en la terminal está siendo afectada por la medida. Foto: M. Bonjour

El desempeño de las exportaciones de bienes en el último año refleja las dificultades que enfrenta la economía uruguaya.

Por un lado, la caída de los precios de los principales rubros, fruto del enlentecimiento de la demanda internacional y los cambios en los precios relativos que se están procesando a nivel planetario. Todo ello tiene una fuerte incidencia en las exportaciones de origen agropecuario. Por otro lado, la fase recesiva por la que atraviesan los vecinos, que impacta negativamente en el desempeño de las ventas externas de manufacturas.

Si no puede ver la gráfica haga click aquí

Como resultado de ello, las exportaciones de bienes incluyendo las realizadas desde zonas francas cayeron 11,6% respecto a los valores registrados en 2014.

Como no se prevé un cambio sustancial en el contexto internacional para este año, por el contrario, las noticias que vienen de China no son halagüeñas, tampoco cabe esperar una recuperación de las ventas externas del Uruguay. La caída de los precios internacionales desalentará a los productores marginales en el sector primario al tiempo que la región seguirá transitando por un contexto recesivo.

Por otra parte ya no jugará a favor el efecto Montes del Plata, por lo que las exportaciones uruguayas probablemente registren una nueva caída este año.

Medidas en dólares corrientes, las exportaciones de bienes totalizaron casi US$ 9.000 millones en 2015. El principal rubro de exportación es la carne, seguido por la celulosa. Con respecto a esta última cabe destacar el fuerte incremento que registraron sus ventas externas. En un contexto de caídas generalizadas, las exportaciones de celulosa aumentaron 43%. Ello se explica por Montes del Plata, que comenzó a exportar a fines de 2014, por lo que el pasado año fue el primer ejercicio completo de ventas al exterior.

Si se excluyen las exportaciones de celulosa, el resto de las ventas externas registró una caída del 17% medidas en dólares corrientes en el último año.

El rubro que más contribuyó a este desempeño negativo fue la soja, que medida en dólares corrientes disminuyó 31%, explicando más del 40% del descenso total de las ventas externas de bienes durante 2015. Este comportamiento se explica básicamente por la caída que registraron los precios internacionales del oleaginoso, en el orden del 27%.

Debido a ello, tal cual se muestra en el set de gráficos, perdió el primer puesto que alcanzó en el ranking de exportaciones en el año 2014, cayendo al tercero en 2015.

Otros rubros que experimentaron caídas importantes debido fundamentalmente a disminuciones de precios son los lácteos y el arroz. En el caso de los lácteos las exportaciones disminuyeron 24%. Es un sector que atraviesa por dificultades debido fundamentalmente al descenso de los precios de exportación que cayeron prácticamente a la mitad de los niveles registrados en 2014. A ello hay que agregar las dificultades por la que atraviesan sus principales mercados de destino, que son Brasil y Venezuela.

Estructura.

Una curiosidad que surge de los datos del último año es la menor participación relativa que muestran los productos primarios en la estructura de exportaciones. En los últimos tiempos, incluso desde esta misma columna, se alertó sobre la "primarización" de las exportaciones uruguayas. No porque exportar productos primarios sea algo malo, por el contrario, Uruguay es un productor eficiente en esos rubros y siempre van a ser relevantes en nuestra estructura de exportaciones.

A su vez, el agro experimento una verdadera revolución en los últimos años, con derrames positivos hacia el resto de la sociedad, que se tradujeron entre otras cosas en avances tecnológicos que redundaron en mejoras de la productividad global.

El problema está en la transformación de esos productos primarios. A nivel empresarial se habla de pérdida de competitividad, la contra cara de una baja productividad de la economía. Procesos más intensivos en mano de obra no son rentables ante los elevados costos unitarios o por la falta de recursos humanos adecuados.

Estos son problemas reales de la economía, y en el corto plazo el tipo de cambio cumple un rol muy importante para ayudar a revertirlos.

En tal sentido, y tal como se muestra en los gráficos, desde el cambio en la política monetaria en mayo de 2013, cuando el dólar comenzó a subir en el mercado interno, el tipo de cambio real extra regional mejoró un 20%. De todas formas se ubica un 16% por debajo del promedio de los últimos quince años.

A nivel regional la competitividad frente a Brasil se deterioró en el período y se encuentra hoy un 30% por debajo del promedio de los últimos quince años.

Esta realidad de precios relativos resta competitividad a los sectores más intensivos en trabajo, fundamentalmente la industria manufacturera.

En tal sentido, la menor participación relativa de los productos primarios se explica por la caída de sus precios de exportación y no por el incremento de las exportaciones de manufacturas. Por el contrario éstas cayeron 12% en el último año.

Segmentación.

Otra característica de las exportaciones uruguayas es su segmentación. Debido precisamente a los problemas de competitividad las ventas externas de manufacturas se dirigen fundamentalmente a la región. Por su parte los productos primarios y de base agropecuaria tienen en los mercados extra regionales su principal destino. Esto es lógico, ya que tanto Argentina como Brasil son competidores directos de Uruguay en buena parte de estos rubros.

A su vez, dadas las características de los mercados de destino, las facilidades de acceso de los productos uruguayos y la competencia que enfrentan con proveedores de otros orígenes en esos mismos mercados, varía la estructura de exportaciones a cada uno de ellos.

Considerando los cuatro destinos más importantes, que por su orden son China, Brasil, Estados Unidos y Argentina, se observa una alta concentración de los principales rubros en China y Estados Unidos y una mayor diversificación en los países vecinos.

China no solo es el principal destino de las exportaciones uruguayas, sino que a su vez lo es de los principales rubros, fundamentalmente en la soja, de la que adquiere aproximadamente el 75% del total, considerando las ventas desde zona franca. También es el principal destino de la celulosa y en los últimos tiempos se convirtió en el principal destino de la carne, mercado que en el último año pagó buenos precios, pero que pueden caer ante el ingreso de productos brasileños, que se transan a un precio inferior. Una dificultad adicional para el año que comienza.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)