SE INVERTIRÁN US$ 2.300 MILLONES EN INFRAESTRUCTURAS

La construcción de una nueva Colombia

Colombia, la tierra del olvido, como dice la canción, se convirtió en la tierra de la esperanza social, económica y cultural en 2016 con la firma de la paz con la guerrilla de las FARC.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Cartagena de Indias, un destino clásico del turismo. Foto: Wikimedia

Al Gobierno de Juan Manuel Santos no le había dado tiempo a poner en marcha la maquinaria publicitaria para confirmarle al capital extranjero las bondades de su país y al turista de que la inseguridad es cosa del pasado, cuando la prensa extranjera le hizo la labor. La revista The Economist designó a Colombia como el país del año; el diario Le Monde, como el cuarto destino por descubrir en 2017; y la publicación de turismo Lonely Planet, por mencionar tres ejemplos, colocó al país en la segunda posición como lugar a visitar.

Este año, Procolombia, el organismo público de promoción turística, espera a cinco millones de visitantes extranjeros con el propósito de que no solo viajen a los destinos tradicionales, en concreto la costa Caribe. El proyecto Colombia más grande busca ampliar las fronteras imaginarias de un país en el que la guerra ha dejado millones de víctimas y graves problemas en las infraestructuras. Aquí no solo se disparaba al enemigo, también se volaban, como estrategia bélica, las carreteras y los puentes. Cuando no se sembraba de minas los campos convirtiendo 52 millones de metros cuadrados (el 60% del país) en terreno vedado. El Gobierno se ha marcado la meta de 2021 para declarar todo el territorio nacional libre de este tipo de explosivos.

Para convertir los buenos augurios en realidades, la Agencia Nacional de Infraestructuras (ANI) espera contar con un presupuesto de más de siete billones de pesos (2.300 millones de dólares), más del doble de lo invertido en el 2010, cuando Santos llegó a la presidencia. "Se entregará una cifra récord de más de 300 kilómetros de dobles calzadas por todo el país", dice Luis Andrade responsable de la entidad. Lo que no llegarán en 2017 son las tan anunciadas por el presidente, carreteras de cuarta generación. "Al finalizar el año tendremos 31 proyectos en plena construcción", apunta. Las obras para mejorar los principales aeropuertos del país terminarán, y se entregarán nuevas instalaciones aeroportuarias en regiones abandonadas por el Estado, golpeadas por el conflicto y conquistadas por la pobreza como el Chocó, al oeste del país. El tren ligero de pasajeros comenzará a vislumbrarse para los colombianos. Pero no será hasta 2021 cuando "la infraestructura de transporte nacional estará entre las mejores de Latinoamérica", dice el gerente.

Mientras Colombia recupera sus vías de comunicación, el sector turístico se prepara para recibir a visitantes que, según cálculos de Procolombia, solo este año dejarían en el país 6.000 millones de dólares. "Ya es la primera industria no minero-energética en generar más divisas para el país, superando al café, las flores y el banano", dice Felipe Jaramillo, presidente de la entidad. "Se ha logrado un crecimiento en promedio anual en la llegada de viajeros internacionales del 12%". Esta cifra se traduce en que el turismo representa el 6% del PIB en Colombia y se espera que llegue al 11%, casi el doble, a corto plazo.

Para que los turistas lleguen a regiones como el Meta, el Caquetá o el Putumayo, zonas especialmente castigadas por 52 años de guerra y al mismo tiempo que bendecidas por grandes atractivos naturales, la legislación colombiana premiará con exenciones a la renta durante 20 años a las empresas que construyan establecimientos hoteleros en municipios con menos de 200.000 habitantes. "El país tendrá en dos años 63 nuevos hoteles, que sumarán 7.121 nuevas habitaciones a las 254.956 disponibles actualmente", explica María Claudia Lacouture, ministra de Turismo.

Además de las carreteras y los hoteles, Colombia necesitará trabajadores especializados en un tipo de turismo muy concreto. "El Gobierno trabaja con los Colegios Amigos del Turismo, para consolidar la preparación de las nuevas generaciones para el turismo en el posconflicto", adelanta Lacouture. "Son 186 instituciones educativas de todo el país, que involucra a 163.000 estudiantes y 740 docentes en 117 municipios de 27 departamentos".

El balance final deja un 2017 de grandes promesas que tendrán que luchar por concretarse en el año que comenzará la campaña electoral de las presidenciales, los retos de la implementación de los acuerdos de paz y una previsión económica que reduce el crecimiento de la economía del país, aunque sin los fantasmas de la recesión.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)