Los ingresos están creciendo menos de lo previsto

Chile también sufre y se desacelera

El complicado panorama internacional y los bajos niveles de consumo e inversión están llevando a la economía chilena a ritmos de crecimiento por debajo de lo previsto, aunque el país sigue estando por encima de la media de la región.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Google

Después de que Chile anotara en 2014 un crecimiento del 1,9%, las esperanzas del Gobierno y del mercado estaban puestas en que la economía se recuperara en 2015.

A principios de año, el Banco Central manejaba un rango de crecimiento de entre el 2,5% y el 3,5%. Sin embargo, las cifras oficiales facilitadas días atrás muestran un aumento de apenas el 2%.

Pero la desaceleración de la economía de China, principal consumidor de materias primas del mundo, está perjudicando a los países exportadores de commodities, como Chile, y además impacta negativamente en mercados importantes para el país, como Brasil.

A esto hay que añadir el abrupto descenso del precio del cobre, que pasó de tres dólares la libra en 2014 a cerrar 2015 al filo de los dos dólares, con el consiguiente impacto en la cadena de valor y la caída de las inversiones en el sector minero.

Por otro lado, la desconfianza y el pesimismo se han asentado entre los consumidores y la clase empresarial, esta última, afectada por los escándalos de corrupción y muy crítica con las reformas que está implementando el Gobierno.

Este panorama ha llevado al ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, a recortar el gasto fiscal para mantener las finanzas públicas bajo control. "Lo que no podemos hacer es ponernos a gastar y después tener que recortar", consideró.

Cuando en marzo próximo el Ejecutivo disponga de los informes que ha encargado para calcular el precio del cobre a largo plazo, las autoridades decidirán entonces si es necesario llevar a cabo nuevos ajustes en el presupuesto público.

Desde hace décadas, Chile ha sido un país muy ordenado en sus cuentas fiscales y ha evitado el sobreendeudamiento, pero lo cierto es que ahora los ingresos están creciendo menos de lo previsto.

Por eso, en octubre pasado, Hacienda decidió moderar el gasto, con lo que logró cerrar el año con un déficit fiscal del 2,2%, por debajo del 3,3% que se había anticipado.

Según una encuesta realizada por el Banco Central a 200 ejecutivos entre noviembre de 2015 y enero de este año, el clima para hacer negocios en Chile se ha deteriorado.

Entre las principales preocupaciones del sector privado figuran el deterioro del mercado laboral —con un aumento de la mano de obra y una caída de los salarios—, la fragilidad de la demanda de productos y servicios, el incremento de los costos a causa del alza del dólar y la restricción en el otorgamiento de préstamos.

A pesar de ello, el desempleo es del 5,8%, según cifras correspondiente al periodo de octubre a diciembre de 2015, lo que supone 0,3 puntos porcentuales menos que en trimestre inmediato anterior.

La economía chilena entró en un ciclo de desaceleración en 2013, cuando el Producto Interior Bruto creció un 4,2% frente a un 5,5% del año anterior.

En 2014 la cifra decayó a un 1,9% y todo hace prever que el crecimiento del 2015 —cuya cifra oficial se conocerá en marzo— no sobrepasará el 2,0%, aunque la proyección del Banco Central es de un 2,1%.

El Gobierno insiste en que, al igual que en otras ocasiones, Chile está logrando resistir bien en momentos difíciles de la economía internacional, considerando que el precio del cobre ha disminuido muchísimo y que hay países en la región que están en recesión.

Opinión que es compartida por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), cuya titular, Alicia Bárcena, admite que el crecimiento del 2,1% previsto para este año en Chile "es magro, pero mucho mejor que Brasil o Argentina o Venezuela".

Los analistas y académicos consultados por el Banco Central, sin embargo, son algo más pesimistas que la agencia regional de Naciones Unidas. En su más reciente encuesta mensual de expectativas económicas, los expertos acaban de recortar al 1,9% la previsión de crecimiento para 2016 y al 2,5% la del año 2017.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)