EN POCO MÁS DE AÑO Y MEDIO EL MAYOR PARQUÉ DE LA REGIÓN HIZO UN RAID DE COMPRAS

La Bolsa paulista se expande

A los directivos de la Bolsa de San Pablo solo les tomó poco menos de año y medio hacer realidad buena parte de su plan de expansión internacional, el cual incluye adquirir una participación de otras plazas bursátiles latinoamericanas, así como lograr un asiento en sus juntas directivas.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Bolsa de San Pablo. Foto: Reuters

A finales del 2014 su presidente, Edemir Pinto, dio los primeros trazos de esa estrategia, en un intento por acercarse más a los inversionistas de la región, apoyar el desarrollo tecnológico de las bolsas en las que adquiriera una participación y lograr distribuir productos de inversión a través de estos canales.

El más reciente paso en esa dirección lo concretó la semana pasada, luego de anunciar la adquisición del 9,99% de las acciones de la Bolsa de Valores de Colombia (BVC) en el que invirtió unos US$ 13,4 millones. Lo propio hizo el año pasado cuando compró el 8,3% de participación de la Bolsa de Comercio de Chile en dos operaciones y el 4,1% de la Bolsa de Valores de México, con lo que solo le restaría hacerse a una porción de la plaza bursátil de Perú para completar su presencia en el Mercado Integrado de Valores (Mila) a través de las bolsas que hacen parte de este bloque.

La compra en Colombia era un paso esperado, pues desde mediados del 2015 se venían concretando los acercamientos para la negociación definitiva que se conoció esta semana. Para los corredores esta operación traerá beneficios no solo para el mercado en general, sino también para los emisores y los propios inversionistas, incluidas las personas naturales. "Todo lo que tenga que ver con integración y convergencia de muchos países en las bolsas de valores son noticias buenas, porque Bovespa es, sin lugar a dudas, una de las plazas bursátiles más grandes del mundo, y su presencia en la Bolsa de Colombia es muy importante desde el punto de vista de iniciativa, creatividad, innovación, porque permitirá traer en la medida que tengamos a un Brasil haciendo parte de todo lo que es el sistema de integración", señaló Jaime Humberto López, presidente de Asobolsa, gremio de los corredores en ese país.

Agregó que para los inversionistas habrá beneficios concretos en la medida que esta operación permitirá en el futuro, desarrollos más sofisticados y modernos, así como un mejor conocimiento en pro del negocio como tal. "Vamos a ver las realidades de otros países y nos vamos a dar cuenta de que el mercado (colombiano) requiere un toque de estímulo para que, en compañía de las normas del Gobierno, el empuje de las mismas comisionistas y los desarrollos de la BVC, que es una gran plataforma, tengamos más opciones de negocios y eso traerá beneficios para los inversionistas y para los propios emisores inscritos en cada mercado", precisó López.

El gigante brasileño La Bolsa de Valores, Mercadorias e Futuros o más conocida como Bovespa no solo figura como el séptimo mayor mercado bursátil del mundo, sino que es el más grande de Latinoamérica, tanto por capitalización bursátil, número de empresas inscritas y volumen diario de negociaciones. Hasta mayo pasado, 356 empresas (345 brasileñas y 11 extranjeras) tenían inscritas sus acciones en esta plaza bursátil que opera en pleno corazón de San Pablo, una de las mayores urbes de Brasil.

Para el cierre de ese mismo mes, el valor de esas empresas, es decir su capitalización bursátil, se acercaba a los US$ 577.500 millones, según datos de la Federación Iberoamericana de Bolsas.

En el último año, dada la coyuntura de los mercados, el valor de las empresas inscritas en la bolsa brasileña ha caído 21%.

Para tener una idea de la dimensión de este gigante, basta con mirar las siguientes estadísticas: el número de empresas que están listadas allí es cinco veces más alto que las que cotizan en la BVC; el valor de esas firmas es seis veces mayor al de las colombianas, que alcanzó los US$ 95.894 millones al cierre de mayo, mientras que el solo volumen de negociación en acciones es tres veces más alto que el de todo el Mercado Integrado Latinoamericano (Mila) al que pertenecen las bolsas de Chile, México, Perú y Colombia.

Solo en acciones el promedio diario negociado se estima en unos US$ 1.300 millones.

El 9,99% adquirido por la Bolsa de San Pablo en la BVC le otorga el derecho de tener un representante en la junta directiva de la plaza bursátil colombiana, algo que se concretará un vez se formalice toda la operación.

En los planes de los brasileños se plantea la posibilidad de invertir alrededor de US$ 70 millones, en la medida en que continúen encontrando oportunidades de negocios en los mercados bursátiles latinoamericanos, tal como lo han advertido sus directivas, luego del anuncio de su compra en Colombia.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)