HORACIO BAFICO Y GUSTAVO MICHELIN

Aumento del PIB se refleja en el confort hogareño

Tres veces más hogares con computadora y cinco veces más conexiones a internet.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Computadoras vigentes

La economía uruguaya experimentó en los últimos años uno de los períodos de mayor expansión económica de su historia. Tras tocar fondo en medio de la crisis de comienzos de siglo, a partir del año 2003 se inicia un proceso ininterrumpido de crecimiento que sigue hasta el día de hoy.

Al cabo de ese lapso, el Producto Interno Bruto se incrementó un 82% en términos reales.

Si no puede ver la imagen haga click aquí

Varios han sido los factores que explican tal crecimiento, pero en esta oportunidad no nos detendremos a analizarlos, sino que veremos su impacto sobre el bienestar de la población.

Un primer abordaje para ello es analizar la evolución del confort de los hogares a través de la evolución de la disponibilidad de una serie de elementos, que contribuyen a una vida más placentera de sus integrantes.

En el cuadro que aparece en la parte superior de la ilustración de esta nota, se muestra cómo fue aumentando la posesión de artículos de confort en los hogares uruguayos a lo largo de la última década. Se ve allí, por ejemplo, que casi la totalidad posee refrigerador y televisor color. Por cierto, si se compara con los datos al año 2006, no hubo mayores cambios en estos rubros, apenas un leve incremento. Ello no debe llamar la atención, ya que el refrigerador es imprescindible para almacenar alimentos y es uno de los primeros electrodomésticos que se adquieren. Los datos que divulga el INE refieren tanto a refrigeradores con freezer como aquellos que no cuentan con él. En cuanto a la televisión, es el entretenimiento por excelencia de los hogares.

Pero si se analizan los restantes ítems se constata un crecimiento muy importante en todos ellos. En particular los asociados a las nuevas tecnologías.

Por ejemplo, en 2006 solo el 13% de los hogares tenía conexión a internet, porcentaje que trepó al 64% en el último año. O las computadoras, que pasaron del 24% al 77%. No se brinda información sobre teléfonos celulares, pero en la actualidad hay más de uno por habitante, por lo que es otro elemento de confort de los hogares que aumentó de manera importante a lo largo de la última década.

El incremento exponencial de estos elementos en el hogar y también en el sector productivo va de la mano del mayor nivel de actividad que experimentó en el período el sector telecomunicaciones, tal cual se muestra en el gráfico que aparece a la izquierda en la parte media del cuadro.

Se puede observar con claridad el gran dinamismo del sector, que es uno de los que más contribuyó en este período al crecimiento global de la economía.

En este incremento de demanda (mayor posesión de dispositivos por parte de los hogares) y de oferta (mayor actividad de las telecomunicaciones) jugó un rol fundamental el abaratamiento de los aparatos y la rebaja en el precio de los servicios que brindan las distintas compañías telefónicas.

El gráfico que aparece a la derecha de la parte media del cuadro muestra la evolución de los precios implícitos del sector comunicaciones, donde se ve que cayeron a la cuarta parte en la última década.

Menores precios y tecnologías cada vez más potentes y atractivas para las nuevas generaciones, con la posibilidad no solo de comunicarse, sino también de entretenerse, explica el auge del sector y el aumento de los dispositivos en cada hogar.

Otro elemento de confort cuya posesión aumentó en los hogares es el automóvil. En 2006, poco más del 30% contaba con al menos un vehículo. En la actualidad casi la mitad de los hogares lo poseen. Al igual que en el caso de las telecomunicaciones, el abaratamiento relativo de los automóviles en términos del ingreso de los hogares explica su aumento. Ese abaratamiento de debió a varias razones. En primer lugar, a la aparición de vehículos más baratos en el mercado, a un precio accesible para las capas medias de la población. Ayudó a ello la evolución de precios relativos, que se vio reflejada en un descenso en términos absolutos del valor del dólar en el mercado interno hasta el año 2013. Precios de importación en caída por la recesión en el mundo desarrollado y dólar barato tornaron muy accesibles los bienes importados de consumo duradero, al punto tal que año a año se fueron superando los récords de ventas de automóviles 0km.

Pero también ayudó el incremento que registró el ingreso real promedio de los hogares en el período. Los ingresos salariales promedio se incrementaron 40% entre 2006 y 2016 al tiempo que las pasividades lo hicieron un 55%. Esta dispar evolución permitió a muchos hogares comprar un auto. En algunos casos más, pero a los efectos de este análisis lo que importa es la cantidad de hogares que tienen auto y no si tienen más de uno.

Otro elemento de confort que aumentó en los hogares es el ciclomotor. Por las mismas razones ya explicadas más hogares pudieron adquirir este vehículo de transporte. Lo interesante es que en los dos últimos años se frenó y revirtió la tenencia de ciclomotores. Por derivar los datos de la Encuesta Continua de Hogares ello puede responder problemas de ajuste de la propia encuesta, o, dado que el número de hogares con automóvil siguió aumentando, a un salto en el confort, sustituyéndose el ciclomotor por un auto.

Otro aspecto asociado al confort y el bienestar no es ya la posesión de ciertos bienes de consumo duradero en el hogar, sino el acceso a la vivienda.

Una variable a analizar es el porcentaje de ocupantes que es propietario de la vivienda donde reside. Como se ve en el gráfico a la izquierda de la parte baja del cuadro, porcentualmente cada vez son menos los propietarios. Como contrapartida, aumenta el número de inquilinos y ocupantes bajo distintas modalidades.

Que baje el número de propietarios no es necesariamente una mala cosa. Históricamente, Uruguay ha sido un país con un elevado porcentaje de propietarios, y eso ha estado asociado a la baja movilidad geográfica de la población y al financiamiento por parte del Banco Hipotecario para la compra de una vivienda.

En los últimos tiempos se procesaron cambios muy importantes, tanto en la sociedad como en la economía.

Dentro de los sociales está el número creciente de hogares unipersonales y los nuevos arreglos familiares (gráfico bajo a la derecha). Dentro de los económicos una mayor demanda por vivienda por motivo inversión, es decir pensando en el alquiler posterior.

Ello ha provocado que se vuelque al mercado un número importante de viviendas que encuentran su demanda en una sociedad que cambió y por consiguiente, la vivienda en la que se reside actualmente se ve cada vez más como transitoria y no permanente como en el pasado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)