MARTÍN LITWAK

Argentina está bajo la lupa

El primero, la emisión —por primera vez en la historia— de un título de deuda a 100 años algo que, si bien otros países en el mundo ya lo habían hecho, resulta llamativo en un país en el que históricamente, nunca pasaron más de 60 años sin que incumpliera sus compromisos internacionales.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Mauricio Macri. Foto: EFE

En la pasada semana, Argentina fue noticia a nivel de los mercados financieros por dos motivos.

Mas allá de la justificación de la emisión (desde el gobierno dicen "vimos la oportunidad y emitimos"), desde la oposición se la utilizó políticamente para fustigar duramente al gobierno sobre la base de que se estaba endeudando a nuestros nietos.

Lo cierto es que, desde un punto de vista financiero, este bono no es muy diferente a los que ya ha emitido Argentina y que vencen en 30 años.

Desde nuestro punto de vista, es más importante saber para qué se usan los fondos que se recibieron, más que el plazo del bono o la tasa que finalmente pagó Argentina (7.9%). En este sentido, si el dinero que ingresa al país se utiliza para financiar una verdadera reforma del Estado o la rebaja impositiva tan necesaria, la decisión habrá sido correcta. Caso contrario, no lo será y habrá que seguir de cerca el crecimiento de la deuda publica en este último tiempo.

No está bueno endeudarse solo porque es barato y hay oportunidades que aprovechar, máxime cuando ya de por si uno está muy endeudado. Y esa es la realidad de Argentina.

El segundo motivo por el cual Argentina fue noticia fue más relevante y menos feliz aún.

Si bien desde el gobierno tenían esperanza de que la decisión fuera finalmente otra, MSCI (Morgan Stanley Capital Investment, un ponderador estadounidense de fondos de capital de inversión, deuda, índices de mercados de valores, de fondos de cobertura y otras herramientas de análisis de carteras) decidió mantener al país como "mercado fronterizo" en lugar de reclasificarlo como "mercado emergente". En la práctica, esto implica que cierto tipo de fondos de inversión no va a invertir en papeles argentinos al menos hasta 2019.

Las razones para esta decisión han sido claras: los cambios introducidos por la administración actual no se consideran aun irreversibles porque Cristina Kirchner puede hacer una buena elección en octubre y poner más trabas a la gestión de Mauricio Macri.

En otras palabras, el gradualismo tan defendido por el actual gobierno para implementar reformas en el sistema financiero y en el país en general, es visto por el mundo como riesgoso para un país como Argentina.

Esperamos que tanto Macri como la ciudadanía tomen nota acerca de cómo se ve al país desde el exterior: la dirección pareciera ser en general positiva (más allá de algunos ajustes que sería positivo considerar) pero la velocidad no pareciera ser la adecuada.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)