CHRISTIANA FIGUERES

América Latina debe liderar de nuevo en clima

El huracán María atravesó Puerto Rico, paralizando comunicaciones, destruyendo edificios y dañando la infraestructura principal en toda la isla. 

Puerto Rico tras el huracán María. Foto: AFP
Puerto Rico tras el huracán María. Foto: AFP

Solo unos pocos días después de que el feroz huracán Irma había destruido a Barbuda, convirtiéndolo literalmente en un lugar inhabitable, tras el paso del huracán Harvey que azotó a Texas y Florida.

Mientras que algunos aún se niegan a reconocer la relación entre la creciente intensidad de estos eventos extremos y el cambio climático, un nuevo informe publicado por la Universidad de Yale encontró que los latinos en los Estados Unidos están considerablemente más comprometidos con el calentamiento global que los no latinos americanos. Esto es significativo teniendo en cuenta que los latinos son el segundo grupo demográfico más grande de los Estados Unidos, que ya son más de 58 millones de personas. Este es un prometedor impulso para la acción en los Estados Unidos.

La población de latinos, que está creciendo rápidamente y representa un bloque de votación crítico en estados oscilantes como Colorado, Florida, Nevada y Nuevo México, se toma en serio la amenaza climática. El informe de Yale encontró que ocho de cada diez latinos entienden que el calentamiento global es causado principalmente por las actividades humanas, y más de tres cuartos de ellos están preocupados por el calentamiento global, mucho más que los no latinos.

Aproximadamente la mitad de los latinos estadounidenses creen que la gente en los Estados Unidos está siendo perjudicada por el calentamiento global "en este momento". Quizás lo más alentador es que aproximadamente tres de cada cuatro latinos creen que el presidente Trump y el Congreso de los Estados Unidos deben hacer más para enfrentar el calentamiento global, y el 60% dice que votarían por un candidato debido a su posición sobre el tema.

En otras palabras, los latinos en los Estados Unidos jugarán un papel cada vez mayor en la movilización política sobre el clima. Dado su creciente poder político en los EE. UU., los latinos pueden ayudar a catalizar la acción climática a nivel local, estatal y nacional y ayudar a inspirar a otros en América Latina, dado sus muchos y profundos enlaces con la región. La comunidad de todos los que ya están trabajando en el cambio climático en EE. UU. puede involucrar a la comunidad latina en EE. UU. y apoyarlos como líderes en el abordaje del desafío climático.

En sus propios países de origen, los latinos están igualmente comprometidos. Una encuesta antes de las negociaciones de la COP21 en París, mostró que ninguna región del mundo estaba más preocupada por el cambio climático que América Latina. Casi tres cuartos de los encuestados en América Latina dijeron que el cambio climático era un "problema muy serio" y el 77 por ciento declaró que el calentamiento ya estaba impactando nocivamente a la población. En París, vi a líderes latinoamericanos del gobierno, el sector privado y la sociedad civil, todos desempeñando un papel importante en las negociaciones globales que condujeron al Acuerdo Climático, comprometiendo a las naciones del mundo a reducir la contaminación de carbono que causa el calentamiento global.

Tal vez porque hemos vivido desde hace mucho tiempo con la amenaza climática, los países latinoamericanos -líderes y ciudadanos por igual- han jugado un papel fundamental a lo largo de la historia de los esfuerzos climáticos internacionales. Desde la Cumbre de la Tierra de Río en 1992, que esencialmente dio origen a las negociaciones climáticas formales de las Naciones Unidas, hasta la COP20 en Lima, que estableció la base para los éxitos finales en París, América Latina ha sido sede de algunas de las decisiones climáticas más importantes en el ámbito internacional.

Ahora consideremos el tema más incómodo. No se puede ignorar que Estados Unidos -la economía más grande del mundo y el mayor emisor histórico de gases de efecto invernadero- ha amenazado con alejarse del Acuerdo de París. ¿Cómo puede el mundo enfrentar el cambio climático sin la acción decisiva del gobierno federal de los Estados Unidos? El hecho es que las apuestas son tan altas y al mismo tiempo las oportunidades económicas tan grandes que los estados, las ciudades y las empresas seguirán descarbonizándose de todos modos. Alcaldes, gobernadores y personas comunes se han comprometido a seguir enfrentando el cambio climático con o sin apoyo federal.

Los países latinoamericanos pueden intervenir en el vacío de liderazgo climático que se ha abierto en el hemisferio occidental. No debemos esperar. En un informe reciente, una amplia gama de científicos y otras partes interesadas han presentado el análisis para corroborar que el mundo tiene solo tres años cortos para bajar la curva a las emisiones de gases de efecto invernadero globales, sin lo cual tenemos pocas posibilidades de limitar el calentamiento global a menos de 2 grados Celsius, el umbral establecido formalmente por el Acuerdo de París.

Los líderes latinoamericanos deben reconocer formalmente la necesidad de reducir las emisiones atmosféricas a nivel mundial para el año 2020, comenzando en la Cumbre del G20 en Buenos Aires en 2018 y nuevamente en las conversaciones sobre el clima de la ONU del año próximo, cuando los países evalúen conjuntamente el progreso colectivo sobre el cambio climático. Nadie entiende la amenaza tan bien como los latinoamericanos. Con esta conciencia viene la responsabilidad de actuar y dirigir.

(*) La autora fue Secretaria de la Oficina de ONU para el Cambio Climático

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)