Javier de Haedo - Economista

Acerca de la inversión pública (I)

Desde que comenzó el actual período de gobierno, los temas referidos a inversiones públicas e infraestructura han estado sobre el tapete.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Archivo El País

Primero, debido a los anuncios sobre recortes en los montos a ser invertidos por las empresas estatales; luego, por la interrupción de determinados proyectos y en particular de uno relativamente pequeño pero emblemático, el Antel Arena (que representa un vigésimo de la inversión pública anual); también por las críticas de las actuales autoridades al manejo que se venía haciendo de las inversiones estatales, aparentemente mal evaluadas y sin ser coordinadas centralmente por la OPP como era lo habitual en el país; después, porque el propio ex presidente Mujica reconoció que había "jopeado" al equipo económico para que las empresas estatales pudieran invertir descoordinadamente; y por último, hasta ahora, por el mega anuncio del presidente Vázquez sobre los ya famosos 12 mil millones de dólares a ser invertidos en el presente quinquenio.

A todo esto, se concretó el financiamiento para la primera inversión a ser realizada en el régimen de PPP, un establecimiento carcelario en Punta Rieles, y en cambio parece cada vez más difícil que se concrete la regasificadora (lo que no sería tan inconveniente como parece). Como se ve, ha habido de todo, como en botica.

Los números.

Hay tres indicadores disponibles entre los que habitualmente manejamos los economistas, referidos a inversión. Veámoslos para el año 2014.

Primero, los datos que integran las cuentas nacionales, referidos a la "formación bruta de capital" o lisa y llanamente "inversión", muestran una magnitud de 21,4% del PIB, correspondiendo 16,8% al sector privado y 4,6% al sector público. Según la naturaleza de las inversiones, 13,2% del PIB correspondieron a construcciones, 7,8% del PIB a maquinaria y equipos y 0,3% del PIB a activos cultivados. En el caso del sector público, 3,6% del PIB correspondieron a construcciones y 1,0% del PIB a maquinaria y equipos.

Segundo, los datos referidos a la "inversión extranjera directa" (IED), que el año pasado alcanzó a 4,7% del PIB y donde una cuarta parte (1,2% del producto) corresponde a "utilidades reinvertidas". Cabe señalar que no toda IED es nueva inversión en el sentido de las cuentas nacionales. Son ejemplos de IED que no es nueva inversión la adquisición de empresas o inmuebles de residentes por parte de no residentes. La mera venta de un campo, una empresa arrocera o un frigorífico por parte de un residente a un no residente es IED pero no es nueva inversión.

Tercero, los datos fiscales. En 2014, según los datos publicados por el MEF referidos a las finanzas públicas, el sector público invirtió 3,2% del PIB donde 1,4% del producto correspondió a inversiones realizadas por el gobierno central y 1,8% del producto fueron inversiones realizadas por las empresas estatales. Entre estas últimas, UTE invirtió US$ 477 millones, Antel US$ 431 millones, OSE US$ 90 millones y Ancap US$ 78 millones.

Los anuncios.

El lunes 27, el presidente Vázquez presentó el "Programa de Inversiones 2015-2019", por un total de US$ 12.370 millones, de los cuales el 66% se proyecta realizar con recursos estatales o fiscales, es decir US$ 8.164 millones. Por lo tanto, en el promedio del quinquenio la inversión anual será de US$ 1.633 millones. Para expresar esta cifra en términos del PIB, corresponde considerar una estimación del PIB para el año en curso, que en mi caso sitúo en US$ 54.500 millones. Un aumento aún mayor del dólar relativo al resto de los precios de la economía reduciría esa cifra pero también las de inversiones por sus componentes nacionales, por lo que tomar la estimación del año en curso es razonable. De este modo, se llega a una inversión del 3% del PIB que resulta ligeramente inferior al 3,1% anual invertido en el promedio del período anterior, de acuerdo con los datos fiscales antes referidos.

En otras palabras, el gobierno espera invertir en este período aproximadamente lo mismo que se invirtió en el anterior, por lo que el anuncio del lunes 27 puede ser calificado de cualquier modo menos de espectacular o extraordinario.

Es posible, en cambio, que una misma cifra rinda más si se la utiliza mejor y en este sentido se puede prever una mejoría respecto a la administración de Mujica. Ahora las inversiones surgirán de un análisis coordinado de prioridades, a partir de determinada estrategia de mediano y largo plazos. Es posible que ahora prevalezcan criterios más técnicos que antes y que se realicen evaluaciones más precisas.

Por otra parte, entre las inversiones proyectadas en los referidos US$ 12.370 millones, hay un tercio que no serán "inversión pública" en la medida en que se realizarán con recursos privados, pero todas ellas se refieren a infraestructura pública que, de concretarse, implicarán un aumento en ésta respecto a lo que se venía realizando.

Dentro de dos lunes habré de continuar con el análisis del tema planteado. Veremos los proyectos previstos y si se trata de "mucho" o "poco".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)