VIAJES

Un viaje por el río más caudaloso del mundo

Dormir en un barco de lujo que flota en las aguas de la zona peruana del Amazonas es una manera cada vez más extendida para conocer esta mítica región. Así se vive unos días a bordo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El barco de lujo que realiza la travesía por el Amazonas.

Los mosquitos luchan por atravesar el vidrio. Un vidrio que hace la diferencia en este viaje. Afuera, el Amazonas; adentro, nosotros. Atraídos por las luces, una nube de zancudos, polillas del tamaño de la palma de la mano y chirriantes grillos chocan contra la ventana para entrar a este espacio de modernidad. Detrás de ellos, murciélagos sobrevuelan el río y algunos delfines completan la escena asomando sus brillantes cuerpos fuera del agua. Atrás, Nauta, la ciudad de la que hemos zarpado, muestra sus primeras luces.

Descubrir el Amazonas peruano —uno de los ecosistemas más extensos y biodiversos del planeta— a bordo de un crucero de río se ha vuelto bastante popular desde que hace ocho años Aqua Expeditions se atreviera a navegar sus aguas codo a codo con ferries, recreos y peque peques (las clásicas embarcaciones de madera que emiten un ruido ensordecedor con sus motores que asemejan podadoras de pasto).

El barco en el que vamos ahora, Zafiro, tiene una capacidad para 40 personas —y una tripulación de 20—, y recorre el Amazonas y sus afluentes desde octubre del año pasado. Y como todos estos barcos, que más parecen hoteles cinco estrellas flotantes, mezcla la aventura con el lujo. Para eso, cumple con ciertas características: no tiene televisión ni wifi, pero sí sofisticadas suites con vista panorámica al río y aire acondicionado, spa, jacuzzi, gimnasio y almuerzos y cenas gourmet a diario. Además de, claro, organizar caminatas, expediciones nocturnas, pesca y visitas a comunidades.

Veintiocho pasajeros partimos de Nauta, a orillas del río Marañón, en el departamento de Loreto, el más extenso de Perú. Navegaremos durante tres noches hasta Iquitos, la ciudad enclavada en medio de la selva a la que solo se llega por aire o agua.

Los mosquitos luchan por atravesar el vidrio, mientras nosotros disfrutamos de pisco sours, cócteles y plátanos fritos en el lounge con un cuarteto de músicos que ameniza la velada. A las siete y media, y de acuerdo a lo estipulado en las pizarras donde se publican las actividades del día, debemos pasar al restaurante, donde degustaremos un juane (en base a pollo y arroz envuelto en hojas de bijao), pollo al horno con queso de búfala, arroz con farinha y una cremosa tarta de mango y piña con helado de vainilla. Delicias que nos sorprenden, y a las que nos acostumbraríamos rápido.

Despertamos y nos vestimos sin luz: el día en la jungla comienza temprano. A las seis de la mañana subimos a la tercera cubierta justo para ver ese amanecer azulado del que muchos hablan. El aire es fresco: más tarde habrá 30 grados de calor. Al frente hay mucha vegetación y miles de aves que despiertan con nosotros.

"Esta isla la encontró el capitán hace poco", dice Hulber Paredes, uno de los guías naturalistas a bordo. "Desde entonces, pasamos la noche en su orilla para ver las aves temprano por la mañana. Le pusimos Isla de los Pericos", agrega.

Sobre los juncos más altos, que están a pocos metros del barco, diferentes siluetas se mueven y resuenan estridentes. La mayoría son pericos —más de cien mil, dice Hulber—, aunque también hay varios negros con amarillo que se llaman paucares y que son típicos de la selva.

Después de media hora de este espectáculo nos toca una exhibición de otro tipo: un grupo de delfines rosados, endémicos de esta zona, anda alimentándose cerca del barco y asoma sus lustrosos y deformes cuerpos sobre el agua. Estos delfines, uno de los hitos de cualquier viaje por el Amazonas, no son tan difíciles de ver si se tiene la ventaja de desayunar en un salón con ventanales panorámicos.

A las ocho y media nos reunimos nuevamente en la cubierta superior. "Esta es la unión de los dos afluentes más grandes del Amazonas: el Marañón, por el que venimos, y el Ucayali, al que vamos ahora", dice Hulber, el guía.

A la derecha vemos el río Ucayali y al frente, una gran masa de agua color café: el punto exacto donde el cauce toma el nombre de Amazonas. En el vértice que forma el río Marañón con el Ucayali está la Reserva Nacional Pacaya Samiria, la segunda área protegida de Perú en extensión, con dos millones de hectáreas. Un paraíso de la biodiversidad, con más de 85 lagos, 132 especies de mamíferos y 350 especies de aves.

Es hora de la primera excursión. Subimos a los skiffs, lanchas rápidas de río, y en pocos minutos llegamos a Vista Alegre, uno de los pueblos a orillas del río Ucayali. Al bajar a tierra, encontramos escaleras de barro hechas por la comunidad. El calor y la humedad se empiezan a sentir. El pueblo se compone de una calle de tierra con casas coloridas en altura —por las crecidas del río—, con ropa colgada y medio abiertas, rodeadas de palmeras, de las que se asoma gente ya acostumbrada a recibir visitantes. Unos anuncian que tienen un papagayo. Otros un nido de loros. Otros un conejo. Un niño aparece con un pequeño mono ardilla que se llama Jack.

Lo primero que hacemos es visitar el mariposario Los Capullitos, un pequeño lugar enrejado con cuatro especies de mariposas, donde la comunidad las reproduce y libera: si nacen 100, dejan ir 50.

Ya de regreso en el barco, almorzamos y, de acuerdo con las pizarras, es hora de la siesta. Matamos el tiempo en las distintas zonas de confort: en el jacuzzi, con una manicure en el spa, leyendo en la biblioteca o mirando fotos de la visita a la villa en las pantallas del lounge. Por la ventana aún vemos gente de Vista Alegre bañándose y lavando ropa en el río.

El paseo de la tarde nos lleva al río Yanayacu, una pequeña quebrada que parece espejo. Aquí ya no andan barcos grandes, solo canoas y pequeñas embarcaciones de pueblos pesqueros. Por eso es ideal para hacer algo propio de la selva: buscar aves. En dos horas vemos halcones, golondrinas, paucares, pericos, una pareja de guacamayos y una garza. También mariposas, perezosos acurrucados en copas de árboles y monos: dos capuchinos, un ardilla, un araña y un aullador, que intenta espantarnos con su bramido. Cada vez el simulacro es el mismo: el guía le hace señales al conductor para que se acerque a alguna orilla y con un láser o indicaciones del tipo "miren la rama más oscura de ese árbol, ahora suban tres ramas más y en la que parece un tenedor fíjense, hay un punto oscuro" nos muestra animales en los matorrales selváticos.

De vuelta en el barco la cena es rápida, pues hay una excursión nocturna por el mismo río. Esta vez, el objetivo es otro: ver caimanes. Después de una hora de navegar y de ver unos cuantos pájaros —entre ellos un potoo, una rarísima ave parecida a una lechuza— lo logramos.

Jorge Vásquez, el guía, hace una seña y nos detenemos abruptamente cerca de unos juncos. Allí aparece un pequeño caimán. Mide menos de un metro y tiene unos dos años, dice.

Jorge apaga el motor y con eso una arrítmica diversidad de sonidos nace de entre los matorrales. Es la voz de la naturaleza, una mezcla de zumbidos de bichos, aves y ranas. El resto es escuchar. Jorge apaga la linterna y nos volvemos parte de la negrura de la selva. Un estrelladísimo cielo nos cubre de horizonte a horizonte inalterado por humanos; es uno de los espectáculos imperdibles de la Amazonía. En la oscuridad solo se ven cientos de libélulas que titilan a distancias difíciles de medir.

Otra despertada antes de que amanezca y los zapatos de trekking están listos: la tripulación los ha limpiado del barro del día anterior. A las seis y media y nos encaminamos a un desayuno-picnic en el río. Después de ver varios delfines rosados alimentándose, nos detenemos en una orilla donde hay una niña haciendo señas. De su remera roja cuelga un pequeño perezoso que encontró a los pies de unos árboles cerca de su casa. El animal, claro, se mueve lento y clava sus garras en nuestra ropa.

Seguimos avanzando y nos detenemos bajo unos árbolesLo que toca ahora es caminar. El terreno es similar al que uno encontraría en el sur de Chile: hojarasca húmeda, troncos despejados y un lago. Algo que sorprende a los que esperábamos ver una vegetación tan espesa que solo podríamos atravesar con un machete. Tampoco vemos animales, pero sí huellas: son de jaguar, dice el guía. Los animales en la selva son discretos. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)