Nombres

El temple de una arpía del metal

Sharon Osbourne es una mujer dura de pelar. ¿Cómo no serlo si se está casada con Ozzy y si se es hija de Don Arden, el “Capone” del rock?

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Ozzy y Sharon Osbourne, juntos pese a todo.

Es casi una constante que las esposas de los rockstars, si estas gustan de tener un alto perfil, tengan mala prensa y sean el epicentro de múltiples controversias. Así pasó con Yoko Ono, arquetipo de esta especie, eterna acusada de la separación de The Beatles. Pero también, en diferentes momentos y por distintas causas, ocurrió algo parecido con Courtney Love, Anita Pallenberg o Pamela Anderson. La mujer nacida hace 62 años como Sharon Rachel Arden y conocida mundialmente como Sharon Osbourne, luego de que se casara con Ozzy Osbourne en 1982, no es la excepción. Pero el planeta rock debería tener un agradecimiento eterno con esta inglesa: de no haberse puesto manos a la obra, probablemente su marido hubiera sido otro muerto ilustre del show business y no habría gozado del milagroso revival que protagonizó en los ‘80 y ‘90.

Nacida en Brixton, Londres, el 9 de octubre de 1952, siempre tuvo un temperamento difícil. No en vano le llaman "La Arpía del Metal". Tenía a quien salir. Su padre, el manager musical Don Arden, era conocido como el "Al Capone del Rock" por su agresiva forma de negociar con músicos y promotores. Una de las bandas a cargo de Arden era Black Sabbath, los abuelos del heavy metal. Su cantante, Ozzy Osbourne, era una caricatura de lo peor del rock en 1979 a causa de sus vicios. Tanto, que fue despedido por sus propios compañeros, ninguno de los cuales era un ejemplo de templanza. Se dice que Sharon, que ya trabajaba codo a codo con papá, fue quien sugirió al ilustre Ronnie James Dio como sustituto. Pero a la vez también comenzó a mirar distinto al vocalista en desgracia, al que conocía desde sus 18 años.

Aún consumido por las drogas y el alcohol, Ozzy era un gran cantante. Sharon decidió tomar las riendas de su carrera. Conocedora del mundillo, armó una banda de grandes músicos de heavy metal (entre ellos, el gran guitarrista Randy Rhoads) para acompañarlo. El disco Blizzard of Ozz, de 1980, fue el debut solista de Ozzy y su vuelta al estrellato. Y de paso, comenzaron a salir. En un año, el vocalista pasó de ser un tipo con diagnóstico bipolar, adicto a cuanta sustancia hubiera en la vuelta, deprimido por haber sido despedido por su banda y haberse divorciado de su primera esposa, a tener novia y carrera nueva. Claro, las adicciones se mantuvieron al firme. Y el romance le valdría a Sharon una profunda enemistad con su padre que duraría 20 años.

Ella había quedado embarazada de Ozzy, para más bronca de Dan. En una discusión entre padre e hija, los perros del empresario —que tenían una ferocidad similar a toda la familia Arden— la atacaron. Ella perdió el bebé. "Es un viejo bastardo y maldito, y no puedo esperar a que se muera", dijo una vez. La relación se reconstruyó recién en 2001 gracias a la mediación de Ozzy, ya un veterano rockero y padre de sus tres hijos. Así ha sido la vida de Sharon.

Ozzfest.

Hoy Sharon es una conocida promotora, empresaria, figura mediática, jurado en los concursos de talentos The X Factor (Gran Bretaña) y America's Got Talent (Estados Unidos). Fue la impulsora del reality showThe Osbournes, que mostró entre 2002 y 2005 la vida de su familia por la cadena MTV. Esto fue lo que le valió las mayores críticas del público rockero, ya que Ozzy casi siempre se veía como un perfecto idiota, y además era notoria la intención de transformar en estrellas a sus hijos Kelly y Jack, cuyos talentos artísticos eran bastante limitados. La otra hija de la pareja, Aimée, no quiso participar.

Sharon fue criticada por "exprimir" a su familia por plata. Por mucha plata: fue considerada una de las 50 mujeres más ricas de Gran Bretaña, en 2006, por el Sunday Times Rich List. La empresaria, que parece incombustible a los cuestionamientos, podría retrucar con que ella es en gran parte responsable de esa fortuna. De hecho, el Ozzfest, el prestigioso tour de música heavy metal cuya primera edición data de 1996 y que ha tenido siempre a Ozzy como obvia cabeza de cartel, fue una creación suya. Esos eventos, que recorrieron Estados Unidos, Europa y llegaron a Japón, también se caracterizaron por las constantes discusiones que la mujer solía tener con los músicos de las otras bandas participantes.

Reflotar la carrera de su marido no le resultó gratis. Ambos tenían problemas con el alcohol y las drogas, y sus peleas eran legendarias. "Realmente sacábamos lo peor del otro. En un recital, Ozzy salió del escenario durante el solo de guitarra solo para pelearse conmigo. ¡Y volvió para terminar la canción! Realmente estábamos en las cloacas y me di cuenta que si seguíamos así terminaríamos siendo un par de borrachos viviendo en un sucucho", le dijo a The Guardian en 2001.

Ella se limpió pero él no. En 1989, al regresar de un festival en la aún Unión Soviética, Ozzy intentó estrangularla. Para fortuna de Sharon, él estaba tan borracho que ella —una mujer menuda— se lo quitó de arriba con facilidad. Por increíble que parezca y más allá de periódicos rumores de divorcio, la pareja siguió unida. El rockero jamás volvió a reincidir en los intentos de homicidio, pero tuvo varias recaídas en el alcohol y las drogas, lo que sí terminó provocando una nueva crisis.

En su autobiografía Unbreakable (Irrompible), dijo que en 2012, año del 30° aniversario de casados, llegó a su límite: "La verdad es que me cansé y le dije: Quiero el divorcio. Recibí como respuesta una sonrisa y le indiqué que iba en serio. Le dije que quería la mitad de todo y cien mil libras al mes. El talón de Aquiles de Ozzy es el dinero y su respuesta era evidente: Por encima de mi cadáver. Ahí empezó a recuperarse", escribió sobre la continuidad de una pareja en la que ambos son tal para cual.

VARIAS CARAS DE UNA DAMA MALDITA

Salud. Sharon Osbourne ha pasado por varios sustos debido a distintos problemas de salud. En el año 2002 se operó de un cáncer de colon y una década después decidió hacerse una doble mastectomía, cuando supo que estaba genéticamente predispuesta a padecer cáncer de seno. Su último padecimiento fue apenas en enero de este año. Según unas pruebas que se realizó, tiene dos de los cuatro genes responsables del alzhéimer, enfermedad degenerativa de la memoria que también sufrió su padre.

Manager. Además de guiar la carrera de su marido y de sus hijos Kelly y Jack (por acá, aún sin éxito), su empresa Sharon Osbourne Managemen estuvo detrás del manejo de varios grupos. Entre ellos, se cuentan los Smashing Pumpkings, Lita Ford, Gary Moore, Motörhead, Coal Chamber y ELO.

Abuela. Sharon y Ozzy son abuelos. Su hijo Jack (que básicamente vive de eso: ser "hijo de") es padre de una niña llamada Pearl Clementine, nacida en 2012.

Internet. Ella tiene su propio website, www.sharonosbourne.com, en el cual habla de su vida, sus novedades y hasta sus mascotas. Su cuenta de Twitter, @MrsSOsbourne, tiene 2,26 millones de seguidores. La de su marido, Ozzy, tiene 4,07 millones. Pero es mucho más probable que ella maneje su cuenta personalmente a que lo haga el rockero.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)