NOMBRES DEL DOMINGO

Stella, niña mimada de la moda

La hija del exBeatle vuelve a unir sus dos pasiones al crear los trajes del equipo olímpico británico. Diseño y deporte sin fundamentalismos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La hija del exBeatle dice que su principal fuente de inspiración es su madre, Linda Eastman.

DANIELA BLUTH

Durante muchos años Stella McCartney fue conocida como "la hija de..". Con el tiempo se ganó el mote "Stella de Acero" o "Imparable Stella". Y, desde la semana pasada, se la podría definir como "la diseñadora oficial" del equipo olímpico británico. Con unos tacos de seis centímetros de altura, un tapado rojo sobre los hombros, una blusa blanca y un pantalón negro de satén, la hija del exBeatle presentó la colección que vestirán los deportistas en los próximos Juegos Olímpicos de Rio de Janeiro, cosechando solo elogios y aplausos. Las prendas, que lucen los mismos colores de la bandera, están inspiradas en uno de los símbolos más representativos de su nación. "El escudo de armas está alrededor de toda Gran Bretaña. Forma parte de nosotros a tal punto que apenas lo notamos, pero es claramente británico", dijo McCartney durante la presentación.

No es la primera vez que Stella está a cargo de esta tarea. Ya lo hizo en 2012, cuando por primera vez los atletas ingleses se convirtieron en improvisados modelos para mostrar sus creaciones. En aquel momento, mucho más que en otros, empezó a circular el rumor de que la modista comenzaba a dejar de lado esa pesada mochila de ser "la hija de...". Los más osados, incluso, interpretaron ese éxito como señal de que Paul McCartney pasaba a ser "el padre de...".

Stella, 44 años, defensora de los animales, vegetariana estricta y mujer con carácter, se ha cansado de quejarse de esa etiqueta. "Cuando pienso en cómo he trabajado firmemente desde la escuela, sin ni siquiera tomarme un año sabático, me molesta que la gente suponga que estoy aquí solo por el nombre de la familia", dijo en una entrevista con el Times, allá por 1998. El tiempo, y su talento, fueron cambiando la tónica de la historia.

Vestir ídolos.

Stella diseñó su primera chaqueta a los 13 años. Tres años más tarde fue pasante en Christian Lacroix, con quien trabajó en su primera colección de moda. Estudió en Central Saint Martins College of Art and Design a inicios de los 90. Y su colección de graduación, en 1995, fue modelada por sus amigas y supermodelos Naomi Campbell, Yasmin Le Bon y Kate Moss, quienes desfilaron ad honorem. Aquella colección fue acompañada por una canción llamada Stella May Day, escrita por su célebre padre. Ella, en tanto, siempre destaca que es Linda, su madre (fallecida en 1998), su principal inspiración. Sin Internet ni redes sociales, el evento fue noticia y toda la colección se vendió a una tienda londinense.

Desde entonces, la segunda hija del exBeatle y Linda Eastman no ha parado de diseñar. Además de colaboraciones puntuales, tiene su propia marca, con la cual se da el gusto de crear sin límite de edad ni formato: de prendas para niños hasta accesorios, ropa interior, alhajas o incluso un perfume.

Formalmente, ingresó a la industria tan solo dos años después de graduarse, en 1997, cuando fue nombrada directora creativa de Chloé. Un año después diseñó el vestido de novia de su hermana Mary para su boda con el productor de televisión Alistair Donald. Su obvio vínculo con el universo musical determinó no solo sus gustos sino también sus afinidades. En ese sentido, el 2004 fue clave: diseñó el vestuario de Madonna para el Re-Invention Tour, el de Annie Lennox para su gira de verano y los de Gwyneth Paltrow y Jude Law para el film El capitán Sky y el mundo del mañana.

Más allá del mundo artístico, también logró llegar a la industria masiva de la vestimenta, haciendo colecciones para grifas como Gap y H&M; en este último caso la línea se agotó el mismo día del lanzamiento. Unos años más tarde repitió la experiencia con Target, poniendo a la venta una edición limitada de 42 piezas en solo cien tiendas de Australia. Una vez más, fue un éxito. En 2010 tuvo la misma suerte en sociedad con Disney, con una colección de alhajas en honor a la película Alicia en el país de las maravillas, de Tim Burton.

Sus pasiones.

Pero de todas esas sociedades, fue con Adidas con la que logró unir sus dos aficiones: el deporte y la moda. Con el logo de las tres rayas, Stella ha hecho prendas de natación, tenis, deportes de invierno, running, ropa para practicar yoga y hasta trajes de surf. "Nunca tantos ojos verán sus diseños", se dijo cuando diseñó su colección olímpica en 2012. Ahora, al parecer, la historia vuelve a repetirse. Sin embargo, para ella sigue siendo un desafío que la saca de su rutina. "Este proyecto tiene que hacer feliz a mucha más gente de la que estoy acostumbrada", dijo a The Guardian. "En mi trabajo diario, las mujeres que compran mis prendas vienen a mí porque tienen cierta afinidad. Este proyecto no es así: tiene que contar con la aprobación de un montón de gente, además de ser funcional. En cierta medida, es lo más intrincado que he hecho".

Pero más allá de las grifas y los estilos, hay ciertos criterios que se repiten en todas sus creaciones. Stella no utiliza pieles en sus diseños e integra la organización PETA (Personas por el Trato Ético de los Animales), además de participar con regularidad en campañas para reducir el consumo de carnes o impulsar un estilo de vida sustentable. Así como su línea de cremas cosméticas está elaborada con ingredientes orgánicos, algunos de sus diseños para Adidas también han oficiado como manifiesto de su postura ante la naturaleza, con frases como "apto para vegetarianos deportivos".

Sin embargo, Stella es más realista que fundamentalista. No vive en una granja sino en una cómoda casa, no se traslada en bicicleta sino que maneja un auto y no vende solo a nivel local sino que exporta sus prendas al mundo. "No soy perfecta y no creo que sea perfecta en mi trabajo. (...) Pero cuando podemos hacer las cosas de una forma mejor, lo intentamos. Hacemos las cosas a un nivel que sea accesible para poder realizarlas. Si fuera al extremo sería incompatible con mi trabajo". Y si hay algo que a Stella le gusta hacer, es trabajar.

Deportistas que son modelos.

Flanqueada por Jessica Ennis-Hill a la izquierda y Tom Daley a la derecha, Stella Mc Cartney presentó la colección de prendas que los atletas británicos usarán en los próximos Juegos Olímpicos. Los conjuntos, 10% más ligeros que los de los JJOO anteriores, tienen una estética limpia y sencilla, con los colores de la Union Flag (azul, rojo y blanco), y ribetes negros y grises. El estampado es el del escudo de armas de Reino Unido silueteado.

Romance, boda y vestido.

Para su casamiento con el editor británico Alasdhair Willis, en agosto de 2003, Stella McCartney aggiornó el vestido de novia (con ayuda de Tom Ford, su jefe en Gucci) que su madre había usado en 1969. La boda tuvo lugar en una capilla católica en Mount Stuart House, en la Isla de Bute, Escocia.

Contó con la participación de Gwyneth Paltrow, Liv Tyler, Pierce Brosnan y Madonna. El matrimonio tiene cuatro hijos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)