TENDENCIAS

Un salvavidas tecnológico

Aplicaciones, dispositivos electrónicos, sofisticados programas, son varias las ayudas que ofrece la tecnología para las personas con algún tipo de discapacidad.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Facundo Scattone junto a su hermanita,sus padres y Mumy, la mascota.

Facundo Scattone nació con parálisis cerebral. Sufrió asfixia en el momento del parto, 11 meses más tarde ingresó a la fundación Teletón. "Recién ahí empezamos a vivir", dice su madre. Hoy tiene nueve años y un dispositivo conocido como comunicador de alta tecnología le permite conversar con sus padres y con sus maestros en la escuela.

—¿Hola, cómo te llamás?

—Hola, soy Facundo.

—¿Cómo estás, Facu?

—Yo estoy muy bien.

—¿Qué edad tenés?

—Tengo nueve años.

—¿Vas a la escuela?

—Voy a la escuela número 200.

¿Cómo se llama tu maestra?

—Lucía es mi maestra.

El diálogo básico ocurre gracias al programa que utiliza Facundo. En la pantalla de su computadora portátil se despliega un tablero que contiene oraciones prestablecidas, colores, números, las letras del alfabeto si debe deletrear una palabra. Para comunicarse, Facundo debe buscar el cuadrante donde se ubica la frase que quiere emplear y accionar el mouse inserto en un brazo móvil. Cuando encuentra la frase hace un clic, dándole un toque a la pequeña bola del mouse con la sien. La oración seleccionada es pronunciada por la voz del programa. A grandes rasgos, de ese modo Facundo logra comunicarse diariamente.

El programa que utiliza actualmente es muy básico, de hecho tuvieron que hacer a un lado el que le habían dado en Teletón para adaptarse al que usan en la escuela. Los comunicadores de alta tecnología se han ido sofisticando cada vez más. Los de nueva generación ya no emplean el mouse para operarlos, sino que el programa se vale de la cámara de la computadora para leer los movimientos de ojos (nistagmo) y registrar qué palabras ha seleccionado.

Lo cierto es que estos dispositivos han facilitado la vida a Facundo y a sus padres, Sergio y Paola, que de todos modos ya conocen al niño tan bien que prácticamente pueden anticiparse a sus pedidos. Algo similar ocurre con su hermana de seis años, Martina, con quien comparte largas horas de juegos sin necesidad de tecnología.

Casos de la complejidad del de Facundo constituyen un desafío para los especialistas. Pero aún sin llegar a este nivel, los más corrientes tienen que ver con parálisis motora de diferentes grados. De hecho, el área de ingeniería de la Fundación Teletón que guió los primeros años de Facundo se ha especializado en este tipo de dolencia.

Tecnología de película.

El ingeniero Nicolás Peña, al frente del Laboratorio de Marchas Pediátrico, regresó hace pocos días de Estados Unidos donde actualizó la tecnología que están utilizando para diagnóstico y rehabilitación. El capítulo más novedoso es la aplicación de un sofisticado programa, similar al que emplean las grandes productoras cinematrográficas tanto para animación como para efectos especiales.

"Es un programa de captura de movimientos similar al que se utiliza en los estudios de animación, provisto de ocho cámaras de alta velocidad que, a través de unas bolitas colocadas en el paciente, capturan hasta el más mínimo detalle del movimiento. A partir de esto generan un modelo tridimensional del paciente caminando, de manera que yo pueda ver en forma súper precisa qué músculos se activan y cuáles no, y de esta forma entender cómo se mueve", explica Peña.

Este es, en realidad, el punto de partida de los estudios y evaluaciones que luego llevará a cabo un equipo multidisciplinario que integran dos fisioterapeutas, un fisiatra, y un equipo de cirugía ortopédica, que trabaja en forma coordinada con los expertos de Teletón.

"A partir de esta primera evaluación los fisioterapeutas y el fisiatra realizan un informe que luego va al equipo de cirugía ortopédica", señala el ingeniero. Los cirujanos, a su vez, podrán determinar cuál es el mejor tratamiento para el paciente, si la colocación de una férula, la aplicación de la toxina botulímica (para disminuir la espasticidad) u otro procedimiento quirúrgico. Lo cierto es que el resultado de este análisis será mucho más ajustado y preciso que los obtenidos a través de medios más antiguos.

Peña explica que buena parte de los desarrollos tecnológicos que se están aplicando actualmente no son más que software o aplicaciones, como las mencionadas anteriormente.

De todos modos, los dispositivos más avanzados tienen un problema que los puede volver inaccesibles para muchos pacientes uruguayos: el costo. "Los equipos que utilizan la retina pueden llegar a costar 4.000 dólares, en el país hay alguno —creo que uno en una clínica privada de Maldonado—, los que se usan acá no son con reconocimiento de retina y son adaptados", señala Peña.

"Después, hay dispositivos utilizados sobre todo para la movilidad, como las sillas de ruedas motorizadas, u otros más sofisticados como el Lokomat, un exoesqueleto aplicado para rehabilitar la marcha que puede llegar a costar hasta US$ 500.000", agrega el experto.

Las demostraciones de las versiones más recientes de Lokomat resultan asombrosas. Estos exoesqueletos completos desde la cintura para abajo pueden replicar el andar de una persona hasta en su más mínimo detalle, con un grado de sutileza asombroso.

Sin embargo, también en este dispositivo, su altísimo precio lo vuelve directamente inaccesible para los usuarios uruguayos. De todos modos, el desarrollo constante de la tecnología tiene como efecto secundario un gradual abaratamiento de los costos, lo que termina con el tiempo volviendo asequible la mayor parte de los productos.

Discapacidad visual.

También los invidentes o las personas con visión reducida se valen de la tecnología, alguna aún en fase de laboratorio.

El anillo lector es tal vez una de las invenciones más atractivas. Desarrollado por el Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT, por sus siglas en inglés), consiste en un programa dotado de un algoritmo que le permite reconocer palabras y las transfiere a otro programa que las lee en voz alta. Esto es captado por un anillo colocado sobre el dedo que sigue el renglón, el dispositivo va leyendo en voz alta y al llegar al final de la línea emite una vibración. El anillo debe estar conectado a una computadora, pero ya están desarrollando el modelo que opera conectado al celular.

Además, lentes inteligentes desarrollados por científicos de la Universidad de Oxford, Reino Unido, podrían estar a la venta entre fines de este año y el próximo al precio de un smartphone.

Estos dispositivos aprovechan la visión residual de los ciegos para orientarse y navegar en entornos desconocidos. Para ello utilizan dos cámaras insertas en el armazón y un software para detectar los objetos cercanos y presentarlos en formas reconocibles para el usuario.

"Nosotros utilizamos con los niños el lector de pantalla, que es un programa que permite leer y explicar las funciones de la computadora", explica Carla Trivelli, de la Fundación Braille del Uruguay. Otro dispositivo utilizado para personas con discapacidad visual es una aplicación que posibilita sustituir el tacto por la voz en celulares smartphone. "Esto nos lo trajo la Fundación Movistar, que tiene una línea de trabajo en esta área, y realmente ha resultado maravillosa sobre todo en niños y jóvenes que la usan", señala Trivelli.

Otros dispositivos, como las cámaras inteligentes son todavía un sueño aunque en Estados Unidos y Europa están a punto de llegar al mercado.

Un dragón en la voz.

Becky Sabah es una psicóloga retirada que padece cuadriplejia, como consecuencia de una poliomelitis que tuvo a los cinco meses de edad. Los dispositivos mecánicos y digitales le han ayudado a vivir durante toda su vida. Hoy continúa trabajando como asesora de la Fundación Bensadoun Laurent, que asiste a personas con discapacidad. "Para comunicarme utilizo el programa Dragon, que es muy bueno, mediante un micrófono especial manejo el mouse y le transmito las órdenes. El programa tiene un identificador de voces (reconoce y registra hasta tres), le das una orden o le deletreás si la palabra es compleja o no entendida, con ello puede escribir al dictado, o realizar el 95% de las operaciones que habitualmente se hacen en una computadora, incluida la navegación por Internet", cuenta la propia Becky.

LO ÚLTIMO.

Aparatos que sirven de ayuda.

Los lentes que leen ya son una realidad. La compañía OrCam MyEye creó una cámara inteligente que se puede adosar a cualquier par de anteojos para asistir a personas invidentes o con dificultades de visión. El usuario oye lo que la cámara Orcam "lee" cualquier tipo de texto. Funciona tanto para impresos en cualquier superficie, como en pantallas de dispositivos de smartphones.

La compañía israelí Sesame Enable desarrolló un programa que permite sustituir el tacto para manejar smartphones y tabletas con los ojos. El aparato capta los movimientos de ojos para activar las funciones que normalmente hacemos utilizando el tacto. Está especialmente dirigido a personas con parálisis que no puedan utilizar sus manos.

El sistema Lokomat, destinado a la rehabilitación de la marcha en personas con parálisis, fue desarrollado originalmente por la Universidad de Balgrist en Zúrich, Suiza. Si bien existe desde 2001 sus últimas versiones son cada vez más sofisticadas. Las más recientes incluyen un sistema de soporte dinámico de peso corporal, herramientas de evaluación, biorealimentación y fuerza guía. Estos sistemas se encuentran en un exoesqueleto que puede reproducir la marcha con gran exactitud.

Entre los programas y dispositivos desarrollados por la Fundación Teletón se encuentra "Matetón", un software que permite a los niños que no pueden utilizar un lápiz y papel, hacer operaciones matemáticas básicas utilizando sus computadoras. La fundación también utiliza la realidad virtual para la rehabilitación, así como programas interactivos adaptados a las ceibalitas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)