NOMBRES DEL DOMINGO

El rey del vértigo

El director David Fincher colocó una marca indeleble desde sus primeras películas. Hoy se vuelca a las series y les imprime su estilo.

David Fincher,

Sus películas ya son recordadas como clásicos de culto por millones de seguidores. Estas realizaciones bastan hoy para definir su modo de hacer cine. Y como si ello no le alcanzara llevó todo su talento a la televisión y tiene en este momento dos de las series más emblemáticas: House of Cards y la flamante Mindunter. Pero sus incursiones en las historias televisivas no se limitarán a estos títulos.

David Fincher (Denver, Estados Unidos, 1962) es un talentoso director y productor cuya firma confiere un halo de prestigio a todo proyecto que lo involucre. Caracterizado por la potente pirotecnia visual, Fincher también ha demostrado su sujeción a los clásicos y ha dejado entrever la influencia de maestros como Alfred Hitchcock. El director hizo sus primeras armas en la publicidad y la producción de videoclips, antecedentes que pueden rastrearse en algunas de sus más laureadas realizaciones.

Dos de sus títulos más sonados son prueba de ello: Pecados capitales (Seven, 1995) y El Club de la Pelea (1999). En la primera de las mencionadas Fincher se mete con un thriller sobre un asesino serial cuando todavía en el público estaban frescas las imágenes de El silencio de los inocentes (The silence of the Lambs, 1991), la obra maestra de Jonathan Demme, y logra convertir su propuesta en un clásico que compite a la misma altura que la anterior. En esta historia Fincher sigue los pasos de dos detectives de temperamentos opuestos en una ciudad de Los Ángeles desolada, bajo una lluvia densa, con rincones sórdidos y oscuros que investigan una serie de asesinatos escenificados bajo el nombre de alguno de los siete pecados capitales. Un filme cargado de atmósfera donde el suspenso reina y con recursos tan sencillos como una caja sellada cuyo contenido nunca aparece en cámara logra poner al espectador al borde de la butaca.

En su película siguiente, El Club de la Pelea, Fincher redobla la apuesta y crea una poética visual aún más oscura y decadente. Los entendidos sostienen que en este filme Fincher llegó a poner a prueba los recursos técnicos existentes en tomas por demás llamativas, como cuando un plano de cámara sale desde una papelera. Al igual que Hitchcock, el cineasta ejecuta una cuidada narración visual donde nada en escena parece librado al azar.

Buena parte de la filmografía de Fincher sigue, de algún modo, los pasos del maestro británico haciendo pie en el suspense. La adaptación del cuento de Frances Scott Fitzgerald, El curioso caso de Benjamin Button (2008) sea tal vez una de las excepciones, aunque tampoco pierda del todo esta característica.

Comienzos

David Fincher nació en Denver, su padre Jim se ganaba la vida como oficinista y también escribía artículos para la revista Life. Se crió en el condado de Marin, California, y pasó su adolescencia en Oregon donde cursó la secundaria.

Fincher comenzó muy joven como asistente de producción, pero también fue camarógrafo y asistente de fotógrafo. Entre 1983 y 1984 formó parte de dos grandes producciones como lo fueron El retorno del Jedi e Indiana Jones y el Templo de la Perdición. Por esa época se dedicaba a la publicidad y a la producción de videos. Produjo y dirigió numerosos spots de importantes marcas, y también estuvo al frente de algunos de los videos musicales de Madonna, lo cual lo llevó a dirigir por esa época varios videos musicales exitosos.

Más allá de los antecedentes cinematográficos mencionados, Fincher obtiene su primer gran reconocimiento en 1992 como director y responsable de los efectos visuales en la tercera parte de Alien. Si bien la película no tuvo la misma aceptación crítica que las dos anteriores, Fincher obtuvo un Oscar por su trabajo en efectos.

Poco después comenzaría a cosechar sus grandes éxitos con los títulos mencionados. David Fincher había entrado definitivamente en la historia del cine.

Series.

Su ingreso en el floreciente mundo de las series no pasó inadvertido. Además de ser el productor ejecutivo, Fincher dirigió los dos primeros capítulos de House of Cards, labor que posteriormente fue premiada, con numerosas nominaciones al Emmy.

El segundo proyecto que involucró a Fincher fue la serie de diez episodios Mindhunter que, al igual que la anterior, se encuentra en la plataforma Netflix.

Shakedown, una serie dramática de tintes noir, es el proyecto que lo tendrá ocupado entre 2017 y 2018. Se trata de una historia ambientada en Los Ángeles durante 1950 y tendrá como protagonista a un detective privado que existió por esas épocas. El notable escritor James Ellroy, para muchos el mayor autor de novela negra actual (Los Angeles Confidencial, La Dalia Negra), será el encargado de desarrollar la serie. También se dispone a realizar una comedia, Living on video, ambientada en la década de 1980.

En cada título Fincher promete continuar subiendo la marca.

SERIES

Mindhunter es la nueva apuesta

¿Qué lleva a matar a los asesinos en serie? Esa es la pregunta que tratan de responder los dos investigadores del FBI que encarnan Jonathan Groff y Holt Mc Callany (foto) en la nueva serie Mindhunter, de la plataforma Netflix. David Fincher es el productor de la serie y también dirige cuatro de los diez episodios de la primera temporada. La producción ha recibido numerosos elogios.

cine

CUATRO OBRAS MAESTRAS DE DAVID FINCHER.

SevenEstrenada en Uruguay como Pecados capitales, reunía a Morgan Freeman y a Brad Pitt como dos detectives tras la pista de un asesino en serie, Kevin Spacey, que elegía sus víctimas según sus pecados. (1995)
​El club de la peleaUna película de culto, basada en la novela homónima de Chuck Palahniuck, da cuenta del conflicto interior de un hombre común aburrido de su vida, Edward Norton, que se desdobla en el impulsor del club, Brad Pitt. (1999)
​El curioso caso de Benjamin ButtonBasado en un memorable cuento de Francis Scott Fitzgerald, y nuevamente con el rol protagónico de Brad Pitt narra una vida a la inversa con insólitos ribetes dramáticos. (2008)
​La red social. Una historia centrada en el creador de Facebook, Mark Zuckerberg, y las batallas legales a las que se vio enfrentado desde la fundación de la mayor red social del mundo. Esta película se llevó el Oscar y otros premios. (2010).

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)