EL ELEGIDO - EL BERRETÍN

Entre los recuerdos del viejo almacén

Durante años, en la esquina de Guipúzcoa y Montero funcionó el almacén La Marina, un comercio al menudeo atendido por sus propios dueños. Hoy, esa misma casa se transformó en el restaurante El Berretín, cuyas obras de remodelación descubrieron un atractivo hasta entonces desconocido y que influyó incluso para que el nombre del local cambiara.

Al levantar el piso de pinotea de una construcción liviana lindera a la casa principal, los obreros descubrieron "un pozo gigante" que albergaba una radio a transistores, un micrófono antiguo y una batería de camión, y que además tenía salida a la alcantarilla de la calle y también al jardín.

"Empezamos a indagar y mucha gente que vivió en el barrio en la época de la dictadura nos dijo que estos pozos eran muy comunes, que se usaban como lugar de achique o para escaparte... y que les llamaban berretines". Además del cambiar el nombre, los cuatro socios decidieron preservar el lugar y en vez de piso de madera lo cubrieron con un vidrio. "Incluso podés comer ahí arriba", cuenta Daniel Silveira Carrasco, uno de los propietarios de este emprendimiento que abrió sus puertas en abril.

"El berretín" es una de las tres partes del salón, que se completa con "la parrilla" y "el almacén", donde conservan desde la imponente barra de mármol de antaño hasta las vitrinas de pinotea, las paneras de roble y los pisos originales. Los objetos antiguos, como las botellas o una máquina de picar carne, aparecen cual testigos históricos en cada rincón. La decoración estuvo a cargo del estudio Mistura y Juan Pablo Roca; además, contó con la espontánea colaboración de la artista Lara Campiglia, vecina del lugar.

La carta es sencilla pero contundente. A las especialidades de parrilla se suman varios platos de cocina, como pastas, risottos y paellas. En estos meses, entre los más populares figuran la "tortilla española a la uruguaya" y la "colita de cuadril rellena familiar", cocida a las brasas y que se sirve entera, como en casa. Entre los dulces, se destacan el Martín Fierro y el panqueque de manzana. Pero El Berretín sigue en construcción. Antes de fin de año está prevista la inauguración de un sótano para reuniones y eventos.

Información.

Dirección: Guipúzcoa y Montero. Precio promedio: $ 600 por persona. Horarios: Todos los días desde las 20 hrs.; fin de semana también mediodía.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)