Tendencias

Problemas de vestir niños como adultos

Los padres deben tener cuidado con transmitirles a sus hijos que su apariencia es más importante que quienes son realmente, advierten los especialistas. 

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Suri Cruise, hija de Tom Cruise y Katie Holmes, es famosa por sus atuendos de mujer

Hoy en día los niños tienen su propio estilo. No es como antes, que las mamás te imponían usar vestidos con vuelos y zapatos de charol. Ahora si no les gusta, te lo dicen", asegura Anita Kahn, diseñadora de vestuario y mamá de Agustina, de cuatro años.

Con su hija comparten el mismo gusto por la moda y la ropa, lo que se refleja en su blog (www.anitakahn.com), al que sube fotos de ambas, posando y luciendo sus prendas.

"Agustina se viste distinto a las otras niñas, de forma más llamativa y con más accesorios", asegura la diseñadora. Aunque intenta aclarar que si bien "se viste más fashion, siempre es acorde a su edad y no como una mujer grande. No hay que olvidar que son niños y no les puedo quitar su inocencia".

La forma de vestir de los niños, opina la psicóloga infantil Maribel Corcuera, ha tenido un gran cambio respecto de lo que se usaba hace 15 o 20 años. "La ropa ha dejado de ser de niño y se visten como grandes. Incluso, me ha tocado ver en un jardín infantil a niñitas con tacos".

No tiene nada de malo que a los niños les guste la ropa, dice la especialista, ni que para ocasiones especiales se vistan igual que sus padres o que tengan la posibilidad de elegir lo que quieran usar, ya que así aprenden a diferenciar sus gustos y a tomar decisiones.

Sin embargo, Corcuera advierte que hay que tener cuidado con el mensaje que se les transmite a los niños. "Le estoy diciendo que se ve mucho más bonita con una mini cortita y apretada que con ropa de niñita tierna, idea que se ve muy representada en los dibujos animados. Se están adelantando las etapas y resaltando que la imagen física es más importante que quién eres realmente".

Comodidad.

Aunque a Agustina su mamá le compró un par de borceguíes (esas botas estilo militar que fueron parte de la tendencia en la última temporada), los usó solo un par de días porque se sentía incómoda. "Me dijo que le pesaban y que no los quería usar. Si no se siente cómoda lo dice, y no hay problema", afirma Anita.

"En primer lugar, la ropa tiene que ser cómoda y de acuerdo con la edad de los niños. No puede pasar que ellos tengan que cuidarla como lo haría un adulto, ya que necesitan total libertad para correr, ensuciarse o subir árboles, entre otras actividades", advierte Alfonso Cox, psicólogo de la chilena Red de Salud UC Christus.

Todos los expertos coinciden en este punto. "Lo material no puede ser más importante que disfrutar los juegos. Si están en una plaza y andan vestidos con ropa que no les permite jugar, puede que les perjudique en su desarrollo social", complementa Claudia Cerfogli, psicóloga clínica y terapeuta familiar.

La especialista también advierte que muchas veces los padres reflejan en sus hijos sus propias necesidades. "Si los niños se visten así porque a ellos les gusta y lo disfrutan, genial. Pero que no sea para cumplir con las expectativas de los papás, porque es a ellos a quienes les gusta como se ven".

Por último, plantea el psicólogo Cox, hay que fomentar en los más chicos que valoren y cuiden sus cosas, para evitar conductas consumistas más adelante. Y eso se consigue poniendo límites. "Si tienen suficiente ropa no es necesario que compren todo lo que esté de moda. Los niños que tienen libre acceso a todo lo que piden no saben tolerar después las frustraciones". 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)