NOMBRES DEL DOMINGO

Un poeta del rock

A casi 20 años de lograr un hit que aún perdura, el músico argentino Iván Noble volvió a tener gran éxito comercial con su último disco.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Iván Noble tiene nuevo disco

Ya pasaron casi 20 años desde que Iván Noble compuso el hit que hasta hoy hace cantar a unos cuantos al ritmo de Avanti morocha. Antes de que cambiara la historia de Caballeros de La Quema, y la suya, ni siquiera pensó en ponerlo en el disco que lo hizo entrar a las "ligas mayores". Pero entonces Afo Verde, el productor de la banda por aquel momento, lo escuchó: "Con el ojo de águila, dijo: ‘Esta canción va al disco. Inmediatamente se ponen a ensayarla’", recuerda el cantante cada vez que le preguntan por el hit. Y agrega: "El disco sale, yo pensé que se habían olvidado de esa canción. Me fui de vacaciones, y alrededor del 20 de enero iba caminando por la rambla de Mar del Plata y la escuchaba en los autos, en las radios, en la playa". Así nació un hit del verano del 98, después vino el video, el Oro y el Platino, y 10 años más tarde hasta funcionó para la campaña presidencial de Cristina Kirchner en 2008.

Pero antes de Avanti Morocha, Iván Noble formó Caballeros de La Quema junto a otros muchachos de la ciudad argentina Morón, para pasar por lo que él mismo consideró "el bautismo under" de la banda con Primavera Negra (1991). Sobre ese demo, grabado en casetes que ellos mismos armaban para repartir por las disquerías de la vuelta, Iván, en un Recuento de canciones para la revista Rolling Stone, comparte: "Llegábamos con nuestro bolsito (a las disquerías) y al mes íbamos a ver cuánto se había vendido. Nos decían siete y nosotros no podíamos creerlo".

No fue hasta los 22 años que aquel muchacho que por entonces usaba rulos y pelo largo, y que en algún momento cambió la batería por la guitarra, decidió que el rock y las canciones iban a convertirse en algo oficial. Antes de eso, a los 13, hasta se habló de una vida de tenista: "Me propusieron jugar al tenis profesionalmente, pero tenía que dejar los estudios y decidí seguir estudiando", cuenta. Y después de eso los consumidores de tele argentina lo vieron más de una vez en la pantalla chica, como El Mudo en 099 Central (2002), por ejemplo, y participó en películas como Graciadió (1997) y 5 pal peso (1998), ambas de Raúl Perrone.

"Si me preguntás, ¿qué preferiría que pase? Me gustaría terminar siendo un tipo que escribe, supongo que de vez en cuando canciones también", son las palabras de Iván en una entrevista de 2016 para El País. Es un artista que se ha dedicado por lo menos los últimos 26 años de su vida a escribir para componer canciones, pero que se ha visto un poco más conquistado por las letras que por los acordes. Tanto, que en 2012 y sin música publicó ¡Basta de escribir novelas!, su libro de poesía. Y aprovechando su experiencia de tipo del rock and roll, está preparando uno con relatos de giras.

Para las letras, las musas han sido muchas. Cuando Iván tenía 25 años y no había vivido lo suficiente, escribía inspirado en las noticias. Así nació Milwaukee para el disco Manos vacías (1993), un policial de ocho minutos que contaba la historia sangrienta y real de un caníbal, o Patri, la única canción del mismo disco en la que su voz salió de la zona de confort, que por aquel entonces era sucia, para volverse blanda y cantar la historia de una chica fugada que sirvió para hablar del descontento juvenil.

Más adelante, con algunas experiencias en el amor y el desamor, fueron naciendo temas a partir de sus propias vivencias. El "arriba morocha", por ejemplo, fue pensando en Romina: "Ella me dejaba, volvía y me dejaba de nuevo", cuenta Iván. Pero creciendo y conociendo, otras historias lo fueron sensibilizando, y así, en 1998, un artista que cada tanto intenta marcarse por fuera de la política, compuso Madres junto a Caballeros de La Quema, cuando organizando el recital de Ferro, "Madres 20 Años de Lucha", conoció a Hebe de Bonafini y a todas aquellas mujeres que con dolor, seguían guardando esperanzas.

Antes de dejar de ser un caballero, y en el proceso de creación de Fulanos de nadie (2000), se le ocurrió escribir una canción con Sabina: "Yo tenía la música, se lo sugerí y me dijo que sí. Estaba en su época brava, en la que te decía ¡Lo haremos! ¡Lo haremos!, y después no pasaba nada", cuenta. Aunque costó, así escribió Otro jueves cobarde con Sabina, entre whiskies y de un tirón en una noche. Para la segunda edición de Fulanos de nadie la grabaron juntos.

¿Por qué decidió emprender su carrera solista? Sobre ese tema parecen ya no quedar dudas, Iván no tiene problema de hablar, y lo dice bien clarito: por "la absurda democracia" de las bandas. También comenzó a entender la magia de componer además de escribir y quiso ir por el lado del acoustic-folk. Los Caballeros se separaron en el 2002. Y aunque los rumores de una vuelta no han cesado, si a Iván le preguntan, como sucedió en una entrevista de Infobae, responde: "Las bandas de rock son lo mejor que te puede pasar a los 20 años. Eso sí, a partir de determinada edad, a los 40, quizás sea lo peor que te pueda pasar".

Desde entonces y hasta hoy en día no ha parado; entre salpicones de actuación y con Obras cumbres de la banda de por medio (2006), Noble ha lanzado siete discos como solista hasta Perdido por perdido en 2016: Nadie sabe dónde (2004), Intemperie (2007), Dicho y hecho, un rejunte de temas solistas, algunos de la banda y tres inéditos (2009), La parte de los ángeles (2011) y Pistolas al amanecer (2013).

En el medio, entre los desamores de su vida estuvo el que lo llevó a su divorcio en 2009, luego de ocho años de matrimonio con la actriz Julieta Ortega, mamá de su hijo Benito, y con quien hoy se lleva mejor que cuando estaban casados. Así nació el que algunos consideran el "disco del divorcio", La parte de los Ángeles (2011), y con el disco, la canción de esa historia, Parte por parte, que grabó con Fito Páez y su piano.

Hace más o menos un mes, otro Noble de la misma rama fue noticia en medios argentinos: "El hijo de Julieta Ortega e Iván Noble sorprende como baterista", titulaba La Nación. Benito, de 12 años, apareció en la cuenta de Instagram de su padre tocando junto a él para el aniversario de bodas de sus abuelos maternos. En 2007, una parte fundamental del repertorio de Intemperie fue Bienbenito. "Uno de los temas más bonitos de mi vida", dice el músico sobre una canción de amor que, según él, hoy en día ya aburre a un niño que escucha Calvin Harris y Twenty One Pilots.

Presentó su nuevo amor en Instagram.

Al mundo de los paparazzi le ganó Instagram y las fotos que publicó el artista junto a su nueva novia en las playas de Río de Janeiro. Así fue como Iván Noble decidió contarle a sus seguidores sobre su nuevo amor, aunque ya habían sido vistos juntos en el Teatro Colón y, según amigos, salen desde hace meses. Se llama Pilar Abrey, tiene 25 años y es diseñadora textil.

TRES DISCOS QUE MARCARON SU CARRERA.

Fulanos de nadie.

Editado en 2000 es el último disco con Caballeros de La Quema, y el segundo empujón comercial de la banda. Uno de los temas más populares fue Sapo de otro pozo, y el primer distanciamiento del rock garage.

Preguntas equivocadas.

Con este disco de 2003 Iván Noble dio el puntapié inicial de su carrera como solista. De este álbum salió Un minuto antes de dejar de quererte, su primer corte, inspirado en un poema de Raymond Carver.

Perdido por perdido.

Con la participación de David Lebón (Serú Girán) en Llenemos las petacas, es el último disco de estudio Iván Noble (2016). Y con el primer corte, Abrázame, volvió a tener gran aceptación comercial.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)