COMPORTAMIENTO

‘Papá tonto’: los dibujitos se ríen de los hombres

En las principales series animadas, los adultos son caracterizados de manera muy desfavorable y ridiculizados. Hay familias que los limitan y grupos de padres que se quejan en Facebook.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
PEPPA PIG

Además de llamarlo "tonto", la familia Pig —compuesta por Peppa, la cerdita de 4 años, George, el hermanito menor y Mamá Pig— suele reírse de su abultada barriga ("estás un poco gordo", le recriminan cada vez que pueden) y de sus evidentes problemas de orientación cuando debe hacer de guía, además de su manifiesta falta de habilidad para arreglar cualquier cuestión hogareña o doméstica. Y a pesar de que trabaja como arquitecto, siempre destacan que le encanta no hacer nada.

"Después de aquella vez, me puse a investigar un poco y vi en Internet que había varios padres en contra del dibujito, incluso grupos en Facebook que planteaban hacer una especie de sabotaje —cuenta Julián. Yo le dije a Joaquina que prefería que no lo mirara más al menos hasta que crezca porque ahora está en la edad en que copia todo sin entender lo que significa. Incluso gruñe como un cerdito. Pero no es sólo Peppa, hay otros dibujitos que tampoco quiero que mire".

A pesar de su torpeza y sus pocas luces, Papá Cerdito (no se le conoce más nombre que ese) es un padre amoroso que juega con sus hijos y se ocupa de ellos: les cuenta un cuento para dormir, los busca en la guardería y también les cocina. Otro punto a favor es que nunca pierde el buen humor, a pesar de ser el blanco de las burlas. Y hasta parece superdotado al lado de Richard Waterson, el progenitor de Gumball, el niño (en realidad es un gato) protagonista de El increíble mundo de Gumball.

En esa serie —otro éxito infantil— queda claro que la que manda y pone límites y hasta es temida es la madre, Nicole. Y los pequeños —Gumball, su brillante hermanita Anais y Darwin— hacen lo que quieren cuando se quedan al cuidado de su padre, que no trabaja ni tiene intenciones de hacerlo (y cuando finalmente consigue un empleo como repartidor de pizzas lo convencen para que no trabaje para evitar... ¡que se avecine el fin del mundo!). Para peor, Richard es algo egoísta y mentiroso. A pesar de eso, quiere a sus hijos y también ellos a él.

Está claro que los padres o quienes ejercen esa función, no salen para nada bien parados en los dibujitos animados de hoy. Vagos, poco resolutivos, sin autoridad ni ambiciones más allá de ver su programa favorito en la televisión, son el blanco preferido de los guionistas de las series animadas para niños. El padre es sin duda, el gran idiota contemporáneo, ¿Justicia? ¿Venganza? ¿Compensación histórica? ¿O un simple mecanismo para hacer reír a los más pequeños?.

Aunque no deja de llamar la atención el lugar poco amable que se le da al varón en las series animadas infantiles (hay muchos más ejemplos que los mencionados: en Clarence, por nombrar otra serie de las más vistas, el padre biológico abandona a la familia y el nuevo novio de la madre parece un simio que se la pasa mirando televisión y tampoco tiene trabajo o consigue "changas" haciendo de estatua viviente), algunos consideran que, aunque pueda ser polémico, constituye un avance teniendo en cuenta el punto de partida. "En los dibujitos animados de antaño era exacerbado el patriarcado. Pensemos en los superhéroes, que eran hombres con poderes que salvaban al mundo y a la chica linda. Pero no es que a la mujer se la muestra mejor. Algunas madres aparecen como consumistas y un poco huecas. Lo que ocurre es que nos choca más lo del hombre porque veníamos consumiendo ese modelo patriarcal desde hacía años", sostiene Silvia Bacher, especialista en educación y comunicación.

Para Cielo Salviolo, directora de Latinlab, laboratorio de contenidos infantiles para América latina y consultora de Unicef, existe ahora una especie de "compensación histórica", que está acorde con los cambios sociales. "La televisión siempre ha tenido serios problemas para representar a la familia tipo —analiza—. En general le cuesta esas representaciones menos estandarizadas. En ese esquema, la mujer estaba bastardeada, pensemos en Los Picapiedras o en Popeye. Hoy, como sociedad, no permitiríamos esa representación femenina y eso es una buena noticia. Sin dudas, vamos hacia un camino más interesante, aunque está claro que no está buena la burla".

Salviolo duda de que la figura del padre esté bastardeada y asegura que en el caso de las series o contenidos dirigidos al público infantil siempre se trabajó sobre el esquema narrativo de niño hábil y adultos torpes. "No sé si está desacreditada. Es un formato muy clásico porque el chico se identifica con eso. Está bueno cuando la televisión empodera a los chicos, pero no a costa de satirizar el rol del adulto. De todas maneras, creo que en la mayoría de los casos son licencias o pequeñas transgresiones que puede tomarse el género. Y en definitiva no es muy distinto a lo que pasa en las casas. Sino, pensemos las dificultades que tenemos como padres para poner límites o sostener un no".

En sintonía con esta lógica de relato narrativo —adulto torpe, niño hábil— la socióloga e investigadora Carolina Duek, especialista en consumos culturales infantiles y juveniles, asegura que esta representación no es nueva, aunque hoy aparece exacerbada. "El adulto que aparece representado como el sujeto que no sabe nada no es nuevo, lo que es nuevo es la intensidad de esa representación. Se acentúa porque hay multiplicidad de dispositivos y aumento en las horas de conexión. De todas maneras, la televisión ya no ocupa hoy el lugar de consumo preocupante. En todo caso, ese espacio lo acaparan las consolas de videojuegos y las redes sociales. Ésas son las zonas que aparecen como a limitar."

Sin embargo, hay padres que prefieren regular lo que los chicos ven en las pantallas. Una de ellas es Julia Varela, mamá de una niña de 10 años, que, de más chica, no veía ni Cartoon Network ni Nickelodeon. "Recién ahora ve algo de Cartoon. Yo creo que hay dibujitos que no suman y otros que directamente restan. Yo miro antes el dibujito, veo un par de episodios y decido si la dejo o no". Entre los que no permite que su hija vea están Bob Esponja, Hermano de Jorel, Gumball, Hora de Aventura y Tío Grandpa. "Son chatos, básicos, van a un lugar común y hay temas que tratan de forma muy banal. De todos los canales, Disney Channel me parece el más inocuo. A los chicos se los puede cuidar con un montón de cosas, otras no".

Soledad Salvati, mamá de tres hijos, de 10, 9 y 4 años, decidió regular lo que se ve en la casa a partir de algunos diálogos que no le gustaron y ciertas actitudes que el más pequeño copiaba de sus dibujitos preferidos. "En Peppa toda la familia es medio rara, pero a mi nene le encanta. Si bien Papá Cerdito es medio bobo, me parece simpático y no tengo problema con que lo vea. Gumball es más cínico y ahí la figura paterna es un cero y eso no me causa mucha gracia y prefiero que no lo vean. Clarence tampoco pueden verlo, sencillamente porque no me gusta cómo se muestra a la familia, es la degradación misma y eso que en casa somos una familia ensamblada. A mis hijas les gusta, pero me parece mejor que miren otra cosa que les aporte más".

Pero lo que realmente le preocupa a Soledad son los dibujitos donde se gritan o se pegan. "A Félix, el más chiquito, tuve que prohibirle los Power Rangers, porque empezó a golpearnos. Y también dejó de ver Patrulla Canina porque empezó a tartamudear. Cuando comenzó con eso nos dimos cuenta de que era porque uno de los personajes tartamudea. Cuando dejó de verlo, dejó de hacerlo".

¿INÚTILES Y TAMBIÉN QUERIBLES, O NI ESO?

Más allá de las críticas, justas o no, que se hacen a los dibujitos, en lo que coinciden expertos es no dejar a los niños solos frente a lo que miran. Aquí algunas tramas.

El increíble mundo de Gumball. Los Waterson son una familia un tanto disfuncional: Nicole, la mamá, es la que lleva los pantalones y Richard se queda en casa a cuidar a sus hijos y a hacer las tareas domésticas. Pero es tan tonto que jamás logra ponerles límites a los hijos y cuando tiene que hacer las tareas hogareñas tampoco se destaca: en un episodio puso a lavar la ropa de Gumball y, como la arruinó y no quería que Nicole se enterara, lo llevó al colegio con un vestido.

Clarence: Clarence es un chico al que su padre abandonó y se cría en un pueblo de Texas con su mamá y su nueva pareja. El novio no sólo no trabaja sino que se la pasa en el sillón mirando televisión y ni siquiera ayuda en la casa. Pero quiere a Clarence y ese afecto es recíproco.

Peppa Pig. Papá Cerdito es gordo, algo tonto y muy poco hábil con las tareas domésticas. Trabaja como arquitecto, aunque siempre resaltan que "le gusta no hacer nada". Es un padre presente que lleva y busca a sus hijos a la guardería y se ríe de sus propias limitaciones reconociendo, más de una vez, que sus torpezas sí tienen "alguna gracia".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)