Viajes

El oculto atractivo del Bronx

El distrito neoyorquino cuenta con tranquilos parques ideales para caminar, mansiones georgianas y un emergente Little Italy.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El distrito cambia su imagen.

Karim Gálvez /El Mercurio-GDA

Desde que el clásico Little Italy de Manhattan fue fagocitado por el Barrio Chino, los neoyorquinos se trasladan a Arthur Avenue para probar buen jamón serrano, mozzarella y embutidos italianos. Se trata de unas siete cuadras con tiendas de charcuterías, embutidos y restaurantes atendidos por descendientes de italianos. Es el Bronx desconocido: sofisticado y gastronómico, el distrito con mayor mala prensa de la ciudad conocida como "capital del mundo" se está volviendo un rincón atractivo con propuestas para todos los gustos. Aquí, algunos motivos por los que, en un viaje a Nueva York, es ya una obligación dejar por un rato Manhattan y animarse a extender los límites de la visita.

Little italy real.

El sitio principal de la mencionada avenida es el Mercado Central, donde además de pastas frescas y quesos, venden helados artesanales y se puede ver incluso en uno de los locales cómo elaboran cigarros a mano.

Para comer, uno de los mejores lugares es el local de David Greco, un italiano de conversación fácil, cuyo padre fue uno de los fundadores del mercado a principios de los años 50. "No esperaba encontrar un lugar así en el Bronx", comenta un turista joven que conversa en una de las mesas. Nadie más lo hacía. Dirección: 2344 Arthur Avenue (con E187th Street).

Jardín botánico.

Tiene plantas nativas, bosques, jardines de azaleas, magnolias, hierbas. Incluso en otoño, con bajas temperaturas, es un lugar que vale la pena caminar. Allá llegan cada año más de 3.000 profesores para capacitarse sobre cómo enseñar ciencia a los niños de las escuelas públicas de Nueva York. Con una extensión aproximada de un kilómetro cuadrado, alberga 48 diferentes jardines y colecciones de plantas. Fue declarado patrimonio histórico nacional de los Estados Unidos en 1967.

Una de sus exhibiciones más conocidas es su muestra de trenes navideños que terminó a mediados de enero, para dar paso al "Show de Orquídeas".

Por estos días es posible ver los avances de esta muestra, que abrirá el 1° de marzo. Dirección: 2900 Southern Boulevard. www.nybg.org.

Campus gótico.

Todos hablan de Columbia y de la Universidad de Nueva York. Nadie de Fordham University, porque, claro, no está en el top de los rankings universitarios. Pero su campus Rose Hill es digno de visitar.

Basta caminar por alguno de sus tres circuitos bien señalizados para cambiar el ánimo. Si desea sentirse en otra época, observe el edificio principal, de estilo gótico, desde la plazoleta donde está la pila de agua. Acá están las escuelas de artes liberales y de estudios religiosos. La universidad fue fundada es 1841 y es privada, parte de la Asociación de Universidades Jesuitas. Dirección: 441 E. Fordham Rd.

La casa de verano de Mark Twain.

Wave Hill es un parque en el barrio Riverdale que parece más una zona elegante de Boston que el Bronx.

En medio de casas de ladrillos se encuentra esta área verde de 11 hectáreas, con un césped cuidado, frondosos árboles y cómodas sillas de playa para observar una de las mejores vistas del río Hudson. El lugar es silencioso, ideal para descansar, y tiene sectores para que los niños corran alejados de los muros de cemento de Manhattan.

Puede visitar la casona del parque, construida en 1843 por William Lewis Morris en estilo greek revival. Su propietario de 1866 a 1903 fue William Henry Appleton, quien amplió la casa entre 1866 y 1869 y de nuevo otra vez en 1890. Durante estos años, la casa fue visitada por Thomas Henry Huxley, quien ayudó a Charles Darwin a poner la idea de la evolución en conocimiento público. También fue alquilada como casa de descanso por Theodore Roosevelt y Mark Twain a principios de 1900, y hoy funciona como centro cultural. Dirección: West 249th Street y Independence Avenue.

Semana de fiesta.

Durante mayo, se celebra la "Bronx week", con doce días de desfiles y conciertos de hip hop, salsa y música romántica (el año pasado estuvo José Feliciano). También hay festivales de arte y gastronomía y visitas guiadas a museos y sitios históricos. Uno de los eventos más clásicos es cuando un habitante ilustre del condado es homenajeado en el Paseo de la Fama del Grand Concourse, una de las principales avenidas del Bronx. El salsero Willie Colón fue uno de los últimos famosos en recibir el reconocimiento. www.ilovethebronx.com

La mansión con arcos de fútbol.

El Museo Van Cortlandt es la mansión más antigua del Bronx. De estilo georgiano, Frederick van Cortlandt, un rico comerciante, la construyó a principios del siglo XVIII para vivir con su familia, y es considerada uno de los lugares históricos más importantes de la zona. Mantiene la decoración de la época y tiene visitas guiadas por un jubilado que viste a la usanza de la época y cuenta con suma pasión las historias de la familia. Luego de una visita, pase la tarde en el parque que la rodea, que tiene un lago, una zona de golf y de picnic, y varios arcos de fútbol para uso libre. Dirección: Broadway at West 246th Street. www.vcpark.org

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)