Cultura

El negocio continúa

Un éxito de taquilla inmediatamente dispara, si ya no estaba prevista, rumores sobre su secuela. Ejemplos buenos y malos sobran. En breve llegan Jurassic World y otra Terminator.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Robots asesinos, al estilo Terminator, son una posibilidad cercana según expertos.

Tras una larga espera, el 12 de junio se estrena Jurassic World en Estados Unidos. La cuarta entrega de la saga Jurassic Park, sobre los dinosaurios revividos para entretenimiento del público y que siempre se las arreglan para escapar al control humano, llega 14 años después de la tercera. Tanto tiempo ha pasado, y tanto se ha especulado, ya que las primeras habladurías databan de 2002, que para muchos —incluyendo al protagonista original, Sam Neill— se trata más de un reboot —una película que no necesariamente sigue los lineamientos de las anteriores, algo así como un nuevo inicio— que de una nueva secuela. De hecho, Steven Spielberg, su creador, aparece como productor y se muestra muy optimista. Pero no la dirige, así como no había dirigido Jurassic Park III en 2001, la que no casualmente ha sido hasta ahora la menos exitosa de todas.

El inminente estreno vuelve a poner en el tapete la eterna incógnita que genera una secuela o la extensión ad eternum de una saga exitosa. ¿Vale arriesgar el buen recuerdo de una película por un puñado de (millones de) dólares más? Ejemplos a favor y en contra sobran. Está claro que casos como El Padrino II (1974), donde se asegura que la segunda parte fue mejor que la primera, son contados con los dedos de una mano. Pero al mismo tiempo, no todas han generado tan unánime sentimiento de rechazo como Batman & Robin (1997). Vale pensar en eso, mientras Disney anuncia que se vendrá en un futuro inmediato una quinta entrega de Indiana Jones, con un ya septuagenario Harrison Ford, que en julio llega un reboot de Terminator y que, en silencio, el jueves 14 se estrena la cuarta Mad Max.

Batman & robin.

Sumemos a George Clooney, Uma Thurman, Alicia Silverstone y Arnold Schwarzenegger. Pongamos al exitoso Joel Schumacher como director y gastemos 125 millones de dólares. ¿Qué obtenemos? Posiblemente el mayor fiasco en la historia de las películas de superhéroes. La saga había comenzado con Tim Burton en la dirección y Michael Keaton como el hombre murciélago, en una Ciudad Gótica realmente gótica, un héroe lleno de demonios internos y villanos retorcidos. Batman (1989) y Batman regresa (1992) fueron éxitos y tuvieron buenas críticas, pero el estudio Warner quería algo más familiar y convocó a Schumacher. Batman forever (1995), con Val Kilmer con el héroe enmascarado, fue muy redituable, aunque algunos alertaron sobre el poco buceo que había en las personalidades de héroes y villanos. De Batman & Robin (1997) hay poco para agregar. Clooney, que deslumbraba en la serie televisiva ER y había despegado en la película Del crepúsculo al amanecer, fue más que claro una vez cuando le preguntaron por Schwarzenegger: "Creo que destruimos juntos la franquicia de Batman". Casi, porque Cristopher Nolan la resucitó al comenzar desde cero con Batman begins, ya en 2005.

Matrix recargado.

La idea de que todo es una farsa, de que alguien mueve los hilos, de planteamientos filosóficos pesados sumados a la ciencia ficción, a la acción, al sex appeal de Keanu Reeves y al efecto bullet time, hicieron de Matrix (1999) uno de los grandes fenómenos cinematográficos del último fin de siglo. Aún hoy se duda si desde el principio fue una trilogía o si las secuelas obedecen al gran éxito de la primera entrega; pero como sea, Matrix recargado y Matrix revolutions (ambas de 2003), fueron esperadas. La primera de estas tuvo mayores recaudaciones que su antecesora, pero menos reconocimiento en la crítica. Recién con el tiempo se comenzó a admitir que fueron dignas sucesoras. Es que claro, era realmente difícil continuar luego de ese monólogo final de Neo.

King kong 2.

Si hubo una secuela olvidable en la historia del cine, fue esta. Tanto, que mucha gente la olvidó; e hizo bien. Es una continuación de la King Kong de 1976, que a su vez era una remake del clásico de 1933 (con varias diferencias: empresa petrolera y no cinematográfica detrás del hallazgo del gigantesco gorila; final en el World Trade Center de Nueva York y no en el Empire State). Pero si esta aprobó con holgura, lo de King Kong 2 (1986) fue un derrape desde el arranque. ¿Kong no murió sino que quedó en coma? ¿Un corazón artificial para reanimarlo? ¿Y la necesaria donante de sangre es una hembra de su mismo gigantesco tamaño descubierta en una isla cercana a la suya? Adivinó: el gorila recobra la salud, se enamora de la gorila y —luego de un flojo argumento y antes de ser abatido otra vez a tiros— engendra un hijo. Hijo que nunca protagonizó King Kong 3 por lo floja que resultó esta experiencia.

Terminator 2.

Linda Hamilton protagonizó la fracasada King Kong 2; pero también una saga a cuya primera secuela le fue muchísimo mejor. Terminator (1984), sobre el T-800, una máquina asesina enviada del futuro, fue una película de muy poco presupuesto, que recaudó muchísimo y que consolidó la carrera de Arnold Schwarzenegger. Terminator 2: el juicio final (1991), en cambio, fue en su momento la producción más cara de la historia (US$ 102 millones), dejando en boleterías una fortuna cinco veces superior. El film dejó para la inmortalidad la frase "Hasta la vista, baby", cuando el T-800 (ahora convertido en bueno) revienta al villano. Hubo más secuelas —Terminator 3: la rebelión de las máquinas (2003) y Terminator: la salvation (2009), esta sin Schwarzenegger— pero el impacto ya no fue el mismo. Como la industria está segura que de esta naranja aún se puede sacar jugo, ya se está muy próxima a estrenarse Terminator: génesis, una vuelta de tuerca nuevamente con el musculoso Arnold al frente.

El exorcista 2: el hereje.

Muchos expertos mencionan a El exorcista (1973) como la mejor película de terror de todos los tiempos. Su secuela, que llegó a los cines cuatro años después, fue tildada de "desastre en todos los niveles", "absurda" y "melodrama insatisfactorio" por los críticos más apreciados. Hay algo en ella que se cae de maduro incluso para los legos: ¡ni siquiera asustaba tanto! La carrera de la actriz-niña Linda Blair, que tanto prometía tras la primera entrega, se desbarrancó con la segunda.

Recargado y revalorado.

Matrix recargado (2003) logró su cometido: ampliar los efectos visuales y el éxito comercial de su antecesora. Por supuesto, luego de algo tan revolucionario como Matrix (1999) era difícil que una segunda parte quedara tanto en la historia. Con el tiempo, está siendo cada vez más valorada.

Séptimas partes...

Este año se estrenó la séptima película de Rápido y Furioso, saga iniciada en 2001. Esta, la primera luego de la muerte de Paul Walker (lo que terminó dándole un atractivo extra), uno de sus protagonistas, solo precisó 17 días para superar los mil millones de dólares de recaudación en el mundo.

La lápida de una saga.

Hay un consenso a la hora de nombrar a Batman y Robin (1997), de Joel Schumacher. como la peor película de superhéroes de todos los tiempos. Tales fueron las críticas que la saga iniciada por Tim Burton en 1989 fue cancelada. Christoper Nolan tuvo que salvar el desastre en 2005.

Que 20 años no es nada.

¿Era necesaria una cuarta entrega de Rambo, 20 años después de la anterior? Sylvester Stallone, protagonista, director, y guionista pensó que sí y en 2008 presentó Rambo: el infierno. Si era posible, es la más violenta de todas y, según los expertos, la mejor desde la primera, de 1982.

Una saga que quiere recobrar su brillo.

La inmensa imagen de un mosasaurio —un dinosaurio acuático de hasta 15 metros de longitud que, en rigor, pertenece al Cretácico— comiéndose un tiburón blanco, en un lugar que parece un parque al estilo Sea World, está entre lo más impactante del trailer de Jurassic World. La película, ya sea un remake, un reboot, la cuarta parte de la saga, tuvo un presupuesto de 190 millones de dólares y, según el portal especializado IMDb, su recaudación en todo el mundo puede llegar a los US$ 1.000 millones.

La saga original, que marcó un antes y un después en Hollywood, por las técnicas digitales que le confirieron un increíble realismo a los dinosaurios, tuvo en el reparto a grandes actores como Sam Neill, Laura Dern, Richard Attenborough, Julianne Moore, Jeff Goldblum, William Macy y Tea Leoni. El primer Jurassic Park, de 1993, fue un exitazo que costó 63 millones de dólares y recaudó casi US$ 1.100 millones. Las sagas fueron invariablemente, más caras y menos lucrativas, aún sin dar pérdidas (la 2, de 1997, significó US$ 73: y US$ 619:, respectivamente; la 3, de 2001, US$ 93: y US$ 369:). Se espera recuperar la pisada con esta cuarta entrega, aunque difícilmente —sea un suceso de taquilla o no—se logre el impacto logrado hace 22 años.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)