EN CONSULTA

Moluscos contagiosos en los niños

Es bastante común que los niños presenten lesiones redondeadas, pequeñas, de color piel, que al observarlas muy de cerca se les ve una depresión central.

DR. PABLO PERA PIROTTO

Se trata de los llamados moluscos contagiosos, una entidad benigna producida por un virus.

Pueden aparecer en cualquier sector de la superficie cutánea o las mucosas y se pueden transmitir fácilmente de un niño a otro por contacto directo, siendo frecuente el contagio entre quienes concurren a piscinas, ya que el ambiente cálido y húmedo es un factor favorecedor.

Las lesiones también pueden diseminarse mediante el autocontagio por rascado en una misma persona.

En caso de comprobarse que se trata efectivamente de moluscos contagiosos, si bien no es conveniente que los menores sigan yendo a realizar natación, debe quedar claro que sí pueden desarrollar todas sus actividades habituales con normalidad.

Generalmente la sintomatología es muy escasa. En ocasiones puede presentarse una picazón leve en algunos sectores, que raramente produce lesiones por rascado.

Tampoco duelen y no dan fiebre ni otra repercusión.

En cuanto a su tratamiento, lo primero a tener en cuenta es que se trata de una entidad autolimitada.

Esto significa que librada a su evolución natural terminará por desaparecer sola en un tiempo que puede variar desde pocas semanas hasta un par de años.

Por lo tanto la terapéutica a elegir debe ajustarse a la edad del paciente, el número de lesiones y su localización.

Entre los diferentes métodos para eliminar los moluscos contagiosos, uno de los más rápidos y efectivos es el curetaje, es decir, el raspado con instrumentos específicos que eliminan la pequeña bolita que se encuentra dentro de cada lesión, en donde se alojan los virus.

También es muy utilizada la criocirugía, que se realiza mediante la aplicación controlada de nitrógeno líquido, que produce por congelamiento una quemadura superficial y finalmente la eliminación de la lesión.

Estos métodos pueden resultar bastante molestos para los niños más pequeños. Para estos casos existen otras opciones que requieren tratamientos menos agresivos pero más prolongados.

Por ejemplo, la colocación en domicilio de una preparación de hidróxido de potasio, de podofilina u otros tipos de ácidos, que progresivamente van destruyendo los moluscos.

En esta misma línea, el imiquimod en crema tiene buenos resultados tanto en esta patología como en las verrugas, pero la forma y la frecuencia de su aplicación debe ser indicada por un médico especialista de acuerdo a cada caso en particular.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)