EN CONSULTA | DR. PABLO PERA PIROTTO

Mejorar la zona del escote

El sector alto del pecho, un área corporal también conocida como "zona del escote", es motivo de distintas consultas en el área de la dermatología estética.

Es una superficie cutánea con algunas características propias, ya que se trata de una piel fina, que por su localización es muy vulnerable a los efectos de las radiaciones ultravioletas, tanto en hombres como mujeres.

En ocasiones, se observan áreas rojizas, con pequeñas venas dilatadas llamadas telangiectasias junto a una pigmentación castaña moteada. Esto constituye la llamada poiquilodermia de Civatte, que se caracteriza por una cierta atrofia cutánea. Suele afectar también a las caras laterales y posterior del cuello.

Si bien no genera síntomas molestos, más allá de una leve picazón o ardor, sí suele representar un gran trastorno desde el punto de vista estético. Para su tratamiento, una de las técnicas que mejores resultados ofrece es la Luz Pulsada Intensa (IPL). Con ello se logran eliminar las pequeñas dilataciones vasculares, aclarar los excesos de pigmentación y mejorar la calidad de la piel. Es preferible hacerlo lejos del verano, y el número de aplicaciones necesarias varía de acuerdo a la intensidad de las manifestaciones clínicas.

En relación a la piel de la zona del escote, ésta muchas veces se encuentra excesivamente plegada o deshidratada. Existen diferentes opciones de tratamientos para mejor su calidad, como la mesoterapia, que es la aplicación de fármacos específicos a nivel de la dermis, con el objetivo de estimular la producción de colágeno y disminuir la acción nociva de los radicales libres. Se realiza en sesiones, generalmente semanales; hay que acumular entre 8 y 10 para lograr mejores resultados.

Otra opción es la aplicación de una formulación no reticulada de ácido hialurónico, repartida en pequeñas infiltraciones, con lo que se logra mejorar visiblemente la hidratación cutánea.

También hay que mencionar el Plasma Rico en Plaquetas, que es un tratamiento que se basa en la extracción de una pequeña cantidad de sangre, que es sometida a una centrifugación con el fin de aumentar entre tres y cuatro veces el número de plaquetas. Este plasma enriquecido es activado por el médico tratante y luego colocado a nivel de las capas medias de la piel. De esta forma se obtiene un rejuvenecimiento de los tejidos.

Para mejorar asperezas y queratosis que suelen ser frecuentes sobre todo en edades avanzadas de la vida, las opciones van desde cremas emolientes específicas o productos en base a ácido glicólico hasta la realización de peelings químicos, que logran suavizar la piel.

Por último, hay que mencionar que esta zona, suele tener una mala cicatrización, debido sobre todo a las fuerzas tensionales y el movimiento a la que está sometida, algo que hay que tener en cuenta antes de realizar intervenciones quirúrgicas con objetivos estéticos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)